Reuters internacional

Imagen de archivo del canciller cubano, Bruno Rodríguez (a la izquierda en la imagen), saludando al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a su llegada a La Habana, mar 20, 2016. La visita del presidente Barack Obama a Cuba fue un "ataque" a su historia y a la cultura dirigido a engañar a una emergente clase empresarial, dijo el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en una fuerte crítica después del viaje del mandatario estadounidense el mes pasado a la isla caribeña. REUTERS/Carlos Barria

(reuters_tickers)

LA HABANA (Reuters) - La visita del presidente Barack Obama a Cuba fue un "ataque" a su historia y a la cultura dirigido a engañar a una emergente clase empresarial, dijo el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en una fuerte crítica después del viaje del mandatario estadounidense el mes pasado a la isla caribeña.

"Una visita en la que hubo un ataque a fondo a nuestra concepción, a nuestra historia, a nuestra cultura y a nuestros símbolos", dijo Rodríguez en el congreso del Partido Comunista, en declaraciones difundidas el lunes por la televisión estatal.

Los líderes cubanos han endurecido su retórica contra Estados Unidos desde que Obama se convirtió en el primer presidente estadounidense en funciones en visitar la isla en 88 años.

El ex presidente cubano Fidel Castro había criticado a fines de marzo a Obama, al calificar sus palabras de "almibaradas", según un artículo divulgado en la prensa local.

Su hermano, el mandatario Raúl Castro, se refirió el fin de semana a Estados Unidos como "el enemigo" en el discurso de apertura del congreso del Partido Comunista que está en marcha y alertó a los cubanos sobre las intenciones de Washington para debilitar la Revolución.

El Congreso del Partido Comunista, que se organiza cada cinco años, deberá tomar decisiones sobre el futuro del país, liderado por una octogenaria dirección, así como examinar el proceso de reformas económicas aprobado en 2011.

Las medidas económicas en la isla sólo se han aplicado parcialmente, un reflejo de resistencia en la línea dura que desconfía en la economía orientada al mercado y el temor de la distensión con Estados Unidos, en momentos en que los cubanos comentan más sobre sus necesidades.

"La fuerte retórica del ala ideológica del Partido Comunista sugiere su sensación de vulnerabilidad", dijo Richard Feinberg, ex asesor de Seguridad Nacional del presidente estadounidense, Bill Clinton, quien ahora imparte conferencias en la Universidad de California, San Diego.

Rodríguez acusó a Obama de venir aquí a "encandilar" al pequeño sector privado y sugirió que las promesas de Estados Unidos estaban dirigidas a construir una oposición al sistema unipartidista que ha gobernado en la isla desde 1959.

"La garantía para que haya un sector no estatal de la economía, que no sea las grandes corporaciones norteamericanas (...) y las empresas transnacionales norteamericanas, es precisamente el socialismo y la Revolución cubana", dijo Rodríguez.

Cuba ha llegado a acuerdos con compañías estadounidenses, como la cadena hotelera Starwood. También ambos países han restablecido el servicio de correo postal directo y firmaron documentos para relanzar los vuelos comerciales regulares entre compañías aéreas de ambas naciones.

La Habana y Washington restablecieron formalmente sus relaciones diplomáticas en julio pasado después que Castro y Obama anunciaron en diciembre de 2014 que trabajarían por normalizar los vínculos bilaterales tras décadas de hostilidad.

(Reporte de Nelson Acosta y Frank Jack Daniel, Editado por Gabriela Donoso)

reuters_tickers

 Reuters internacional