Reuters internacional

El presidente estadounidense Barack Obama en una rueda de prensa tras participar en la cumbre de la OTAN en Varsovia, 9 jul, 2016. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió a sus compatriotas que no piensen que el país se está dividiendo en facciones rivales, luego del ataque que dejó cinco policías muertos en Dallas y del fallecimiento de dos hombres negros a manos de agentes policiales en Minnesota y Luisiana. REUTERS/Jonathan Ernst

(reuters_tickers)

Por Ayesha Rascoe y Ernest Scheyder

VARSOVIA/DALLAS (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió a sus compatriotas que no piensen que el país se está dividiendo en facciones rivales, luego del ataque que dejó cinco policías muertos en Dallas y del fallecimiento de dos hombres negros a manos de agentes policiales en Minnesota y Luisiana.

"Pese a lo dolorosa que ha sido esta semana, estoy plenamente convencido de que Estados Unidos no está tan dividido como han dicho algunos", dijo Obama el sábado, durante una rueda de prensa en Varsovia, en el marco de una cumbre de la OTAN.

"Estadounidenses de todas las razas y procedencias están justamente indignados por los ataques inexcusables contra la policía, ya sea en Dallas o cualquier lugar (...) Eso incluye a los manifestantes, incluye a las familias que tienen serias preocupaciones sobre la conducta de la policía y ellos han dicho que esto es inaceptable", agregó.

Las autoridades identificaron al autor de los disparos contra los policías como Micah Johnson, un hombre negro ex reservista del Ejército de Estados Unidos. Dijeron que sirvió en Afganistán, que abrazó el nacionalismo militante negro y que "manifestó que quería matar a blancos, especialmente a oficiales blancos".

"El demente que realizó los ataques en Dallas no es un representante de los afroamericanos, como tampoco el atacante de Charleston es un representante de los estadounidenses blancos, ni los atacantes de Orlando o San Bernardino lo son de los estadounidenses musulmanes", dijo Obama, refiriéndose a una serie de tiroteos masivos del último año.

El ataque del jueves en Dallas dejó heridos a otros siete policías y dos civiles. Johnson, de 25 años, murió por la explosión de una bomba transportada por un robot tras un largo enfrentamiento en un garaje del centro de Dallas.

Los hechos de violencia del jueves tuvieron lugar tras las muertes de dos hombres afroamericanos baleados por policías: Philando Castile, de 32 años, el miércoles en Minnesota, y de Alton Sterling, de 37, en Luisiana el martes.

Obama dijo que existe el "persistente problema de que afroamericanos y latinos son tratados de forma diferente por nuestro sistema de justicia criminal", pero agregó que no cree que el país se encamine a la polarización que se vivió en la década de 1960.

(Reporte adicional de Brendan O'Brien en Milwaukee, Eric M. Johnson en Seattle, Jon Herskovitz en Austin, Texas, Letitia Stein en Tampa, Florida, Laila Kearney y Gina Cherelus en Nueva York, Fiona Ortiz en Chicago y Mark Hosenball en Londres, escrito por Steve Gorman y Frances Kerry; Editado en español por Janisse Huambachano y Ricardo Figueroa)

reuters_tickers

 Reuters internacional