Reuters internacional

El Secretario de Estado estadounidense John Kerry, y el ministro del Exterior ruso, Sergei Lavrov, durante una conferencia de prensa en Ginebra, Suiza. 9 de septiembre de 2016. El Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, buscó el miércoles acallar las críticas sobre un acuerdo de cese al fuego en Siria respaldado por Rusia y Estados Unidos, al referir que sin el pacto la violencia aumentaría significativamente, lo que generaría la muerte y desplazamiento de más sirios. REUTERS/Kevin Lamarque

(reuters_tickers)

WASHINGTON (Reuters) - Estados Unidos y Rusia coincidieron en que el cese de hostilidades que comenzó el lunes en Siria ha sido mayormente respetado y debería extenderse por otras 48 horas, a pesar de hechos de violencia esporádicos, dijo el miércoles el Departamento de Estado estadounidense.

El cese del fuego, gestionado el viernes por el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, entró en pleno vigor en lunes por la noche.

El portavoz del Departamento de Estado Mark Toner dijo que Kerry y Lavrov hablaron por teléfono el miércoles y acordaron que valía la pena extender la tregua.

Bajo el acuerdo, Estados Unidos y Rusia buscan reducir la violencia durante siete días consecutivos antes de pasar a la siguiente etapa de ataques militares coordinados contra milicianos del Frente Al Nusra y Estado Islámico, que no se plegaron al armisticio.

"Hubo un acuerdo de que en general, a pesar de reportes de violencia esporádica, el acuerdo se ha respetado, y la violencia es significativamente menor respecto a los días y semanas previas", dijo Toner en una reunión con la prensa.

"Como parte de la conversación, ellos acordaron extender el cese por otras 48 horas", agregó.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, que monitoriza el conflicto en Siria a través de contactos en terreno, dijo que no se han reportado muertes por combates en las primeras 48 horas de la tregua.

Toner explicó posteriormente que Rusia debe usar su influencia sobre el presidente de Siria, Bashar al-Assad, para garantizar que la ayuda humanitaria llegue a las comunidades sitiadas incluidas en el acuerdo.

"Aún no hemos visto el acceso de la ayuda humanitaria, así que aún estamos evaluando esto, hablando con los rusos", sostuvo. "Estamos presionándolos para que presionen al régimen de Assad", agregó.

(Reporte de Lesley Wroughton; editado en español por Ricardo Figueroa)

reuters_tickers

 Reuters internacional