Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Sanciones contra Irán: Suiza se alinea


Por Luca Beti y Julia Slater


Las negociaciones internacionales sobre el programa nuclear iraní se retomaron en diciembre en Ginebra, tras más de un año de interrupción. (Keystone)

Las negociaciones internacionales sobre el programa nuclear iraní se retomaron en diciembre en Ginebra, tras más de un año de interrupción.

(Keystone)

Suiza decidió endurecer las sanciones contra Irán adoptando las medidas aplicadas por Estados Unidos y la Unión Europea. Berna había dudado durante mucho tiempo, por temor a comprometer su papel como mediador entre Teherán y Washington.

El año pasado, Suiza se sumó a las sanciones contra la República Islámica de Irán, aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU. Ahora las va a endurecer. De hecho, adoptó el texto firmado el pasado mes de octubre por Estados Unidos y los Estados miembros de la Unión Europea, además de otros países. 

Estas medidas, que forman parte de la larga disputa entre Teherán y la comunidad internacional sobre el programa nuclear de Irán, incluyen la prohibición de suministrar y comprar bienes de doble uso y otros productos sensibles en términos de proliferación nuclear. 

La prohibición de exportación de armas pesadas, presentada tras las sanciones adoptadas en agosto de 2010 por el Consejo de Seguridad, también se extendió a todo tipo de equipamiento militar. Las restricciones también afectan a la industria iraní petrolera y de gas, así como a los sectores de finanzas y seguros. 

La economía suiza no debería verse afectada por esta decisión, ya que las principales exportaciones de Suiza a Irán son de productos farmacéuticos, maquinaria y productos agrícolas. El volumen comercial ascendió a 700 millones de francos en 2010.
 

El eslabón más débil
 
“Primero, el deseo del gobierno fue el de evitar que las sanciones impuestas por nuestros principales socios comerciales sean evadidas a través de Suiza”, dijo Johann Schneider-Ammann, ministro suizo de Economía.
 
Andrea Bianchi, profesor del Instituto de Estudios Internacionales y Desarrollo de Ginebra, comparte este análisis. “El sistema de sanciones solo funciona siempre y cuando todos los apliquen. Si hay puntos débiles, se podría reducir la presión internacional sobre el Estado recalcitrante”, señalo.
 
Y Suiza es un eslabón débil en la cadena que busca poner presión sobre Irán. “Suiza podría permitir las transacciones económicas y comerciales, donde la comunidad internacional pretende imponer sanciones”, indicó el profesor de derecho internacional.
 
Johann Schneider-Ammann, sin embargo, aseguró el miércoles que no había indicios de que Suiza haya sido utilizada para evadir las sanciones internacionales.

 

¿Cuestionar la función diplomática?

 

Esta decisión de Suiza podría tener un efecto sobre la función de mediador de la Confederación en el conflicto iraní, una función que Suiza asume desde hace 30 años entre EE.UU. e Irán. 
 

Antiguo profesor en el Instituto de Estudios Internacionales y de Desarrollo de Ginebra y gran conocedor de la zona, Mahammad-Reza Djalili, no cree sin embargo  que las relaciones entre los dos países podrían verse afectadas por la decisión del Gobierno suizo. 

“Suiza es muy importante para Irán, que quedó aislado debido a las sanciones internacionales”, explica. “Para Teherán, Suiza desempeña un papel fundamental como puente para su diplomacia”.
 
La decisión del Gobierno suizo no enfriará las relaciones entre los dos países, al menos durante un tiempo, dice. Por lo tanto, la República de Irán podría orientarse a su vez a otros países, Turquía por ejemplo, para mantenerse en contacto con el resto de la comunidad internacional. 
 

“Ankara está más cerca geográficamente y culturalmente de Teherán que de Suiza, estima el especialista. Turquía podría ser una alternativa. Pero no debemos olvidar que Irán y Suiza establecieron relaciones diplomáticas desde el siglo XIX y que muchas organizaciones internacionales tienen su sede en Suiza”, destaca Mahammad-Reza Djalili. 

Ventaja de la claridad

Incluso si, tal vez, el apoyo de Suiza a la comunidad internacional puede, al menos temporalmente, pesar en las relaciones bilaterales, la decisión del Gobierno suizo tiene la ventaja de definir más claramente el margen de maniobra de las empresas suizas a escala internacional.
 
Estas empresas estaban de hecho desorientadas por esta situación ambigua. Según el informe sobre la política económica exterior, la Secretaría de Estado de Economía (SECO) tuvo que responder al menos a 270 solicitudes relativas a las exportaciones de bienes a Irán, solo de los meses comprendidos entre junio y septiembre.
 
“La comunidad empresarial necesita seguridad, saber si se puede exportar ciertos tipos de bienes a un país. Por lo tanto, crear una pauta sobre lo que las empresas pueden y no pueden exportar sin incurrir en sanciones, saliendo de la ambigüedad, incluso si incluye restricciones, es una ventaja para las empresas”, concluye Andrea Bianchi.

Relaciones Económicas

El volumen de relaciones comerciales entre Suiza e Irán alcanzó cerca de 741 millones de francos en 2010.
 
Suiza exportó bienes por un valor de casi 700 millones de francos a Irán e importó 41 millones.
 
En comparación a 2009, el volumen comercial disminuyó en 63 millones de francos.
 
Los productos principales de exportación de Suiza son los farmacéuticos, maquinaria y agrícolas.

Irán – Suiza

1919: apertura de un consulado suizo en Teherán (convertido en embajada en 1936).

Debido a su neutralidad, Berna representa en Irán los intereses de Italia (1946), Australia, Canadá, Gran Bretaña, Irlanda y Neozelanda (1952), Sudáfrica (1952,1979-1995) y Líbano (1984).

Berna asume la representación de los intereses iraníes ante las potencias del Eje (1941-1946), Israel (1958-87), Irak (1971-1973) y Sudáfrica (1979-1994).

Desde 1980, asegura los intereses consulares y diplomáticos de Estados Unidos en Irán y, desde 1979, los de Irán en Egipto.

El 18 de agosto de 2010: Suiza adopta las sanciones decididas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra Irán.

swissinfo.ch



Enlaces

×