Reuters internacional

Personas se reúnen antes de ser evacuados en el suburbio de Daraya, tras alcanzar un acuerdo de cese al fuego entre los rebeldes y el ejército de Siria. 26 de agosto de 2016. Residentes y rebeldes comenzaron a abandonar el rodeado suburbio de Daraya en Damasco el viernes, dijeron testigos de Reuters, al comienzo de una operación de evacuación que busca poner fin a una de las confrontaciones más largas en los cinco años que dura la guerra en Siria. SANA/Handout via REUTERS

(reuters_tickers)

BEIRUT (Reuters) - Residentes y rebeldes comenzaron a abandonar el rodeado suburbio de Daraya en Damasco el viernes, dijeron testigos de Reuters, al comienzo de una operación de evacuación que busca poner fin a una de las confrontaciones más largas en los cinco años que dura la guerra en Siria.

Insurgentes y fuerzas gubernamentales llegaron a un acuerdo el jueves para evacuar la localidad, rodeada por el Ejército sirio desde 2012. La ONU dijo que solo ha llegado un envío de ayuda humanitaria desde entonces.

Un testigo de Reuters vio seis autobuses saliendo del lugar. Imágenes de la televisión estatal mostraron a los autobuses pasando junto a un gran grupo de soldados a través de calles alineadas con escombros. Mirando desde la ventana de uno de los vehículos había un niño de cuatro o cinco años, demasiado joven para recordar la vida antes del cerco.

La televisión estatal siria reportó más tarde que un primer grupo llegó a un centro de acogida en Herjalleh, otro suburbio al oeste de Damasco.

Un general del Ejército sirio dijo a reporteros en Daraya que el viernes saldrán del lugar alrededor de 300 familias de combatientes y para el sábado habrán sido evacuados un total próximo a los 700 combatientes y 4.000 civiles.

Dos grupos rebeldes del Ejército Sirio Libre, Shuhada al-Islam y Ajnad al-Sham, viajarán el sábado a Idlib, un enclave rebelde en el noroeste de Siria, según un comunicado enviado por correo electrónico por facciones rebeldes en el sur.

El futuro de los civiles en Daraya y otras zonas asediadas es motivo de preocupación desde hace tiempo para Naciones Unidas, que condenó el uso de la hambruna como arma por ambas partes en el conflicto.

No obstante, la ONU no fue consultada sobre el plan de evacuación de Daraya y el enviado especial del organismo, Staffan de Mistura, y el coordinador humanitario, Stephen O'Brien, mostraron su profunda preocupación el viernes, asegurando que los civiles solo pueden salir si su seguridad está garantizada y lo hacen de forma voluntaria.

(Reporte de Lisa Barrington y Angus McDowall en Beirut, Firas Makdesi and Kinda Makieh en Damasco; editado en español por Carlos Serrano)

reuters_tickers

 Reuters internacional