Reuters internacional

Residentes revisan el daño causado por los ataques áereos en el vecindario de al-Maysar, que está bajo control rebelde, en Alepo, Siria. 11 de abril de 2016. Las fuerzas armadas de Siria, apoyadas por aviones militares rusos, lanzaron el jueves una nueva ofensiva contra la ciudad de Alepo que podría bloquear un ruta vital para los insurgentes, en combates que generan nuevas dudas sobre las conversaciones de paz que se llevan a cabo en Ginebra. REUTERS/Abdalrhman Ismail

(reuters_tickers)

Por Angus McDowall y Tom Miles

BEIRUT/GINEBRA (Reuters) - Las fuerzas armadas de Siria, apoyadas por aviones militares rusos, lanzaron el jueves una nueva ofensiva contra la ciudad de Alepo que podría bloquear un ruta vital para los insurgentes, en combates que generan nuevas dudas sobre las conversaciones de paz que se llevan a cabo en Ginebra.

El resurgimiento de los enfrentamientos en Siria, especialmente alrededor de la ciudad norteña de Alepo, se ha convertido en el mayor desafío al acuerdo de cese a las hostilidades logrado en febrero y arruina los ánimos de las partes reunidas en Ginebra.

En un hecho que destaca su posición en el diálogo, el opositor Alto Consejo Negociador (HNC por siglas en inglés) dijo a Reuters que estaría dispuesto a compartir el poder en un Gobierno de transición sirio, pero reiteró su rechazo a que el presidente Bashar al-Assad participe en la nueva administración.

El Gobierno sirio, alentado por el apoyo de las fuerzas de Rusia e Irán, ha descartado cualquier discusión sobre la presidencia. Moscú y Teherán también rechazan lo que consideran como esfuerzos por definir el futuro de Assad.

Además de la ofensiva a Alepo, se reportaron intensos bombardeos del Gobierno en el norteño Homs, en un operativo descrito por un médico local como el más feroz desde que entró en vigencia el acuerdo de cese de hostilidades.

En Alepo, las fuerzas del Gobierno y sus aliados estaban enfocados en el área alrededor del Campo Handarat, una zona con vistas a un importante punto de acceso de los rebeldes a la ciudad y que está dividida en áreas controladas por Damasco y la oposición.

"La escalada comenzó en la noche. El área es de enorme importancia. Si el régimen avanza, esto aumentará su control sobre Alepo", dijo Abdullah Othman, un dirigente del grupo rebelde Frente Levante. La televisión estatal reportó que el Ejército logró el control de la parte norte del Campo Handarat tras combates con grupos armados. Varios militantes murieron, añadió.

El Gobierno y sus aliados han lanzado varias ofensivas importantes en la zona de Alepo, dejando a los rebeldes sin su ruta de suministros más corta hacia Turquía. De todas formas, los insurgentes aún controlan el territorio que rodea la ciudad, incluyendo los accesos occidentales.

(Reportes adicionales de Tom Perry en Beirut, Alexander Winning y Andrew Osborn en Moscú. Editado en español por Marion Giraldo)

reuters_tickers

 Reuters internacional