Reuters internacional

Partidarios opositores protestan en demanda de un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, en Caracas, Venezuela. 7 de septiembre de 2016. En una jornada marcada por la escasa asistencia, unos cuantos cientos de venezolanos marchaban el miércoles en los 23 estados del país, unos para exigir celeridad en el proceso para convocar a un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro y otros, en apoyo al mandatario socialista. REUTERS/Marco Bello

(reuters_tickers)

Por Efraín Otero

LOS TEQUES, Venezuela (Reuters) - En una jornada marcada por la escasa asistencia, unos cuantos cientos de venezolanos marchaban el miércoles en los 23 estados del país, unos para exigir celeridad en el proceso para convocar a un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro y otros, en apoyo al mandatario socialista.

Los exiguos números distaban de la masiva "toma de Caracas", una protesta que inundó la semana pasada las calles de la capital y con la que la oposición buscó presionar al árbitro electoral para que dé una fecha para el plebiscito.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a sus huestes a marchar a las sedes regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE), acusándolo de dilatar el proceso ya que, si se realiza después del 10 de enero de 2017 y termina con la salida de Maduro, no se celebrarían nuevas elecciones y sería su vicepresidente quien culminaría el mandato hasta el 2019.

El CNE ha dicho, sin embargo, que la recolección de firmas necesarias para convocar al revocatorio se daría a fines de octubre, lo que aleja la posibilidad de que la consulta se realice este año porque organizar el referéndum tomaría al menos tres meses.

"Lo que queremos es que el Gobierno y el CNE vean que la gente quiere un cambio ya", dijo Marcos Rodríguez, un operario de 30 años de edad, en la ciudad del Coro, ubicada en la costa occidental del país. "Esta es la forma de presionar, de forma pacífica que hemos visto que ha ido funcionando", agregó.

La jornada de protestas se realizaba en calma, aunque en Coro, unos cuantos opositores se enfrentaron con piedras y botellas a otros chavistas hasta que la Guardia Nacional los dispersó lanzando bombas lacrimógenas.

"EN PIE DE PAZ"

Los adversarios de Maduro, un ex chofer de autobús de 53 años, buscan acortar su mandato que culmina a principios del 2019 por considerarlo el principal responsable de la crisis que sufre el país, que está lidiando con la inflación más alta del mundo, recesión económica y escasez de alimentos y medicinas.

Sin embargo, Maduro, quien llegó a la presidencia en el 2013 tras la muerte de su antecesor Hugo Chávez, asegura que la crisis ha sido inducida por la oposición, que lleva a cabo una "guerra económica" con el fin de desbancarlo.

"Estamos en pie de paz, en pie de amor, generando una Venezuela trabajadora, un país socialista de la mano del presidente Nicolás Maduro", dijo María Morales en Los Teques, una localidad a dos horas de Caracas, donde partidos que apoyan al Gobierno y la oposición movilizaban a sus seguidores.

"Aquí vamos a estar seis horas o toda la vida, pero los chavistas vamos a consagrar la paz y la suprema felicidad", agregó en referencia a las horas que duraría la protesta opositora en las sedes regionales del árbitro electoral.

En los últimos días, el Gobierno ha arreciado la represión contra algunos opositores, y hasta retuvo brevemente a un grupo por hacer sonar sus cacerolas contra el presidente Maduro.

La noche del miércoles, el líder de la oposición y dos veces candidato presidencial, Henrique Capriles, denunció que un grupo de "encapuchados" enviados por Maduro tenía sitiado el Aeropuerto Internacional del Caribe Santiago Mariño, en la isla de Margarita, y no lo dejaban salir.

"Cobarde Nicolás Maduro, me mandaste al aeropuerto de Margarita bandas armadas. Seguimos sitiados", escribió el político de 44 años en su cuenta de Twitter @hcapriles.

En un video compartido por Capriles se aprecia a un puñado de encapuchados a las afueras del aeropuerto portando carteles y armas, según el político.

(porte adicional de Mircely Guanipa en Coro y Rafael Urdaneta en San Cristóbal; Escrito por Diego Oré, editado por Gabriela Donoso)

reuters_tickers

 Reuters internacional