Reuters internacional

La sede de Apple Operations International, una subsidiaria de Apple Inc, vista en Hollyhill, Cork, Irlanda. 30 de agosto de 2016. La Comisión Europea dictaminará el martes en contra de los acuerdos fiscales entre Irlanda y Apple, dijeron a Reuters fuentes en conocimiento de la decisión, lo que probablemente resultará en una factura de impuestos de miles de millones de dólares para la firma con sede en Estados Unidos. REUTERS/Stringer

(reuters_tickers)

Por Foo Yun Chee

BRUSELAS (Reuters) - La Comisión Europea exigió el martes a Apple que pague a Irlanda hasta 13.000 millones de euros (14.500 millones de dólares) en impuestos más intereses, tras dictaminar que infringió la norma que prohíbe a los estados miembros del bloque dar ventajas injustas a algunas empresas.

Apple e Irlanda sostuvieron que el tratamiento impositivo a la compañía estadounidense está en línea con las leyes del país y de la Unión Europea (UE), y anunciaron que apelarían el dictamen.

Un portavoz del Tesoro de Estados Unidos dijo en respuesta al dictamen que las acciones de los reguladores europeos podían "minar la inversión extranjera, el clima de negocios en Europa y el importante espíritu de asociación económica entre Estados Unidos y la UE".

La minorista por internet Amazon.com y el grupo de comida rápida McDonald's también enfrentan investigaciones impositivas en Luxemburgo, mientras que a la cadena de cafeterías StarbucksCorp se le ordenó pagar hasta 30 millones de euros (33 millones de dólares) a Holanda.

Las acciones de Apple cayeron menos de un 1 por ciento.

Apple pagó en Europa una tasa fiscal del 0,005 de sus ganancias en 2014 por las ventas de sus iPhone y otros dispositivos, dijo la Comisión.

"Irlanda concedió ventajas fiscales ilegales a Apple, que le permitieron pagar sustancialmente menos impuestos que otros negocios durante muchos años", dijo la comisaria de Competencia de la UE, Margrethe Vestager, cuyas decisiones ligadas a empresas, principalmente multinacionales estadounidenses, ha enfurecido a Washington, que acusa a Bruselas de proteccionismo.

La mayor multa conocida hasta ahora es una sanción de 300 millones de euros impuesta este año a la empresa sueca de ingeniería Atlas Copco por el no pago de impuestos en Bélgica. Otras empresas, muchas de ellas europeas, a las que se ordenó pagar gravámenes en Bélgica no han revelado las cifras.

UN CASO DIFÍCIL PARA EUROPA

Para Apple, cuyos beneficios de 18.000 millones de dólares en 2015 fueron los mayores de una empresa en la historia, pagar el monto solicitado no debería ser un problema insalvable. La multa supone cerca de un 6 por ciento del efectivo que tiene la empresa.

Expertos impositivos dicen que la Comisión Europea afrontará una dura batalla para convencer a las cortes. Pese a que la UE ha determinado que algunas regulaciones sobre impuestos atentan contra la competencia, nunca ha dictaminado si los países aplicaron reglas con justicia en situaciones como las de Apple, Starbucks u otras.

Como resultado, especialistas no creen que finalmente Apple vaya a pagar algo.

La Comisión Europea acusó en 2014 a Irlanda de evadir las normas impositivas internacionales al permitir que Apple escondiese decenas de miles de millones de dólares en ganancias a las autoridades fiscales, a cambio de mantener puestos de trabajo. Apple e Irlanda rechazan esa acusación.

"Estoy profundamente en desacuerdo con la Comisión", dijo el ministro de Finanzas irlandés, Michael Noonan, en un comunicado. "La decisión no me deja otra opción que pedir la aprobación del Gabinete para presentar una apelación", agregó.

Apple Inc licencia sus derechos por tecnología diseñada en Estados Unidos a sus filiales irlandesas, las que contratan industrias que fabrican los aparatos que se venden a filiales minoristas de la compañía en Europa y Asia.

Como los costos de manufacturas son una parte pequeña del precio de los aparatos y las subsidiarias minoristas tienen escaso margen de operación, Apple Irlanda es muy rentable. Sus ganancias en 2011 fueron de 22.000 millones de dólares tras pagar 2.000 millones de dólares a su matriz en Estados Unidos por las licencias de tecnología.

Sin embargo, la autoridad tributaria irlandesa llegó a un acuerdo por el que sólo 50 millones de euros correspondían a impuestos en Irlanda, dijo la Comisión. El acuerdo permite que las unidades de operación de Irlanda puedan traspasar las ganancias a una "oficina principal" que no tiene ni empleados ni sede.

(Reporte adicional de Padraic Halpin en Dublín, Robin Emmott, Philip Blenkinsop, Robert-Jan Bartunek y Alastair Macdonald en Bruselas y Eric Auchard en Fráncfort; escrito por Alastair Macdonald. Editado en español por Carlos Aliaga, Ana Laura Mitidieri y Javier Leira)

reuters_tickers

 Reuters internacional