Reuters internacional

El candidato republicano Donald Trump da un discurso en el Detroit Economic Club, en Detroit, Michigan. 8 de agosto de 2016. Republicanos desencantados con la candidatura presidencial de Donald Trump planean ofrecer una alternativa conservadora, la del ex asesor en la Cámara de Representantes y ex oficial de la CIA Evan McMullin, anunció el lunes su campaña. REUTERS/Eric Thayer

(reuters_tickers)

Por Ginger Gibson

WASHINGTON (Reuters) - Republicanos desencantados con la candidatura presidencial de Donald Trump planean ofrecer una alternativa conservadora, la del ex asesor en la Cámara de Representantes y ex oficial de la CIA Evan McMullin, anunció el lunes su campaña.

La noticia fue informada primero por MSNBC y BuzzFeed. McMullin no pudo ser contactado de inmediato para comentar.

McMullin será presentado como una opción para los conservadores que no respaldan a Trump y que continúan firmemente en contra de la candidata demócrata, Hillary Clinton, aunque sus posibilidades de éxito en la elección del 8 de noviembre son cercanas a cero.

"En primera instancia, se está presentando por un profundo amor por su país y porque entiende el verdadero tipo de liderazgo estadounidense necesario para ser comandante en jefe", declaró su campaña en un correo electrónico enviado a sus partidarios.

Trump fue nominado como candidato del Partido Republicano formalmente el mes pasado tras superar a 16 rivales en las primarias, pero muchos republicanos ven con recelos sus políticas, como su propuesta de prohibir temporalmente la entrada de musulmanes al país y su retórica a menudo ofensiva.

McMullin nunca ha ejercido un cargo de elección popular y es un personaje desconocido para los votantes. Además de carecer de una fuente rápida de dinero para su campaña, enfrentará obstáculos inmediatos para incluir su nombre en suficientes sufragios como para convertirse en un candidato serio.

Texas, por ejemplo, requiere que candidatos de otros partidos obtengan más de 79.000 firmas de residentes que no votaron en las primarias republicanas ni demócratas. Y el plazo para eso fue a comienzos de mayo.

Los plazos para entrar en los sufragios también ya se cumplieron en los grandes estados de Carolina del Norte, Illinois y Florida.

Lo mejor que puede esperar McMullin es simplemente jugar el papel de aguafiestas de Trump en un puñado de estados, mermando la capacidad del magnate inmobiliario de Nueva York de ganar estados que son generalmente proclives a los candidatos republicanos.

McMullin ha sido un crítico frecuente de Trump en las redes sociales, llamándolo autoritario y refutando su posición en materia de derechos civiles y su negativa a hacer públicas sus declaraciones de impuestos.

Recientemente fue director jefe de política de la Conferencia Republicana en la Cámara de Representantes y trabaja en el Congreso desde 2013, según su perfil en LinkedIn. Con anterioridad, trabajó 11 años como funcionario de operaciones para la Agencia Central de Inteligencia.

En un comunicado, la Conferencia Republicana en la Cámara de Representantes dijo que McMullin ya no trabaja allí, efectivo a partir del lunes por la mañana.

Trump, en tanto, intentaba reactivar su campaña con un gran discurso sobre política económica tras dificultades la semana pasada. El controvertido multimillonario fue ampliamente criticado por involucrarse en una disputa pública con los padres de un soldado estadounidense musulmán muerto en Irak.

(Escrito por Susan Heavey; editado en español por Carlos Serrano/Patricio Abusleme)

reuters_tickers

 Reuters internacional