Reuters internacional

El primer ministro griego Alexis Tsipras se dirige a legisladores durante una sesión parlamentaria antes de la votación de una reforma impositiva y de pensiones en Atenas, Grecia, 8 mayo, 2016. El Parlamento griego aprobó el domingo un impopular paquete de reformas impositivas y de pensiones que el Gobierno de izquierda espera ayudará a convencer a sus acreedores internacionales para que desbloqueen un nuevo tramo del rescate financiero. REUTERS/Alkis Konstantinidis

(reuters_tickers)

Por George Georgiopoulos y Renee Maltezou

ATENAS, 8 mayo (Reuters) - El Parlamento griego aprobó en la madrugada del lunes un impopular paquete de reformas impositivas y de pensiones que el Gobierno de izquierda espera ayude a convencer a sus acreedores de que desbloqueen un nuevo tramo del rescate financiero.

Las medidas pretenden asegurar que Grecia cumpla con una meta de superávit fiscal de un 3,5 por ciento antes de pagos de intereses en el 2018, ayudándole a recuperar el acceso a los mercados de valores y hacer sostenible su deuda.

El Gobierno del primer ministro Alexis Tsipras fue reelecto en septiembre con promesas de aliviar las medidas de austeridad para los pobres y proteger las pensiones luego de verse forzado a firmar un nuevo rescate en julio para mantener al país en la zona euro.

La votación del paquete era una prueba para la coalición de gobierno en el Parlamento de 300 escaños y los 153 legisladores de la misma votaron a favor en medio de un acalorado debate. "Las medidas serán una lápida para las perspectivas de crecimiento", dijo Kyriakos Mitsotakis, líder del partido conservador Nueva Democracia, que lidera las encuestas de opinión.

La policía disparó gas lacrimógeno durante protestas afuera del Parlamento antes de que comenzara la votación, la noche previa a una reunión clave del Eurogrupo por Grecia.

El paquete tiene por objetivo generar ahorros equivalentes al 3 por ciento del Producto Interno Bruto y contempla elevar el impuesto a la renta para sueldos altos además de bajar el mínimo de exención. Aumenta el llamado "impuesto de solidaridad" -que va directo a las arcas estatales- e introduce una jubilación nacional de 384 euros por mes tras 20 años de trabajo, retira un beneficio para jubilados pobres y recalcula las pensiones.

El ministro de Finanzas Euclid Tsakalotos defendió las reformas, diciendo que las tasas más bajas de pensiones afectarán a los ricos y no a los pobres. El funcionario se dirige a Bruselas el lunes para participar de la reunión del Eurogrupo, que busca concluir una revisión clave del rescate.

"Nuestra palabra es un contrato. Hicimos lo que prometimos y por lo tanto el FMI y Alemania deben brindar una solución que sea viable, una solución para la deuda que abra un horizonte claro para los inversores", dijo Tsakalotos a los legisladores.

(Reporte de George Georgiopoulos y Renee Maltezou, Editado en español por Patricia Avila)

reuters_tickers

 Reuters internacional