Reuters internacional

Una madre y sus hijos reaccionan después de que dos cohetes cayeron sobre la ciudad turca de Kilis, cerca de la frontera con Siria. 24 de abril, 2016. Dos cohetes cayeron el domingo en la ciudad turca de Kilis, ubicada cerca de la frontera con Siria, informó un testigo Reuters, dejando a 16 personas heridas un día después de que el Gobierno prometió proteger la zona de los reiterados ataques de milicianos de Estado Islámico. REUTERS/Umit Bektas

(reuters_tickers)

Por Umit Bektas

KILIS, Turquía (Reuters) - Varios cohetes cayeron el domingo en la ciudad turca de Kilis, ubicada cerca de la frontera con Siria, informó un testigo Reuters, matando a una persona e hiriendo a otras 26 un día después de que el Gobierno prometió proteger la zona de los reiterados ataques de milicianos de Estado Islámico.

Dos cohetes impactaron a casas en un vecindario pobre cerca del centro de la ciudad. Dieciséis personas resultaron heridas y soldados turcos cerca de la frontera dispararon hacia Siria, dijeron fuentes de seguridad.

Más tarde, una persona murió y 10 quedaron heridas cuando otros dos cohetes impactaron una mezquita, reportó el Hurriyet Daily News. La mezquita se ubica a unos 100 metros de la oficina del gobernador, donde el viceprimer ministro Yalcin Akdogan sostenía conversaciones en ese momento.

"Estoy llamando a la calma a nuestros ciudadanos", dijo Akdogan en una conferencia de prensa en Kilis. "Serán tomadas todas las medidas a este respecto. Desafortunadamente no hay autoridad del otro lado de la frontera", agregó.

La policía utilizó camiones lanzaaguas para dispersar a residentes que protestaban por lo que decían era una falta de acción de parte del Gobierno por los ataques, reportó la agencia de noticias Dogan.

Algunos residentes pedían la renuncia del gobernador local y otros gritaban lemas contra el Gobierno.

"No puedo dormir, mi hijo se despierta con pesadillas, él no puede dormir. No estamos seguros aquí. Tenemos miedo de quedarnos en nuestras casas", dijo a Reuters Ayse, una mujer de 46 años.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, prometió el sábado que tomaría todas las medidas necesarias para evitar más ataques con cohetes contra Kilis. El pueblo ha sido blanco de islamistas durante las últimas semanas. El viernes, dos personas murieron en un hecho similar.

El sábado Davutoglu visitó la cercana ciudad de Gaziantep, a unos 55 kilómetros de Kilis, junto a la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Estaba previsto que Merkel, quien dijo que está a favor de crear "zonas más seguras" para ubicar a los refugiados en Siria, visitara Kilis el fin de semana pasado, pero el lugar y momento de la visita fueron cambiados.

Kilis, ubicada frente a la frontera de una región de Siria bajo control de Estado Islámico, alberga a un estimado de 110.000 refugiados sirios.

(Reporte adicional de Seyhmus Cakan en Diyarbakir y Orhan Coskun en Ankara; Escrito por David Dolan; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

reuters_tickers

 Reuters internacional