Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Encarar el pasado


Estampilla en favor de niñez suiza violentada


Por swissinfo.ch y agencias


 Otros idiomas: 3  Idiomas: 3
Simonetta Sommaruga, ministra de Justicia, y Guido Fluri, una de las víctimas, en la presentación de la estampilla. (Keystone)

Simonetta Sommaruga, ministra de Justicia, y Guido Fluri, una de las víctimas, en la presentación de la estampilla.

(Keystone)

La oficina suiza de correos emitió una estampilla especial para contribuir al fondo de ayuda para las personas que fueron víctimas de abusos institucionales durante su niñez.

“Es un signo oficial de la consideración que tiene el Estado respecto de las  personas que sufrieron”, señaló la ministra de Justicia, Simonetta Sommaruga, durante la entrega del sello postal en un acto celebrado en el Palacio Federal (08.09) en presencia de las víctimas.

El timbre tendrá un costo de 1.50 francos, cincuenta centavos más que las estampillas ordinarias y ese sobreprecio será destinado al fondo creado en apoyo de las víctimas de abusos por parte de instituciones del Estado.

“Con esta estampilla oficial, el Estado expresa su aprecio y respeto por esas personas que hasta hace unos años fueron objeto de errores inimaginables”, agregó la consejera federal.

La medida contribuye igualmente a recordar a la sociedad que hay que proteger a los más débiles y hacer todo lo posible por evitar que los eventos del pasado se repitan, destacó.

La emisión del nuevo sello obedeció a una petición de la Mesa Redonda para las víctimas. La oficina de correos había hecho lo propio en favor de Pro Juventute y Pro Patria.

Políticas coercitivas

Cabe recordar que hasta 1981 se aplicaron en Suiza medidas coercitivas en el marco de los programas de asistencia social. Decenas de miles de niños fueron retirados de sus hogares para ser internados, de manera forzada, en instituciones o colocados en familias ajenas. En ambos casos fueron sometidos a malos tratos físicos y morales, además de tareas extenuantes.

Adicionalmente, niñas y mujeres fueron sometidas a esterilizaciones forzadas u obligadas a entregar en adopción a sus hijos, nacidos fuera del matrimonio.

Esas prácticas se aplicaron a los hijos de personas cuya conducta era considerada socialmente cuestionable: madres solteras, por ejemplo, padres que eran juzgados “haraganes” o “alcohólicos”, amén de los integrantes de las comunidades jenisch (gitanos).

El Gobierno pide perdón

En 2010, la entonces ministra de Justicia, Eveline Widmer-Schlumpf, pidió perdón a los jóvenes que fueron enviados a prisión entre 1942 y 1981 sin ser procesados y sin haber incurrido en crimen alguno.

Su sucesora, Simonetta Somaruga, hizo lo propio en 2013, cuando en nombre del Gobierno de Suiza pidió perdón por los abusos infligidos a los menores, las esterilizaciones forzadas de niñas y mujeres y el encierro que sufrieron tantas personas en el marco de los “cuidados administrativos”.

A pesar del reconocimiento oficial de los excesos, no se produjo ninguna compensación por lo que, en marzo de 2014, un grupo de víctimas encabezado por Guido Fluri, lanzó una iniciativa en ese sentido y que pidió la creación de un fondo de 500 millones de francos.

Indemnización

El Gobierno emitió una contrapropuesta por 300 millones con la que, estima, entre 12 000 y 15 000 víctimas podrían recibir indemnizaciones de hasta 25 000 francos por persona.

Hasta ahora, y en el marco de un programa de ayuda inmediata, se han distribuido 8,7 millones de francos entre 1117 personas. Cada una recibió entre 4 000 y 12 000 francos.

En abril pasado, Flury dijo que retiraría su propuesta y aceptaría la contrapropuesta, si esta última recibiera la luz verde del Parlamento, a fin de que los involucrados, muchos de ellos en edad avanzada y en situación de fragilidad, pudieran recibir ya el capital. El Consejo de Estados (cámara alta)  votará la próxima semana sobre el particular

El proyecto prevé también que el capital sea atribuido únicamente bajo petición y solamente a las personas afectadas directa y severamente. También contiene la solicitud inscrita en la iniciativa de un estudio científico exhaustivo y de un debate público sobre ese oscuro capítulo de la historia de Suiza.

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

swissinfo.ch and agencies



Enlaces

×