Reuters internacional

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, en la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, sep 20, 2016. El presidente de México admitió que su ahora ex secretario de Hacienda dejó el cargo por el desgaste político que sufrió tras involucrarse en la reciente y controversial visita al país de Donald Trump, candidato a la presidencia de Estados Unidos. REUTERS/Eduardo Munoz

(reuters_tickers)

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) - El presidente de México admitió que su ahora ex secretario de Hacienda dejó el cargo por el desgaste político que sufrió tras involucrarse en la reciente y controversial visita al país de Donald Trump, candidato a la presidencia de Estados Unidos.

Enrique Peña Nieto dijo que Luis Videgaray, quien fuera su más cercano colaborador, participó en la organización del encuentro con el republicano Trump en la residencia presidencial a finales de agosto, que desató enardecidas críticas de los mexicanos.

"Luis, en el marco de esta visita, tuvo un gran desgaste, sin duda había sido un actor que se había involucrado en el arreglo que habíamos hecho con el equipo de campaña del candidato Trump para poder tener este acercamiento", dijo Peña en entrevista divulgada el jueves por Radio Fórmula.

"Este desgaste me llevó a tomar la decisión y a aceptar la renuncia que él presentara", añadió el presidente, quien según encuestas enfrenta niveles mínimos de aceptación.

Trump, quien enfrentará en noviembre a la demócrata Hillary Clinton, ha usado una retórica agresiva y racista contra México en su campaña, prometiendo construir un muro en la frontera entre ambos países con dinero mexicano y ordenar masivas deportaciones de inmigrantes ilegales.

Días después de la visita de Trump, Peña nombró como secretario de Hacienda a José Antonio Meade, quien tendrá que defender en el Congreso un proyecto de presupuesto para el 2017 con un fuerte recorte al gasto y el compromiso de estabilizar la deuda del país ante un complicado entorno externo.

Peña dijo estar consciente de las duras críticas a su gestión debido a la situación económica del país y la visita de Trump, pero aseguró que no está deprimido.

"Estoy de buen humor, se me ha hecho más gruesa la piel y estoy convencido de estar haciendo lo mejor para México", agregó.

(Reporte de Verónica Gómez Sparrowe. Editado por Javier Leira)

reuters_tickers

 Reuters internacional