Reuters internacional

La bandera de Estados Unidos, a media asta en el Capitolio en Washington, sede del poder legislativo de Estados Unidos. 12 de junio de 2016. Una batalla de décadas sobre el control de armas en Estados Unidos podría alcanzar una etapa crucial la semana próxima en el Senado, ante señales de que los estadounidenses están cada vez más dispuestos a aceptar restricciones limitadas después de la masacre en un club nocturno gay en Florida. REUTERS/James Lawler Duggan

(reuters_tickers)

Por Susan Cornwell y Richard Cowan

WASHINGTON (Reuters) - Una batalla de décadas sobre el control de armas en Estados Unidos podría alcanzar una etapa crucial la semana próxima en el Senado, ante señales de que los estadounidenses están cada vez más dispuestos a aceptar restricciones limitadas después de la masacre en un club nocturno gay en Florida.

Probablemente, aún esté lejos la aprobación de nuevas medidas en el corto plazo, pero el tiroteo en Orlando y comentarios del probable candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, de que tal vez se podría hacer algo esta vez han creado un ambiente en que lo improbable al menos parezca posible.

Mientras el presidente Barack Obama se encuentra en Orlando consolando a los sobrevivientes del ataque de un hombre armado que expresó lealtad al Estado Islámico, el Senado estadounidense avanzó en programar votaciones sobre medidas limitadas de control de armas.[nL1N1981PO]

Como siempre, los demócratas desafiaban a los republicanos para votar nuevas restricciones y rechazar la presión de la Asociación Nacional del Rifle, un poderoso grupo de presión conocido por castigar a políticos que se le oponen.

Saludando los planes del Senado para una votación, Obama dijo en Orlando que: "Aquellos que defienden el fácil acceso a las armas de asalto deberían reunirse con estas familias y explicarles porqué eso tiene sentido".

El control de armas es un tema políticamente cargado en Estados Unidos. Los republicanos, que controlan el Senado, han bloqueado las medidas respaldadas por los demócratas durante años, diciendo que infringen el derecho de portar armas garantizado por la Constitución del país.

La última vez que el Congreso aprobó una medida importante sobre el tema fue en 1994, cuando prohibió las armas de asalto semiautomáticas, como la usada en Orlando. La ley expiró 10 años después. Se espera que el Senado vote la próximas semana cuatro propuestas.

Alrededor del 71 por ciento de los estadounidenses, incluyendo ocho de cada 10 demócratas y casi seis de cada 10 republicanos, favorecen al menos regulaciones moderadas y restricciones a las armas, según un sondeo de Reuters/Ipsos realizado entre el lunes y el jueves. El resultado supera el 60 por ciento de finales del 2013 y del 2014.

(Reporte adicional de Alana Wise y Mohammad Zargham, editado en Español por Patricia Avila/Manuel Farías)

reuters_tickers

 Reuters internacional