Reuters internacional

El Papa Francisco proclamó el domingo a la madre Teresa de Calcuta santa de la Iglesia Católica Romana, 19 años después de su muerte. En la imagen, dos miembros de la Guardia Suiza frente a una imagen de la madre Teresa de Calcuta antes de una misa, celebrada por el Papa Francisco, para su canonización en la plaza de San Pedro en el Vaticano, el 4 de septiembre de 2016. REUTERS/Stefano Rellandini

(reuters_tickers)

Por Isla Binnie

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - La madre Teresa de Calcuta, conocida como "la santa de los pobre" durante su vida, fue declarada santa de la Iglesia Católica Romana por el Papa Francisco el domingo, en una rápida canonización tan sólo 19 años después de su muerte.

Decenas de miles de fieles llenaron la plaza de San Pedro en el Vaticano en un servició que rindió honor a la pequeña monja, que trabajó con los más necesitados del mundo en la ciudad india de Calcuta y se convirtió en una de las caras más reconocibles del siglo XX.

Premiada con el Nobel de la Paz, su legado complementa la visión del Papa Francisco de una Iglesia humilde que sirva a los pobres y las festividades en su honor son un acontecimiento señalado en el Santo Año de la Misericordia, que se celebra hasta el 8 de noviembre.

Bajo un retrato colgado en la basílica de San Pedro de la monja en su hábito blanco con líneas azules, Francisco dijo que ella fue una "dispensadora de misericordia divina" e hizo que las potencias mundiales reconocieran "los crímenes de pobreza que han creado".

"Para la madre Teresa, la misericordia fue la sal que dio sabor a su trabajo, fue la luz que brilló en la oscuridad de muchos que ya no tenían lágrimas que derramar por su pobreza y su sufrimiento", agregó el pontífice.

Unas 120.000 personas acudieron a la ceremonia, según estimaciones del Vaticano, que celebraron la vida de una mujer a la que Francisco dijo que podría ser difícil llamar "santa" puesto que mucha gente se sentía tan cerca de ella que espontáneamente la llamaban "madre".

"Todo lo que hizo fue un ejemplo para el mundo entero", dijo el estudiante de 17 años Massimiliano D'Aniello, de Grosseto, Italia, añadiendo que había hecho un musical sobre ella con sus amigos.

"Ella mostró que no podemos hacer todo, pero pequeños gestos hechos con amor son lo que importa", comentó.

Sus críticos dicen que hizo poco para aliviar el dolor de los enfermos terminales y nada para erradicar las causas de la pobreza. El escritor ateo Christopher Hitchens hizo un documental sobre ella llamado "El ángel del Infierno".

También fue acusada de intentar convertir a los pobres en una India mayoritariamente hindú a la Cristiandad, una acusación que su congregación ha negado en reiteradas oportunidades.

Pero el Papa Juan Pablo II, que se reunía con ella a menudo, no tenía dudas sobre su elegibilidad para la santidad y comenzó los trámites para su canonización dos años después de su muerte en vez de los cinco habituales.

CELEBRACIÓN MUNDIAL

Mientras peregrinos de todo el mundo se congregaban en el Vaticano junto a delegaciones de más de una decena de gobiernos, la canonización también fue celebrada en Skopie, la capital de la moderna Macedonia donde la madre Teresa nació de padres albanos en 1910 y donde se hizo monja a los 16 años.

No había ceremonias previstas en Calcuta, donde creó su congregación en 1952, aunque se contemplaban oraciones, conferencias y actos culturales en una atmósfera de silencioso orgullo.

Pramod Sharma, una residente que creció cerca de un convento y centro para niños donde trabajó la madre Teresa, dijo que él y su país estaban orgullosos de que hubiera elegido a India como su hogar.

"(Ella) perteneció a nuestra India y se quedó con los indios y siempre estará en nuestros corazones", dijo Sharma.

La Iglesia define a los santos como aquellos que se considera que han tenido vidas tan sagradas que ahora están en el cielo y pueden interceder con Dios para realizar milagros, dos de los cuales son necesarios para alcanzar la santidad.

A Teresa de Calcuta se le atribuye la curación de una mujer india con cáncer de estómago en 1998 y de un brasileño con una infección en el cerebro en 2008. El brasileño, Marcilio Andrino, y su esposa asistieron a la ceremonia en el Vaticano y fueron bendecidos por el Papa.

(Traducido por la Redacción de Madrid.; Editado por Patricio Abusleme vía Mesa Santiago)

reuters_tickers

 Reuters internacional