Reuters internacional

Personas tratan de comprar pasta mientras policía antidisturbios trata de controlar a la multitud fuera de un supermercado en Caracas, Venezuela. 10 de junio de 2016. Un venezolano de 21 años murió el sábado baleado en una protesta por comida en el oriental estado Sucre, informó un grupo de derechos humanos, con lo que el saldo de víctimas fatales en la última semana de saqueos y disturbios llegó a tres personas. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins/Foto de archivo

(reuters_tickers)

CARACAS (Reuters) - Un venezolano de 21 años murió baleado el sábado en una protesta por comida en el oriental estado Sucre, dijeron el lunes la Fiscalía y un grupo de derechos humanos, elevando a tres el saldo de víctimas fatales en la última semana de saqueos y disturbios en el país petrolero.

Luis Fuentes, de 21 años, murió tras un disparo de un miembro de la Guardia Nacional en la comunidad de Cerezal, en el oriente del país, donde los pobladores habían obstruido una vía el viernes por la noche para protestar por la escasez de comida.

El lunes, el Ministerio Público dijo en un comunicado que un sargento de la Guardia Nacional fue arrestado y será imputado por presuntamente haber disparado a Fuentes y herido a otros.

"Un grupo de personas manifestaba cuando ocurrió una situación irregular. Por tal motivo, funcionarios de varios cuerpos de seguridad acudieron al lugar a fin de restablecer el orden público", dijo la Fiscalía el lunes.

"Poco después se generaron acciones de violencia en las que Fuentes resultó herido tras ser impactado por un disparo en la pierna (...) de inmediato fue trasladado a un centro asistencial, donde murió la mañana del sábado", relató.

Más temprano, la organización no gubernamental de derechos humanos Provea denunció, recogiendo testimonios de los pobladores de la remota comunidad, que la protesta fue brutalmente reprimida por uniformados con armas de fuego.

"Frente a la protesta apareció la Guardia Nacional, pero no con equipo antimotín. Aparecieron unos 50 efectivos con fusiles y funcionarios de la policía", dijo el lunes Mariano Alvarado, activista de derechos humanos y asesor del grupo.

"Dispararon al aire, pero después cuando dispersaron la protesta y la gente reaccionó lanzando botellas y piedras, dispararon sus fusiles. Hay videos de lo sucedido y casas con impactos", agregó.

Allegados de Fuentes dijeron que el joven murió de un disparo por una arma de alto calibre tipo fusil, que le atravesó la arteria femoral. Videos publicados en las redes sociales muestran a funcionarios disparando sus armas en contra de manifestantes desarmados.

El gobierno de Nicolás Maduro ha desacreditado a Provea en el pasado, alegando que son un grupo politizado a favor de la oposición.

La semana pasada otro joven de 21 años murió por disparos durante refriegas en Petare, un barrio pobre de la capital que es uno de los más grandes de Latinoamérica. Y un policía fue acusado en el Táchira por abatir a una mujer en un saqueo.

Aunque no hay cifras oficiales, más de 10 saqueos ocurren todos los días en el país petrolero, uno de los más violentos del mundo, según el grupo privado Observatorio Venezolano de la Violencia.

El país atraviesa un complejo panorama de altos precios, recesión y escasez. Esa falta de productos de consumo masivo ha llevado a millones de venezolanos a pasar horas en largas filas frente a supermercados y abastos, pero cada vez más los compradores frustrados terminan con las manos vacías y optan por protestar en las calles.

(Reporte de Eyanir Chinea, reporte adicional de Diego Oré; editado por Ana Laura Mitidieri)

reuters_tickers

 Reuters internacional