Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Richard Dindo


"Siempre sentí gran admiración por los brigadistas"


Por Antonio Suárez Varela


Con el documental 'Suizos en la Guerra Civil española' (1974), Richard Dindo rindió homenaje a los voluntarios que lucharon contra el fascismo y defendieron la II República. El estreno de su filme desató un debate público en Suiza.

Dindo rescató a esos combatientes del olvido en 1974. Suiza los ha rehabilitado 70 años después del fin de la contienda. Entrevista.

swissinfo: Han pasado 35 años desde el estreno de su documental hasta la rehabilitación de los brigadistas en su patria. ¿Qué le pasa por la mente?

Richard Dindo: Es una vergüenza e históricamente inexplicable que los combatientes de España no hayan sido rehabilitados antes. Su rehabilitación real, moral e histórica se produjo, en realidad, con el estreno de mi película. Fue gracias a ella que los brigadistas entraron en la conciencia colectiva del país.

Si el pueblo suizo ve a esos antiguos combatientes como voluntarios que lucharon por la democracia en España, es gracias a mi documental, que la televisión pública suiza transmitió sólo en una versión censurada. El hecho que la difundiera la televisión pública significó para los antiguos brigadistas su rehabilitación ante los ojos de los ciudadanos suizos.

swissinfo: En comparación con otros países europeos, la amnistía llegó muy tarde en Suiza. ¿Por qué cree usted?

R. D.: Esto permanecerá el secreto de este Parlamento burgués. Hay gente en este país que, si tiene que elegir entre un brigadista (o un realizador) y un dictador extranjero, se siente más cercana a éste último.

swissinfo: ¿Cómo nació la idea de un documental sobre los brigadistas?

R. D.: Una amiga conocía a un brigadista y me pidió que le dedicara un filme. Cuando llamé para fijar una cita, su esposa me dijo que había fallecido la víspera. Por esto decidí realizar una película sobre los brigadistas.

Yo siempre he sentido una gran admiración por los resistentes, es decir, por aquellas personas que lucharon con las armas en la mano contra las dictaduras. La República española me importa tanto como la Comuna de París. Son dos grandes acontecimientos en la Historia de Occidente. Ambos están relacionados con derrotas dolorosas e inolvidables.

swissinfo: ¿De qué trata el documental Schweizer im Spanischen Bürgerkrieg (Suizos en la Guerra Civil Española)?

R. D.: Es un homenaje a las mujeres y los hombres valientes que rindieron honor a Suiza defendiendo la honra del pueblo suizo en su lucha contra el fascismo. Por eso me resulta incomprensible e imperdonable que el Parlamento no los haya rehabilitado antes.

Con mi película quise darles el sitio que les corresponde en la Historia suiza y contribuir a que los reconociéramos y jamás nos olvidáramos de ellos. Le di la palabra a un grupo de ellos que representa a todas las corrientes políticas dentro de la República, y desde luego también las opiniones discrepantes y las luchas políticas internas que fueron decisivas en la derrota de los republicanos.

No obstante, al final, los trotskistas dijeron que mi película era estalinista; los comunistas la calificaron de trotskista; los anarquistas de socialdemócrata y de lo que dijeron los socialistas, ya no me acuerdo.

swissinfo: En 1974 su documental desató un debate en Suiza. ¿Cómo vivió usted el estreno en los cines suizos?

R. D.: Creo que la gente, sobre todo la de izquierda, se conmovió al ver que hubo tantos antifascistas suizos que fueron a luchar a España. En cierto modo supuso para ellos una experiencia histórica y política.

swissinfo: ¿Cómo recuerda los encuentros con esos combatientes?

R. D.: Las películas que realicé siempre las hice por simpatía a las personas retratadas. Siento una simpatía particularmente fuerte por los brigadistas. Con algunos de ellos, sobre todo con Johnny Linggi y Hans Hutter, mantuve una verdadera amistad.

swissinfo: La izquierda política tiene un papel importante en su filmografía. También dedicó un filme a Paul Grüninger, un comandante de la policía cantonal de San Gall que ayudó a los perseguidos del régimen nazi a huir a Suiza.

R. D.: He intentado en varias ocasiones rehabilitar a personas, realzar su importancia, 'vengar' las injusticias que sufrieron. Mis películas son documentos para rescatarlas del olvido, para que nunca olvidemos las injusticias que sufrieron.

swissinfo: ¿Tiene usted una preferencia por los capítulos oscuros de la Historia contemporánea suiza?

R. D.: En realidad se trata de escribir una historia 'alternativa', no burguesa, de dar la palabra a aquellos que tuvieron que callarse y que no fueron escuchados, de darles la importancia histórica que les corresponde.

swissinfo: También realizó un documental sobre Che Guevara.

R. D.: Elegí este tema por simpatía hacia personas y personajes con los que me identifico. Quiero ver las cosas a través de sus ojos, seguir sus huellas y hacer con ello un trabajo de rememoración y de luto.

Una de las grandes preguntas de nuestra generación era: ¿Qué papel le corresponde al intelectual en la sociedad, cómo puede participar en el proceso político, cómo puede cambiar las cosas y soñar con estos cambios? Yo considero el pasado como tema de la memoria, el futuro como tema de la utopía, y entre ambos se encuentra el presente, a menudo desolador, inexplicable e incomprensible.

swissinfo: ¿En qué proyectos trabaja actualmente?

R. D.: Estoy rodando una película sobre el pintor Paul Gauguin, otro rebelde, esta vez del mundo del arte. Y luego quiero realizar otra muy distinta sobre un grupo de estadounidenses convencidos de que la humanidad conquistará algún día el planeta Marte para fundar allí en los próximos milenios una nueva civilización, con el objetivo de explorar el origen de la vida y garantizar la supervivencia de la especie humana en caso de que sucediera algo muy grave a la Tierra.

Brigadistas suizos

La Guerra Civil estalló el 18 de julio. En Suiza, la movilización a favor del bando republicano fue masiva, aunque el Gobierno emitió dos decretos en agosto de 1936 que prohibían a organizaciones la recolecta de dinero.

Cerca de 800 militantes antifascistas dejaron todo para apoyar al ejército republicano. Proporcionalmente, el contingente suizo fue uno de los más importantes.

Eran comunistas, socialistas, anarquistas y antifascistas sin una vinculación política específica. Entre 1936 y 1939, la lucha contra el fascismo le costó la vida a cerca de 170 de ellos.

Al regresar a su patria, la Justicia Militar falló 420 condenas sobre la base del artículo 94 del Código Penal Militar que prohibía a los suizos alistarse en un ejército extranjero sin autorización expresa del gobierno.

La mayoría fue condenada a varios meses de prisión y privada de sus derechos cívicos. Según la asociación 'IG Spanienfreiwillige', hoy viven aún cinco brigadistas.

Richard Dindo

Nació en 1944 en Zúrich y tiene raíces italianas. Es un renombrado cineasta, guionista y productor. Actualmente vive entre Zúrich y París.

Sus obras son trabajos de investigación minuciosa y de compromiso político. Dindo pertenece al grupo de los denominados 'cineastas abogado'.

En los años setenta y las décadas sucesivas retrató a personajes olvidados o marginados para situarlos en su contexto histórico.

En 'Suizos en la Guerra Civil española' (1974) da la palabra a un grupo muy heterogéneo de antiguos voluntarios suizos.

swissinfo.ch



Enlaces

×