Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En la imagen de archivo, un trabajador de Toyota coloca el motor para su ensamblaje en Huntsville, Alabama. el 13 de noviembre 2009.Los precios al productor en Estados Unidos subieron más de lo previsto en enero, cuando anotaron su mayor avance en cuatro años ante el incremento del costo de productos energéticos y de algunos servicios, aunque la fortaleza del dólar siguió limitando a la inflación subyacente. REUTERS/Carlos Barria

(reuters_tickers)

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - Los precios al productor en Estados Unidos subieron más de lo previsto en enero, cuando anotaron su mayor avance en cuatro años ante el incremento del costo de productos energéticos y de algunos servicios, aunque la fortaleza del dólar siguió limitando a la inflación subyacente.

El Departamento del Trabajo dijo el martes que su índice de precios al productor para demanda final escaló un 0,6 por ciento el mes pasado. Se trató del mayor incremento desde septiembre de 2012 y tuvo lugar después de un avance de 0,2 por ciento en diciembre.

Pese al alza, el IPP sólo subió un 1,6 por ciento en 12 meses hasta enero después de un avance similar en 12 meses hasta diciembre.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el IPP se elevara un 0,3 por ciento el mes pasado y un 1,5 por ciento en la comparación interanual.

El alza de los costos de las materias primas ha impulsado los precios al productor en todo el mundo, particularmente en China, que es la mayor fuente de importaciones estadounidenses.

Sin embargo, los economistas aún prevén que la inflación se siga acelerando en Estados Unidos de forma gradual debido a la fortaleza del dólar.

"En enero, China registró su mayor alza de precios desde 2011. Dado que la mayor presión alcista sobre los precios es el resultado de que las materias primas están volviendo desde las profundidades del año pasado, la visión a largo plazo sigue siendo de cautela, pero no alarmante", comentó Jay Morelock, economista de FTN Financial en Nueva York.

Una aceleración gradual de la inflación junto a una mejoría del mercado laboral y del crecimiento económico deberían posicionar a la Fed para seguir subiendo las tasas de interés este año.

El banco central estadounidense subió los tipos de interés en diciembre y proyecta tres alzas más en 2017. La presidenta de la Fed, Janet Yellen, dijo a legisladores el martes que sería "poco sabio" esperar demasiado para subir el costo del crédito. Afirmó que las tasas podrían subir en cualquiera de las próximas reuniones del comité de política monetaria pero sostuvo que no sabía si sería en marzo o junio.

El dólar se apreció tras los comentarios de Yellen y tocó un máximo de tres semanas frente a una cesta de monedas, mientras que los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos cayeron y las acciones en Wall Street operaban en forma dispar.

(Reporte de Lucia Mutikani. Editado en español por Patricio Abusleme. LEA)

Reuters