Reuters internacional

Foto de archivo de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en un acto en Brasilia. Abr 29, 2016. Rousseff, acusó el domingo a sus opositores de conspirar para diluir la legislación laboral existente y recortar estipendios sociales para los pobres si el Congreso aprueba un juicio político en su contra por violar supuestamente las normas presupuestarias. REUTERS/Ueslei Marcelino

(reuters_tickers)

SAO PAULO, 1 mayo (Reuters) - La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, acusó el domingo a sus opositores de conspirar para diluir la legislación laboral existente y recortar estipendios sociales para los pobres si el Congreso aprueba un juicio político en su contra por violar supuestamente las normas presupuestarias.

En una manifestación por el Día del Trabajador en Sao Paulo, Rousseff dijo que su salida del poder abriría espacio para un desmantelamiento de las normas laborales que han protegido a millones de trabajadores en la mayor economía de América Latina. En su discurso, no nombró a los opositores señalados.

Una comisión del Senado está debatiendo si una solicitud de la Cámara baja para iniciar un juicio político contra Rousseff es válida y debería ir a una votación plenaria.

Encuestas recientes mostraron que los senadores respaldarían un juicio político contra Rousseff por el uso de bancos estatales para financiar sus programas de gobierno, un delito que viola la ley de responsabilidad fiscal del país.

La mandataria dijo que su destitución también debilitaría los programas sociales que han mantenido en el poder al Partido de los Trabajadores desde 2003.

"Esto no es sólo un golpe contra un gobierno elegido democráticamente, sino también un golpe contra los derechos conquistados por los trabajadores de este país", dijo Rousseff.

Las empresas han denunciado durante décadas el llamado código laboral CLT por elevar excesivamente el costo de las contrataciones y los despidos, además de estimular litigios entre empleadores y trabajadores.

En los últimos días, periódicos locales han dicho que el vicepresidente Michel Temer, que sustituiría a Rousseff en caso que se inicie el juicio político, estaría dispuesto a revisar algunos aspectos de la legislación laboral para reanimar una economía que el 2016 se contraería por segundo año consecutivo.

Temer dijo el jueves en una entrevista con el canal SBT que si Rousseff depuesta, su Gobierno pondría la creación de empleos como una prioridad.

(Reporte de Guillermo Parra-Bernal y Lisandra Paraguassu. Editado en español por Rodrigo Charme)

reuters_tickers

 Reuters internacional