Reuters internacional

El presidente de Irán, Hassan Rouhani, en su discurso ante la 71 Asamblea General de las Naciones Unidas en Manhattan, Nueva York, 22 de septiembre de 2016. REUTERS/Carlo Allegri

(reuters_tickers)

Por Parisa Hafezi y Michelle Nichols

NACIONES UNIDAS (Reuters) - El presidente iraní, Hassan Rouhani, pidió el jueves a su rival Arabia Saudita a "cesar y desistir" de "políticas divisivas" si es serio en su visión sobre la paz y la seguridad regionales.

Rouhani habló en la Asamblea General de las Naciones Unidas un día después de que el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Nayef, sugirió que Irán debería ser un mejor vecino en la región y no interferir en los asuntos de otros países.

La potencia líder chií, Irán, y la monarquía sunita Arabia Saudita están ambas combatiendo a los militantes suníes del grupo Estado Islámico, que controla partes de Siria e Irak y tiene partidarios y simpatizantes en todo el mundo que han llevado a cabo bombardeos y tiroteos.

"Si el Gobierno saudita es serio acerca de su visión para el desarrollo y la seguridad regional, debe cesar y desistir de las políticas divisivas, de la difusión de la ideología del odio y del pisoteo de los derechos de los vecinos", dijo Rouhani.

Arabia Saudita ve a Irán como una importante amenaza para la estabilidad de Oriente Medio, debido a su apoyo a las milicias chiíes que Riad sostiene ha inflamado la violencia sectaria.

El Gobierno de Riad cortó relaciones diplomáticas con Irán en enero después de que manifestantes iraníes atacaron las misiones diplomáticas de Arabia Saudita en Teherán y Mashhad tras la ejecución de un prominente clérigo chiita.

El príncipe heredero saudí dijo el miércoles que las autoridades iraníes "no han cumplido con su deber de proporcionar una protección adecuada de conformidad con los acuerdos internacionales vinculantes", según la Agencia de Prensa Saudita.

Por otra parte, Rouhani en su discurso criticó a Estados Unidos por su "falta de cumplimiento" con un histórico acuerdo nuclear alcanzado en el 2015 entre Irán y seis grandes potencias dirigido a frenar el programa atómico de Teherán a cambio de levantar las sanciones impuestas.

Teherán ha pedido a Estados Unidos hacer más para eliminar los obstáculos al sector bancario para que las empresas se sienten cómodas invirtiendo en Irán sin temor a sanciones.

Sin embargo, Rouhani dijo que Irán no tenía ningún problema con las empresas estadounidenses que están invirtiendo en la economía de la República Islámica.

"Si las empresas estadounidenses están dispuestas a venir a invertir en Irán (...) no tenemos ningún problema con eso. Irán nunca ha tenido ningún problema con que las empresas estadounidenses inviertan en Irán", afirmó en una conferencia de prensa posterior.

(Reporte y escrito por Parisa Hafezi; reporte adicional de Michelle Nicholas, Yara Bayoumy; Editado en español por Silene Ramírez)

reuters_tickers

 Reuters internacional