Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Salón del Automóvil de Ginebra


El auto eléctrico, por el carril de alta velocidad


Por Armando Mombelli, Riva San Vitale


Las tres versiones del Lampo, prototipo realizado por Marco Piffaretti para mostrar la potencialidad de los vehículos eléctricos.  (protoscar.com)

Las tres versiones del Lampo, prototipo realizado por Marco Piffaretti para mostrar la potencialidad de los vehículos eléctricos. 

(protoscar.com)

Los vehículos eléctricos ocupan un espacio cada vez más significativo en el Salón del Automóvil de Ginebra: casi todos los constructores presentan este año sus modelos.  Según Marco Piffaretti, uno de los pioneros suizos de la movilidad eléctrica, dentro de 20 años la mitad de los coches en circulación será de este tipo. Entrevista.

Salón del Automóvil de Ginebra

Primera gran exposición internacional del ramo que integró la promoción de tecnologías alternativas de propulsión.

En la 85 edición, del 5 al 15 de marzo, serán presentados un centenar de automóviles con un grado de eficiencia acorde con las normas de la Unión Europea (emisiones de 0 a 95 gramos de CO2 por kilómetro). Más de la mitad de los vehículos son eléctricos o híbridos.

Tras el gran éxito de la Tesla, que inició su producción en el 2008, casi todas las empresas han desarrollado autos eléctricos de diferentes gamas.

En febrero  se informó que incluso Apple lanzará a partir del 2020 la producción de un auto eléctrico, en el cual integrará sus aplicaciones informáticas. Otro coloso americano, Google, anunció su intención de desarrollar un auto ecológico que se guiará solo.

Desde hace tres décadas, Marco Piffaretti busca “poner el sol en el motor”. Con 22 años fundó la Protoscar, una empresa de ingeniería que promueve soluciones técnicas y de diseño en el terreno de la movilidad ecológica. Entre el 2009 y el 2011, la empresa tesinesa, que labora en Riva San Vitale, ha presentado en el Salón Internacional del Auto de Ginebra tres modelos de Lampo, un automóvil eléctrico deportivo, que tiene la capacidad de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4,5 segundos.

swissinfo.ch: Se habla desde hace mucho tiempo de carros eléctricos. ¿Cómo se explica, sin embargo, que solo en los últimos años todas las empresas del ramo han comenzado a producirlos?

M.P.: El gran paso se dio en el 2009, con el empleo en los autos de las baterías de litio, utilizadas hasta entonces en computadoras y teléfonos. Esta nueva solución técnica permitió alcanzar resultados dos o tres veces mejores. Incluso el motor eléctrico fue optimizado, haciéndolo más ligero y eficiente. El uso de ese tipo de batería aceleró los tiempos, al asegurar una autonomía de circulación de entre 100 y 400 kilómetros, según los modelos.

Gracias a estos progresos el auto eléctrico ofrece hoy un rendimiento mucho mejor que los vehículos con motor de combustión: en promedio, utiliza un cuarto de la energía de los coches comparables que funcionan con gasolina o diesel.

swissinfo.ch: ¿A qué se debe este mejor rendimiento?

M.P.: El motor a combustión que se usa desde hace un siglo, es en sí mismo un sistema poco eficiente, si tenemos en cuenta que crea muchísimo calor que se desperdicia. El gas de escape puede calentar hasta los 900 grados. ¡El auto a combustión es una estufa sobre cuatro ruedas! Para evitar que el motor se funda, ese calor es evacuado a través de un sistema de enfriamiento. En la práctica, solo un cuarto de la energía del carburante se emplea para el funcionamiento del auto, mientras que el resto se pierde en forma de calor.

El motor eléctrico, en cambio, llega como máximo a un centenar de grados. Casi toda la energía sirve para hacer funcionar el vehículo. Además, cuando se frena o se circula en bajada, se recupera energía. El motor funciona con un dínamo que contribuye a cargar la batería.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son las desventajas?

M.P.: La única gran desventaja es el precio de compra, todavía un 30 o 40% más caro que el auto de combustión. La diferencia es producto de la batería, que representa cerca de un tercio del costo total. Este precio no está solo relacionado con los materiales, sino también con la calidad del producto final, que deberá soportar durante unos diez años, vibraciones y grandes cambios de temperaturas. La tracción eléctrica  ayuda a ahorrar mucho dinero en cuanto a costos de gestión, pero al momento de la compra es como si se adquiriera un coche a combustión con 20 000 litros de gasolina adentro...

swissinfo.ch: Usted ha perfeccionado el Lampo, un coche eléctrico con prestaciones comparables a un Ferrari o un Lamborghini. ¿Por qué desarrolló un prototipo de este tipo?

M.P.: Hasta el 2009, cuando presentamos el primer Lampo en el Salón de Ginebra, el auto eléctrico era visto especialmente como un medio adaptado para la movilidad urbana; para reducir los problemas ligados a la contaminación ambiental o al ruido nocturno. Con el Lampo quisimos demostrar que se trata, en cambio, de una solución para todo tipo de vehículos, desde el camión hasta el carro deportivo. Teniendo en cuenta el precio de la batería, actualmente es más fácil obtener un equilibrio de los costos, si se recorren muchos kilómetros. Dado su perfil financiero, el automóvil eléctrico se presta, por tanto, preferiblemente, como vehículo para pendulares, es decir gente que se desplaza regularmente por cuestiones laborales o incluso como vehículo de alta gama. Esto explica en parte el éxito de la estrategia impulsada por la fábrica Tesla Motors.

El Lampo nos sirve además como laboratorio para experimentar las tecnologías que ofrecemos a nuestros clientes. Por ejemplo, sistemas de recarga rápida, que consisten en almacenar en solo 7 minutos la energía suficiente para recorrer 100 kilómetros, y de la recarga inteligente, que tiene en cuenta la disponibilidad de energía fotovoltaica y de la carga de la red.

swissinfo.ch: Según diversos estudios, en el 2035 la mitad de los automóviles va a ser de tipo eléctrico. ¿Es un objetivo realista teniendo en cuenta el alto precio de compra?

M.P.: Sí, hay una creciente voluntad, incluso de parte del mundo político, de promover la movilidad sostenible. La Unión Europea, por ejemplo, ha promulgado reglas que obligan a los constructores de automóviles a reducir sustancialmente las emisiones del CO2 (menos de 95g/km hasta el 2021). Diversos países, además, están introduciendo incentivos. En Francia, el Gobierno decidió imponer un impuesto sobre la gasolina que será redistribuido bajo forma de premio de 10 000 euros a quien compre un auto eléctrico. En Noruega, ya hoy los autos más vendidos son eléctricos. Está en marcha un cambio y ese objetivo -de llegar a que la mitad de los automóviles sean eléctricos-  se logrará, incluso, en algunos países, ya antes del 2035.

swissinfo.ch: ¿Y en Suiza?

M.P.: Hasta ahora no existe una verdadera política federal de incentivos en favor de la movilidad eléctrica. La Confederación introdujo el programa ‘Minergie’ para promover el ahorro energético en las viviendas, pero no hay nada equivalente para los automóviles, que producen también emisiones grandes de CO2.

swissinfo.ch: ¿La caída sensible del precio del petróleo no amenaza con frenar el desarrollo de la movilidad eléctrica?

M.P.: Puede significar un freno temporal, pero no podrá obstaculizar la llegada de la movilidad eléctrica. La concesión y el desarrollo de los autos se programan generalmente en plazos de 5 o 10 años, y en este periodo el precio del petróleo casi seguramente volverá a alcanzar niveles más altos que los actuales.

swissinfo.ch: Para poder promover la movilidad eléctrica se necesitará contar con una nueva infraestructura, con una vasta red de lugares de recarga. ¿Cuál es el estado actual?

M.P.: Hasta ahora, los Estados han lanzado iniciativas para promover el desarrollo de los autos eléctricos, pero no para establecer la infraestructura de recarga que se necesita realmente. Hay, sin embargo, cada vez más ciudades y regiones que comienzan a preguntarse cómo confrontar este nuevo desafío. Por ejemplo, cuántos puntos de recarga serán necesarios en los próximos años y cuáles son las decisiones técnicas que deberán tomarse. Dentro de las actividades principales de nuestra fábrica, está la de realizar estudios que indiquen la necesidad futura de infraestructura de recarga para autos eléctricos e híbridos en cada ciudad y región. Ya desarrollamos un “plan maestro” para las ciudades de Zúrich y Stuttgart, así como para los cantones del Tesino y Ginebra. Y calculamos poder elaborar otros a corto plazo, incluso fuera de Suiza.

Marco Piffaretti

Nacido en 1965 en Bellinzona, Marco Piffaretti estudió diseño de automóviles en la Escuela de Arte Aplicado de Torino y en el Art Center College of Design de La Tour de Peilz, en el Cantón de Vaud.

Su  pasión por la movilidad sostenible remonta a los años 80. En 1986, todavía como estudiante, participó en el Tour del Sol, la primera carrera en el mundo para vehículos de energía fotovoltaica, organizada en Suiza.

En 1987 fundó la Protoscar, una empresa de ingeniería y diseño, con sede en Rovio, en el Cantón del Tesino, especializada en el desarrollo de autos a propulsión alternativa y vehículos ecológicos.

Entre el 1994 y el 2001 fungió como director del programa VEL1 en Mendrisio, un proyecto promovido por la Confederación con el objetivo de introducir 400 vehículos eléctricos en una comuna de 10 000 habitantes. Desde el 2012 es director de Infovel, el centro de competencia para la movilidad sostenible del Cantón del Tesino.


Traducido del italiano por Sergio Ferrari, swissinfo.ch

×