Reuters internacional

Personas escapando de las granadas cegadoras arrojadas por la policía, durante una protesta por la muerte de Keith Scott, en Charlotte, Carolina del Norte, Estados Unidos. 21 de septiembre de 2016.Una persona fue baleada y herida de gravedad el miércoles en la segunda noche de protestas en Charlotte, Carolina del Norte, dijeron las autoridades, y agentes antidisturbios emplearon gases lacrimógenos y balas de goma contra quienes se manifestaban después de que un hombre negro murió a manos de la policía. REUTERS/Jason Miczek

(reuters_tickers)

Por Greg Lacour y Andy Sullivan

CHARLOTTE, EEUU (Reuters) - Una persona fue baleada y herida de gravedad el miércoles en la segunda noche de protestas en Charlotte, Carolina del Norte, dijeron las autoridades, y agentes antidisturbios emplearon gases lacrimógenos y balas de goma contra quienes se manifestaban después de que un hombre negro murió a manos de la policía.

El alcalde de la ciudad declaró el estado de emergencia en medio de los disturbios y dijo que efectivos de la Guardia Nacional y de la patrulla de carreteras del estado serán enviados a ayudar a la policía de Charlotte.

El jefe de policía de Charlotte, Kerr Putney, informó inicialmente que una persona baleada durante la protesta había muerto, pero funcionarios publicaron más tarde un mensaje en Twitter diciendo que el individuo se encontraba hospitalizado en estado crítico en terapia intensiva.

Las autoridades también dijeron que el disparo fue realizado por un civil en contra de otro, y no por la policía. Un agente también estaba siendo tratado por lesiones sufridas durante las protestas, agregaron.

Putney dijo a Fox News: "Estamos intentando dispersar a la multitud. Hemos sido pacientes, pero ahora ellos se han vuelto muy agresivos, arrojando botellas y otras cosas, contra mis agentes, así que es hora de que restablezcamos el orden".

Los disturbios en Charlotte fueron provocados por la muerte de Keith Scott, de 43 años, a manos de la policía, que dijo que estaba armado y se negó a obedecer las órdenes de los agentes de tirar el arma. Su familia y testigos del tiroteo dijeron que Scott sostenía un libro y no un arma.

El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, dijo que enviará oficiales de la patrulla de carreteras del estado para ayudar a la policía local a petición del jefe de la policía de la ciudad.

"Todo acto de violencia dirigido contra nuestros ciudadanos o agentes de policía o destrucción de la propiedad no deben ser tolerados", dijo McCrory en un comunicado.

(Reporte de Brendan O'Brien en Milwaukee. Editado en español por Ricardo Figueroa y Carlos Aliaga)

reuters_tickers

 Reuters internacional