Reuters internacional

SANTIAGO (Reuters) - Uno de los máximos tribunales de Chile declaró el miércoles inconstitucional un aspecto clave de una controvertida reforma laboral, en un duro golpe a la iniciativa del Gobierno de la socialista Michelle Bachelet que podría ser zanjado con un veto presidencial.

La reforma, aprobada este mes en el Senado, busca fortalecer a los sindicatos y poner fin al reemplazo de trabajadores en huelga, algo que los empresarios rechazan y han advertido que afectará el empleo en medio de una debilitada economía doméstica.

El Tribunal Constitucional (TC) acogió una petición de legisladores de la oposición para objetar la legalidad de un artículo que establecía al sindicato como el único actor de una negociación colectiva.

Respecto a "la titularidad sindical de la negociación colectiva, se acogió la pretensión de inconstitucionalidad por seis votos contra cuatro", dijo a periodistas Rodrigo Pica, secretario del tribunal.

Desde el Gobierno admitieron que se rechazaron aspectos clave de la iniciativa que pretende mejorar la negociación colectiva con el empleador, desconociendo que los trabajadores requieren organizaciones sólidas y modernas para defender sus derechos.

"Esta no es una buena noticia para la libertad sindical (...) y es también una mala noticia para la reputación del país, porque no podremos cumplir con los estándares internacionales a los que nos hemos obligados en tratados", dijo el portavoz de Gobierno, Marcelo Díaz.

Bachelet, que encabeza una coalición de centroizquierda y sufre una fuerte baja de su popularidad, deberá trabajar en las próximas semanas para encontrar alternativas que le permitan sortear las objeciones del Tribunal Constitucional.

El contenido del fallo será publicado el 9 de mayo, momento en que el Gobierno definirá los pasos a seguir.

"Vamos a esperar a conocer el texto completo (...) para poder evaluar los caminos a seguir dentro del ordenamiento jurídico. Uno de ellos es el veto, pero va a depender del contenido del fallo lo que decidamos como Gobierno", dijo la ministra del Trabajo, Ximena Rincón.

Junto con el rechazo de la titularidad sindical, el tribunal consideró parcialmente inconstitucional la extensión de beneficios a personas que se incorporaran como nuevos miembros de un sindicato.

"Durante más de un año y medio hicimos ver al Gobierno, en todos los tonos, que pretender establecer un monopolio sindical y obligar a los trabajadores a afiliarse a un sindicato para obtener la extensión de beneficios era injusto e inconstitucional", dijo el senador opositor Andrés Allamand.

Entre los puntos que no fueron objetados por el TC está la negociación interempresa, que permite a gremios de diferentes contratistas unir fuerzas, lo que reduce las barreras a la creación de sindicatos en pequeñas empresas.

El fallo se conoce a sólo días de la celebración del Día Internacional de los Trabajadores, por lo que dirigentes sindicales llamaron a manifestarse masivamente el 1 de mayo en rechazo al dictamen del tribunal.

(Reporte de Antonio de la Jara, con contribución de Felipe Iturrieta. Editado por Javier López de Lérida y Javier Leira)

reuters_tickers

 Reuters internacional