Reuters internacional

La primera ministra británica Theresa May durante una conferencia de prensa en Berlín. 20 de julio de 2016. Reino Unido no quiere que vuelvan los controles fronterizos a Irlanda del Norte, aseguró el lunes la primera ministra Theresa May en su primer viaje a la provincia británica tras la decisión de su país de abandonar la Unión Europea. REUTERS/Hannibal Hanschke

(reuters_tickers)

Por Amanda Ferguson

BELFAST (Reuters) - Reino Unido no quiere que vuelvan los controles fronterizos a Irlanda del Norte, aseguró el lunes la primera ministra Theresa May en su primer viaje a la provincia británica tras la decisión de su país de abandonar la Unión Europea.

El triunfo del "Brexit" el 23 de junio generó muchas dudas en torno a Irlanda del Norte, desde su impacto sobre 18 años de paz a miles de millones de libras de financiación de la UE y la frontera abierta con la República de Irlanda.

"Teníamos un área común de tránsito entre Reino Unido y la República de Irlanda muchos años antes de que ninguno de los dos países fuera miembro de la Unión Europea. Nadie quiere volver a las fronteras del pasado", dijo May, en referencia a la libertad de movimiento existente entre los dos países desde los años 20 del siglo pasado.

"Queremos hallar una salida que funcione, ofrecer una solución práctica para todos que asegure que salimos con un acuerdo lo más beneficioso posible para Reino Unido", añadió.

Irlanda del Norte votó por la permanencia en la UE, con un 56 por ciento a favor, en agudo contraste con el 52-48 por la salida del bloque en el resto de Reino Unido.

La cuestión fronteriza surgió porque los favorables a salir de la UE defendían que Reino Unido debe ser capaz de controlar de forma más estrecha sus fronteras y, con ello, la inmigración. Cualquier nuevo arreglo debe ser acordado también con todos los estados miembros del bloque.

May hizo estas declaraciones tras reunirse con la líder provincial, Arlene Foster, que hizo campaña en favor de abandonar la UE, y el viceministro principal, Martin McGuinness, un ex comandante del Ejército Republicano Irlandés que defendió la permanencia y exige ahora un referendo para separar a Irlanda del Norte de Reino Unido, con el fin de seguir en la UE dentro de una Irlanda unida.

"Hablo a la gente del Norte, que son unionistas y nacionalistas y dejaron claro que ven su futuro dentro de Europa (...) El 'Brexit' no trae buenas noticias para nadie en el Norte", dijo McGuinness, que también alertó sobre el futuro de los proyectos financiados por la UE.

(Reporte de Amanda Ferguson; escrito por William James y Conor Humphries; editado en español por Carlos Serrano)

reuters_tickers

 Reuters internacional