Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Salvar a mujeres y niños, prioridad de la ONU


Por Andrea Ornelas


Escuela de primaria en Monrovia, capital de Liberia. Suiza destina 40.000 millones de francos a salvar la vida de mujeres y niños. (Keystone)

Escuela de primaria en Monrovia, capital de Liberia. Suiza destina 40.000 millones de francos a salvar la vida de mujeres y niños.

(Keystone)

El encuentro internacional para evaluar el cumplimiento de los Objetivos del Milenio clausuró sus trabajos (22.09) con más incógnitas que respuestas.

No obstante, uno de los grandes acuerdos fue un nuevo presupuesto por 40.000 millones de francos suizos destinado a salvar la vida de 16 millones de mujeres y niños. Suiza, por su parte, prevé liberar 404 millones de francos extras para el desarrollo.

“El siglo XXI debe ser, y será, diferente para las mujeres y los niños”, afirmó el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon durante la clausura de los trabajos de la Cumbre para la Evaluación del Cumplimiento de los Objetivos del Milenio.

Detrás de sus palabras había un compromiso financiero sellado por el mundo industrializado: 40.000 millones de francos adicionales para garantizar que se cumplan el cuarto y quinto de los citados objetivos.

Esto es, conseguir que en 2015 la tasa de mortalidad de los niños menores de cinco años y de las mujeres se reduzca en dos tercios con respecto a los niveles de 1990. Lo que implicaría salvar 16 millones de vidas. Objetivo en el que trabajarán gobiernos, empresas privadas, fundaciones, organizaciones internacionales y la sociedad civil.

Tras tres días de debate en un encuentro al que asistieron 140 jefes de Estado y en donde fluyeron más de 200 discursos, Ban Ki-Moon se dijo optimista.

“En momentos de incertidumbre económica y de austeridad por parte de los gobiernos, los países desarrollados no hay puesto excusa alguna para seguir adelante en el esfuerzo para cumplir nuestras metas”, puntualizó.

El bienestar del más débil

Suiza ha jugado un rol importante en la cumbre que está en marcha en Nueva York.

Joseph Deiss, ex ministro de Economía y de Relaciones Exteriores de Suiza, encabeza la presidencia de la Asamblea General de la ONU y su mensaje inicial (20.09), compartido por los 192 países participantes en este foro, fue: “La fuerza de una comunidad se mide por el bienestar del más débil. Y de cara a la miseria y al sufrimiento que observamos, no hay lugar para la indiferencia”.

Por ello, añadió, debemos y podemos alcanzar los Objetivos del Milenio para el Desarrollo (OMD).

Foro que compartió con la jefa de la diplomacia helvética, Micheline Calmy-Rey, quien en su turno insistió en el hecho de que los OMD representan el más grande consenso histórico realizado por el mundo desarrollado, razón por la que merecen llegar a buen término.

Y para traducir las palabras en hecho, Suiza anunció desde Berna, vía la presidenta de la Confederación Helvética y ministra de Economía, Doris Leuthard, su intención de aumentar del 0,47 al 0,5% del PIB la aportación helvética para el desarrollo a partir de 2011.

Las dos prioridades helvéticas serán programas vinculados al agua y al cambio climático.

De acuerdo con Leuthard, la prosperidad mundial es una prioridad para Suiza, razón por la que sugiere aumentar sus fondos destinados al desarrollo en 404 millones de francos suizos entre 2011 y 2012.

La Confederación paga

En el Mensaje relativo al Incremento de los Medios de Financiamiento de las Ayudas Públicas para el Desarrollo, documento que deberá analizar el Parlamento en breve, la presidencia suiza aclara que ni los cantones ni las comunas financiarán nuevos fondos para la ayuda a otras naciones.

Son recursos que serían pagados íntegramente por la Confederación Helvética, es decir, por los contribuyentes. Sin embargo, a juicio de ONG como Alliance Sud o Amnistía Internacional Suiza, es un esfuerzo insuficiente.

Consultada por swissinfo.ch, Beatrice Maser Mallor, jefa del Centro de Prestación ‘Cooperación Económica y Desarrollo’ confirma que Suiza destina actualmente el equivalente al 0,47% del PIB a promover el desarrollo de los países emergentes.

Algunas ONG estiman que Suiza, en su calidad de país rico, tendría que aportar recursos por encima del 0,4% del PIB. Pero es importante recordar que el porcentaje de aportaciones es una variable claramente política. Es el gobierno el que propone y el Parlamento el que avala o rechaza las iniciativas al respecto, afirma.

No obstante, continúa, la participación de Suiza es interesante en términos porcentuales. Si bien los países escandinavos aportan más del 0,7% del PIB al desarrollo, hay potencias económicas, como Estados Unidos, por ejemplo, que asignan 0,2% del PIB.
Suiza se halla en un punto medio y en línea con la mayoría de los países de la OCDE.

El Parlamento decide

Maser Mallor detalló los tiempos del Parlamento.

El Consejo de los Estados, en su calidad de cámara alta, revisará y –eventualmente- aprobará la propuesta durante la próxima sesión de invierno, mientras el Consejo Nacional (cámara baja), hará lo propio durante la primavera de 2011.

Pero para facilitar su desembolso, cita, los recursos ya están considerados en el presupuesto de 2011. Es decir, el gobierno ya realizó una reserva especial para dichos fondos, pero sólo serán ejercidos si el Poder Legislativo otorga su visto bueno.

LOS OCHO OBJETIVOS DEL MILENIO

Hambre y pobreza. En 2015, reducir a la mitad (con respecto a 1990) el número de personas que sufren hambruna y que ganan menos de un dólar al día.

Educación primaria universal

Promover la igualdad entre géneros.

Reducir 65% la mortalidad infantil para el 2015 en niños menores de 5 años.

Mejorar la salud materna.
Combatir el VIH/sida (acceso en 2010 a tratamientos contra este mal a todo el que lo necesite), paludismo y otras enfermedades.

Preservar el medioambiente.
Asociación mundial en busca de estrategias concertadas para promover el desarrollo.

DATOS CLAVE

Las dos prioridades en materia de financiamiento de proyectos con los nuevos fondos suizos son el agua y la salud.

Cada franco suizo invertido en potabilizar agua puede generar beneficios sociales a las comunidades beneficiarias por entre 3 y 5 francos (de ahorro en gastos de salud, entre otros).

Suiza destina el 0,47% del PIB al desarrollo de los países pobres. Cerca del promedio de 0,48% del PIB de los países de la OCDE, sin embargo, entre estos últimos hay grandes diferencias:

Italia (0,16%)
Austria (0,30%)
Alemania (0,35%)
Francia (0,46%)
Países Bajos (0,82%)
Dinamarca (0,88%)
Luxemburgo (1%)
Suecia (1,12%)

swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×