Reuters internacional

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, durante una entrevista con el Club Económico de Washington, en Washington, Estados Unidos. 28 de septiembre de 2016. El principal dirigente republicano en el Congreso de Estados Unidos atenuó las esperanzas de que los legisladores pongan fin al embargo sobre Cuba luego de que el presidente Barack Obama culmine su mandato, diciendo el martes que él busca mantener las restricciones comerciales. REUTERS/Gary Cameron

(reuters_tickers)

Por Patricia Zengerle

WASHINGTON (Reuters) - El principal dirigente republicano en el Congreso de Estados Unidos atenuó las esperanzas de que los legisladores pongan fin al embargo sobre Cuba luego de que el presidente Barack Obama culmine su mandato, diciendo el martes que él busca mantener las restricciones comerciales.

"Como los últimos dos años de normalización de las relaciones sólo han envalentonado al régimen a expensas del pueblo cubano, tengo toda la intención de mantener nuestro embargo sobre Cuba", dijo en un comunicado el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan.

El Gobierno que encabeza Obama ha estado suavizando las restricciones comerciales con Cuba desde el sorpresivo anuncio que hizo en 2014 junto al presidente Raúl Castro de que ambos antiguos enemigos avanzarían hacia una normalización de sus relaciones.

Si bien se ha implementado una serie de medidas, el embargo sólo puede ser levantado por completo por el Congreso, controlado por los republicanos.

Si bien algunos republicanos se han plegado a los demócratas en el respaldo a las medidas para restablecer las relaciones con Cuba dispuestas por Obama, los líderes partidarios se han opuesto a leyes para aliviar restricciones.

Algunos legisladores tenían esperanzas de que las posturas en el Congreso se suavizaran luego de que Obama culmine su mandato presidencial en enero, incluso si los demócratas no obtienen mayorías en la Cámara de Representantes o en el Senado.

Ryan llamó a las acciones de Obama "intentos de apaciguar al régimen opresor" en Cuba, y explicó que fortalecerían su Gobierno y pondrían en peligro los derechos de propiedad intelectual de compañías estadounidenses.

Quienes respaldan la política de Obama dicen que medio siglo de restricciones al comercio y al turismo no han terminado con el comunismo en Cuba, y no vale la pena negar a los ciudadanos estadounidenses la libertad de viajar y a las compañías la posibilidad de hacer negocios en ese país.

(Reporte de Patricia Zengerle; editado en español por Hernán García)

reuters_tickers

 Reuters internacional