Reuters internacional

Personas en la fila de ingreso a una feria laboral en Uniondale, EEUU, oct 7, 2014. El número de estadounidenses que presentó pedidos de beneficios por desempleo cayó inesperadamente la semana pasada a mínimos de dos meses, lo que sugiere que la fortaleza del mercado laboral podría allanar el camino para que la Reserva Federal eleve sus tasas de interés en diciembre. REUTERS/Shannon Stapleton/File Photo

(reuters_tickers)

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - El número de estadounidenses que presentó pedidos de beneficios por desempleo cayó inesperadamente la semana pasada a mínimos de dos meses, lo que sugiere que la fortaleza del mercado laboral podría allanar el camino para que la Reserva Federal eleve sus tasas de interés en diciembre.

El dato optimista sobre las solicitudes de subsidios por desempleo fue revelado un día después de que el banco central estadounidense decidió dejar sus tasas sin cambios, aunque indicó claramente que se prepara para elevar los costos de endeudamiento a fin de año, gracias al repunte de la actividad económica y al constante avance del mercado laboral.

Si bien otros datos publicados el jueves mostraron que las ventas de casas usadas bajaron en agosto por segundo mes consecutivo, los agentes de bienes raíces responsabilizaron por el declive a la escasez crónica de viviendas disponibles en el mercado, que está limitando las opciones de los compradores.

El mercado laboral continúa sólido y los precios de las viviendas suben a un ritmo moderado.

"La economía es más robusta de lo que pensamos y el mercado laboral se fortalece. Si las autoridades de la Fed están esperando que la economía mejore más antes de subir las tasas, ellos simplemente van demasiado tarde", sostuvo Chris Rupkey, economista jefe de MUFG Union Bank en Nueva York.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 8.000, a una cifra desestacionalizada de 252.000 en la semana que finalizó el 17 de septiembre, dijo el Departamento del Trabajo, el menor nivel desde mediados de julio.

Se trató de la semana consecutiva número 81 en que los pedidos de subsidios se ubicaron bajo el umbral de 300.000 que está asociado con condiciones robustas del mercado laboral. Constituye además de la racha más prolongada desde 1970, cuando por entonces el sector laboral estadounidense era mucho menor.

Economistas habían previsto que las solicitudes iniciales de subsidios por desempleo subieran a 262.000 durante la semana pasada. El promedio móvil de cuatro semanas de los pedidos de subsidios por desempleo, considerado una mejor medición de la tendencia en el mercado laboral porque elimina la volatilidad semanal, bajó en 2.250, a 258.500 en la última semana.

En un segundo reporte publicado el jueves, la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por sus siglas en inglés) dijo que las ventas de casas usadas bajaron 0,9 por ciento a una tasa anual desestacionalizada de 5,33 millones de unidades en agosto.

La NAR dijo que una escasez de propiedades para venta, que ha mantenido los precios elevados, era en buena parte responsable por la débil actividad. El inventario de viviendas a la venta se hundió 3,3 por ciento, a 2,04 millones de unidades, el mes pasado, lo que dejó las existencias con un declive de 10,1 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

El precio promedio de las viviendas subió un 5,1 por ciento, a 240.200 dólares, en agosto respecto a un año atrás. Los precios relativamente altos de las viviendas están marginando del mercado a los compradores primerizos.

(Reporte de Lucia Mutikani; reporte adicional de Lindsay Dunsmuir. Editado en español por Marion Giraldo)

reuters_tickers

 Reuters internacional