Reuters internacional

Jesús Torrealba, secretario de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), muestra una copia del formulario para recolectar firmas y comenzar el proceso de referendo para revocar al presidente Nicolás Maduro, en Caracas, Venezuela. 26 de abril de 2016. Opositores venezolanos iniciaron el miércoles una campaña para recolectar las firmas que les permitan realizar un referéndum para revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro, mientras focos de protestas sacudían a varias ciudades del país. REUTERS/Marco Bello

(reuters_tickers)

Por Corina Pons y Eyanir Chinea

CARACAS (Reuters) - Opositores venezolanos iniciaron el miércoles una campaña de recolección de firmas que les permitiría realizar un referéndum para revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro, mientras focos de protestas sacudían a varias ciudades del país.

Venezuela atraviesa una dura crisis de escasez, una fuerte alza de los precios y una recesión, que en las últimas semanas se ha agravado por cortes diarios de agua y electricidad que han provocado descontento y fortalecido los argumentos de la oposición para buscar la salida de Maduro.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) instaló el miércoles varios puntos en plazas y avenidas para recolectar firmas equivalentes al 1 por ciento de los electores, con las que podrían solicitar ante el árbitro electoral que active la consulta popular.

Cientos se reunían en los puntos de recolección en todo el país para llegar a las 197.000 firmas necesarias para seguir adelante.

"Estoy triste y angustiada por esta situación", dijo Isadora Guedez, una conserje de 56 años que firmó en una zona del centro de Caracas. "Yo voté por (Hugo) Chávez y jamás pensé que vendría esta desgracia. Me equivoqué, pero ya no más", agregó haciendo alusión a su sucesor, Maduro.

Los opositores alegan que el Consejo Nacional Electoral (CNE) está demorando el proceso para activar el referéndum, pues habían solicitado la documentación necesaria para el proceso desde marzo.

Además temen que el nuevo régimen laboral del sector público, de sólo dos días a la semana para ahorrar electricidad, sea usado para correr la votación hasta el 2017.

Según las normas venezolanas, los opositores deberán recolectar luego las firmas del 20 por ciento de los electores para que finalmente se llame a la consulta popular.

"No nos vamos a quedar en el 1 por ciento, vamos a recoger el mayor número de firmas, y nos hemos planteado hacerlo entre hoy y mañana", dijo el líder opositor Henrique Capriles, después de rubricar en Caracas.

"NEVERAS VACÍAS"

Maduro ha sido enfático en que bloqueará todas las iniciativas que puedan conducir a su destitución y ha denunciado que sus críticos traman un golpe de Estado.

"Yo lo he dicho, nada de lo que están haciendo tiene viabilidad política y la revolución aquí va a continuar y va a tener a este presidente por lo menos hasta el 2018", dijo Maduro en un acto de Gobierno tarde el miércoles.

"No nos enganchemos a perder el tiempo, dejemos que ellos anden con lo suyo", agregó, al referirse a la campaña de recolección de firmas.

En la ciudad petrolera de Maracaibo, capital del estado Zulia, al occidente del país, las autoridades contabilizaron la noche del martes al menos 30 pequeñas manifestaciones antigubernamentales, algunos vehículos quemados y una veintena de saqueos a comercios, entre ellos supermercados y farmacias.

No se registraban nuevas protestas la mañana del miércoles, pero algunas vías amanecieron repletas de basura y escombros, que las autoridades despejaron rápidamente, según testigos de Reuters.

El comandante de la Guardia Nacional, Néstor Reverol, declaró al diario local Panorama que se desplegará en Maracaibo "un plan especial de patrullaje".

En otras ciudades del interior, como Puerto Ordaz al sur y Maracay al centro, también hubo pequeñas protestas en la madrugada por los cortes de electricidad, con quema de basura y saqueos, según testigos de Reuters.

La Constitución de Venezuela permite revocar todos los cargos de elección popular transcurrida la mitad de su mandato que, en el caso de Maduro, se cumplió en enero del 2016.

La oposición está presionando para que el plebiscito se realice este año, pues si se dilata hasta el próximo un vicepresidente nombrado por Maduro asumiría el mandato hasta el final del período en 2019.

"Dejaron nuestras neveras vacías y no consigo leche para mi nieto. Algo tengo que hacer", dijo Doris Perozo una jubilada de 68 años, después de firmar en Caracas.

(Reporte de Corina Pons y Deisy Buitrago en Caracas, Manuel Hernández en Maracaibo, Germán Dam en Puerto Ordaz, Mircely Guanipa en Punto Fijo. Escrito por Eyanir Chinea. Editado por Javier López de Lérida)

reuters_tickers

 Reuters internacional