Reuters internacional

CARACAS (Reuters) - Venezuela relajó desde el martes parte de sus normas cambiarias para los exportadores privados, permitiéndoles descontar del porcentaje de divisas que debe vender obligatoriamente al Estado el monto que destine a la compra de materias primas, con el fin de reactivar sus alicaídas operaciones.

En el marco del control de cambios vigente desde el 2003, todos los exportadores del país sudamericano deben vender al Banco Central de Venezuela (BCV) el 40 por ciento de las divisas que reciben, al tipo de cambio oficial flotante.

Pero el Convenio Cambiario 34, publicado el martes en la Gaceta Oficial, estipula que los privados dedicados a la exportación de bienes podrán "deducir del porcentaje de venta obligatoria de divisas al BCV" las "divisas de posiciones propias (destinadas a) capital de trabajo, mediante la adquisición de materia prima, insumos, activos fijos y otros bienes indispensables para su actividad".

Los empresarios deberán cumplir con varios controles que justifiquen las deducciones, agrega el reglamento.

Aunque las ventas privadas al exterior representan apenas el 2 por ciento de las exportaciones del país, los empresarios privados ven en ellas una ventana que les permita conseguir divisas, muy necesarias para comprar insumos y mantener las líneas de producción andando.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro está tratando de promover las exportaciones de la industria local, ante la caída de los precios del crudo, el principal generador de ingresos de Venezuela, sumida en una recesión económica, alta inflación y escasez de bienes básicos.

El nuevo Convenio también relaja varios trámites engorrosos, que el sector había solicitado reiteradamente eliminar, como su inscripción en un registro de usuarios del sistema de administración de divisas, conocido como Rusad.

"Cencoex (el administrador cambiario) simplificará los trámites establecidos en la normativa del régimen administrativo de divisas para el sector exportador", agregó la norma.

En Venezuela rige un estricto control de divisas con dos tipos de cambio oficiales, siendo el más barato el que se dispone para bienes subsidiados de 10 bolívares por dólar y otro flotante cercano a los 649 bolívares.

Además, existe un mercado paralelo ilegal en el que el martes el valor del dólar cotizaba en más de 1.000 bolívares.

(Reporte de Eyanir Chinea. Editado por Silene Ramírez)

reuters_tickers

 Reuters internacional