AFP internacional

Un niño sirio de 12 años, Maaruf, espera su rescate entre los escombros de su edificio tras un ataque aéreo sobre un barrio de Alepo, en el norte de Siria, el 16 de octubre de 2016

(afp_tickers)

Rusia anunció el martes un cese inmediato de los bombardeos de las aviaciones rusa y siria contra Alepo, un "gesto de buena voluntad" para permitir la evacuación de civiles de esta ciudad intensamente bombardeada desde hace un mes.

En la segunda ciudad de Siria no se oyó ningún bombardeo desde las 10H00 de la mañana (07H00 GMT) y los habitantes pudieron salir a la calle a buscar comida, un bien cada vez más difícil de encontrar, según un corresponsal de la AFP en los barrios rebeldes.

La diplomacia estadounidense manifestó sin embargo su escepticismo ante el inesperado anuncio de Moscú.

"Es un poco pronto para decir que eso es así y cuánto tiempo durará", dijo el portavoz del departamento de Estado, John Kirby. "Ya hemos visto este tipo de iniciativas y promesas. Y ya vimos que se rompieron", añadió.

Este anuncio se produce tras varias semanas de duras críticas de los países occidentales contra la brutalidad de los bombardeos del ejército de Bashar Al Asad, apoyado por la fuerza aérea rusa, contra la que fuera antaño capital económica del país.

Esta decisión obedece "simplemente a un gesto de buena voluntad de los militares rusos" y no está "de ninguna manera" vinculada con esas críticas de países occidentales, aseguró el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

"Proseguir los esfuerzos de Rusia en la lucha contra los terroristas" y "desbloquear la situación en Alepo" es lo que ha provocado esta decisión, añadió.

Una "reunión de trabajo" sobre Siria está prevista entre los presidentes francés y ruso François Hollande y Vladimir Putin y la canciller alemana Angela Merkel este miércoles en Berlín, tras una cumbre sobre Ucrania, informó la presidencia francesa.

Por su parte, el portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Jens Laerke, se dijo "satisfecho" por el anuncio pero advirtió que son necesarias "garantías de todas las partes en el conflicto" para que la ONU entre en Alepo con la ayuda.

El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, había anunciado el martes por la mañana durante una reunión del Estado mayor que las fuerzas aéreas rusas y sirias habían dejado de bombardear Alepo.

Para explicar esta "suspensión temporal" de los bombardeos aéreos, el ministro ruso dijo que era "necesario para la puesta en marcha de la tregua humanitaria" con el objetivo de que los civiles puedan ser evacuados de los barrios rebeldes.

Shoigu no hizo ningún comentario sin embargo sobre las operaciones en tierra del ejército sirio.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), no hubo ataques aéreos en el este de Alepo pero los combates seguían en la ciudad vieja, en la línea de separación entre las zonas controladas por los rebeldes y las del régimen. También se oyeron bombardeos en la región de Alepo.

- Conversaciones en Ginebra -

Esta tregua humanitaria "permitirá la salida totalmente segura, vía seis corredores humanitarios, de civiles y la evacuación de enfermos y heridos de la parte este de Alepo", controlada por los insurgentes, prosiguió el ministro ruso.

"En el momento en que empiece esta tregua humanitaria, las tropas sirias se retirarán a una distancia suficiente para que los combatientes puedan dejar sus armas" a través de dos corredores especiales, entre ellas la carretera del Castello, precisó.

Rusia pide en efecto a los occidentales, en especial a Estados Unidos, que convenzan a los rebeldes moderados de que se disocien de los yihadistas del Frente Fateh Al Sham, ex Frente Al Nosra (antigua rama siria de Al Qaida).

Según Serguei Shoigu, el cese ya desde este martes de los bombardeos aéreos ayudará al éxito de las conversaciones centradas "sobre la separación de la oposición moderada y los terroristas en Alepo" que deben iniciarse el miércoles en Ginebra.

El lunes por la noche, el embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, anunció que Arabia Saudita, Catar y Turquía aceptaban participar en las negociaciones con estadounidenses y rusos para intentar separar y disociar a la oposición moderada de los extremistas activos, todo ello con el propósito de facilitar una tregua.

Rusia había anunciado el lunes que los ejércitos ruso y sirio suspenderían "sus bombardeos y cualquier otro disparo" el jueves en Alepo durante ocho horas.

La guerra de Siria ha dejado 300.000 muertos desde que comenzó en marzo de 2011 tras la sangrienta represión de las manifestaciones prodemocracia llevada a cabo por el régimen. Millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares durante los casi cinco años de guerra.

afp_tickers

 AFP internacional