Reuters internacional

Imagen de archivo de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, durante el discurso anual de la cuenta pública en el edificio del Congreso Nacional en Valparaíso, Chile. 21 de mayo, 2016. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, anunció el martes que impulsará una serie de medidas para mejorar las pensiones más bajas, entre las que se incluyen un mayor aporte de los empleadores y nuevas regulaciones, tras amplias críticas contra el actual sistema. REUTERS/Rodrigo Garrido

(reuters_tickers)

Por Antonio De la Jara

SANTIAGO (Reuters) - La presidenta chilena, Michelle Bachelet, anunció el martes que impulsará una serie de medidas para mejorar las pensiones más bajas, entre las que se incluyen un mayor aporte de los empleadores y nuevas regulaciones, tras amplias críticas contra el actual sistema.

En una cadena de radio y televisión en la noche, la mandataria admitió que el país tiene el desafío de asegurar que las pensiones sean justas y reconozcan la dignidad y el esfuerzo laboral de las personas, para lo que se implementarán medidas en el corto y largo plazo.

"Ha llegado el momento de actuar. Mejorar las pensiones de manera permanente, aumentando su eficiencia y solidaridad, es una tarea muy compleja porque con el futuro de los trabajadores y de nuestra economía no se juega. Aquí no hay espacio para soluciones fáciles", dijo Bachelet.

Entre las medidas anunció el fortalecimiento del carácter mixto y tripartito del sistema de pensiones, incorporando un mayor esfuerzo de los cotizantes, empleadores y del Estado.

En esta materia, Bachelet dijo que con cargo exclusivo al empleador se aumentará gradualmente en cinco puntos porcentuales la tasa de cotización en un plazo máximo de 10 años.

"Este aumento en la cotización nos permitirá crear un pilar de ahorro colectivo solidario. Una parte de él permitirá elevar las actuales pensiones y otra parte será destinada a lograr más equidad en las pensiones futuras de los actuales trabajadores que cotizan", explicó Bachelet.

La presidenta dijo que también se fortalecerán los fondos solidarios de invalidez y vejez.

Bachelet mencionó que el sistema que administra las cuentas individuales de los trabajadores "requiere de importantes cambios regulatorios" para asegurar mayor equidad, eficiencia y transparencia, y una menor discriminación hacia las mujeres.

Ejemplificó que en los períodos en que un afiliado obtenga rentabilidad negativa, las administradoras de los fondos de pensiones deberán devolver en su cuenta las comisiones cobradas durante ese tiempo.

En materia de transparencia, Bachelet apuntó a una mayor presencia de representantes de los afiliados en las decisiones de inversión de las administradoras, junto con la modificación de normas que ocultan comisiones que cobran los fondos de pensiones a sus afiliados.

La mandataria se comprometió a avanzar en la tramitación de un proyecto de ley que crea una Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) estatal, con más competencia, menores costos de administración y mejor cobertura.

Con la AFP Estatal se busca competir en un sistema creado en la década de 1980 bajo la dictadura de Augusto Pinochet y en el que actualmente seis compañías privadas manejan más de 160.000 millones de dólares en activos.

Las medidas anunciadas se conocen un día antes de una convocatoria a un "cacerolazo" que impulsa la coordinadora "No más AFP", la misma que lideró recientemente una multitudinaria marcha en Santiago y otras ciudades en rechazo al actual sistema.

Los detractores del sistema dicen que las pensiones entregadas por las AFP alcanzan en promedio la tercera parte de los salarios de los cotizantes y que en muchos casos terminan siendo pagos menores al sueldo mínimo.

(Reporte de Antonio de la Jara, editado por Manuel Farías)

reuters_tickers

 Reuters internacional