Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Alumnos inmigrantes “Haga lo que haga, quiero ser el mejor”

Clase multicultural

¿Cómo se siente el niño llegado de Siria en una clase de alumnos suizos, tamiles, portugueses y americanos? El estudio de la OCDE intenta traducir en cifras las diferentes realidades.

(Elisabeth Real/Keystone)

En Europa, más del 20% de los alumnos en las aulas son hijos de inmigrantes. ¿Son buenos estudiantes? Les cuesta más que a los nativos, especialmente en Suiza, pero están más motivados y tienen más ganas de triunfar, según revela un estudio de la OCDE.

La diversidad en la escuela no constituye solamente un reto, sino también una oportunidad. O como escriben los expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en la introducción del nuevo estudioEnlace externo, “desde siempre, la diversidad ha sido fundamental en el progreso humano”. El documento consta de 300 páginas en la versión en inglés y contiene una decena de tablas. A partir de los datos de la prueba PISA 2015Enlace externo (sobre los conocimientos y las habilidades de los alumnos en más de 70 países), los autores evalúan más específicamente las capacidades de los alumnos que son hijos de inmigrantes.

Estudiantes OCDE

Estudiantes migrantes

Estudiantes

Sus habilidades no se miden solo con base en sus calificaciones escolares. El estudio también evalúa su sentido de pertenencia a la escuela, el nivel de angustia cuando tienen deberes para hacer en casa, su motivación para lograr buenas notas y su satisfacción con la vida en general.

Los datos cubren prácticamente toda Europa, Oriente Próximo, América y Oceanía, pero no África, con excepción de Argelia y Túnez.

La inmigración cambia profundamente la composición de las sociedades y, por tanto, también de las escuelas. En 2015, uno de cada cuatro alumnos de 15 años en los países miembros de la OCDE había nacido en el extranjero o tenía al menos un progenitor nacido en otro país. En Suiza y Luxemburgo, eran incluso uno de cada dos.

Diez puntos de diferencia

Por regla general, los alumnos inmigrantes, sobre todo los de la primera generación, se sienten menos a gusto en la escuela y obtienen resultados académicos menos buenos que los nativos. Las diferencias rondan el 10% en todos los criterios evaluados.

Los autores del estudio lo atribuyen a dos factores principales: las desventajas socioeconómicas (los inmigrantes, sobre todo los recién llegados, suelen ser pobres y no están aún bien integrados) y la barrera del idioma.

Suiza se sitúa en el grupo de una docena de países que registran peores resultados, como Austria, Bélgica, Alemania, Japón y Luxemburgo, entre otros.

La baja clasificación de Suiza se debe, ante todo, al miedo que les producen a los alumnos inmigrantes los deberes para hacer en casa. Si se evalúan únicamente los resultados académicos, la puntuación de los hijos de inmigrantes es claramente mejor.

El estudio lo atribuye a varios factores, entre ellos, “una política de inmigración selectiva, la calidad general del sistema educativo y la lengua en la que se imparten las clases”.

En materia de idioma, el estudio elogia el programa ‘Qualität in multikulturellen SchulenEnlace externo’ (Calidad en las escuelas multiculturales) de Zúrich, que es obligatorio en las escuelas del cantón donde más del 40% de los alumnos son plurilingües. En Zúrich, los planes de estudios se adaptan, los alumnos reciben cursos intensivos de alemán, pero también se fomenta y valora la lengua materna, la cultura de origen, en una perspectiva de respeto mutuo.

Muy motivados

Finalmente, si hablamos de motivación, los hijos de inmigrantes son más ambiciosos que el resto los alumnos y esto se observa en prácticamente todos los países analizados. “Haga lo que haga, yo quiero ser el mejor”: casi la mitad de los alumnos inmigrantes en Suiza suscriben esta afirmación, es decir, un 10% más que los nativos.


Traducción del francés: Belén Couceiro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes