Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Extranjeros mayores


La información, medio de integración




Suministrar información a los inmigrantes mayores mediante la organizaciones de debates es uno de los objetivos del proyecto 'Juntos hacia el futuro'. (Keystone)

Suministrar información a los inmigrantes mayores mediante la organizaciones de debates es uno de los objetivos del proyecto 'Juntos hacia el futuro'.

(Keystone)

Llegaron a Suiza como trabajadores o refugiados y probablemente nunca pensaron que podrían pasar su vejez en este país. Un nuevo proyecto busca que los inmigrantes de edad avanzada conozcan los servicios a su disposición.

Cartones con nombres suizos y extranjeros reposan sobre las mesas en el centro de formación de la Cruz Roja Suiza en las afueras de Berna. Es el primer día del ‘Gemeinsam in die Zukunft’ (‘Juntos hacia el futuro’), un proyecto iniciado en 2014 por ciudades del cantón de Berna, incluida la capital, Biel y Langenthal.

Los nuevos estudiantes - de entre 30 y 64 años - vuelven de su pausa matinal charlando en alemán. Para la mayoría se trata de una lengua extranjera. Como representantes de comunidades italianas, españolas, portuguesas, turcas, albanesas, serbias, croatas y tamiles en Suiza, acuden para aprender a moderar debates entre los miembros de mayor edad de sus grupos.

El objetivo del programa es ayudar a los inmigrantes que envejecen a acceder a la información oficial sobre temas como nutrición, salud mental, seguridad social y jubilación, e informarles de los servicios disponibles.

“Hemos visto, por experiencias de primera mano, y por lo que escuchamos de los organismos especializados, que las generaciones de inmigrantes de 1960 y 1970 no aprovechan los servicios del gobierno local” para la tercera edad, señala Sibylle Vogt, coordinadora del curso.

“O no saben de la existencia de los servicios, o tienen inhibiciones, quizás por las dificultades del idioma. Lo que está claro es que carecen de información sobre el envejecimiento en Suiza”, indica a swissinfo.ch. “Requieren conocimientos, intercambios, consejos, acceso”.

Llegar a ellos

En 2014, el 11% de los residentes mayores de 60 años de Berna eran extranjeros. El proyecto de Berna está dirigido a 2 000 residentes extranjeros mayores que probablemente no pueden buscar información en alemán, lengua de la capital suiza. Aquí se incluyen antiguos trabajadores temporeros procedentes de España e Italia y refugiados de las guerras de los Balcanes de la década de 1990. Muchas de esas personas han mantenido su propia cultura (incluida la lengua) en sus muy unidas comunidades.

Según Evelyn Hunziker, del Centro de Competencia para el Envejecimiento de Berna, para llegar a los inmigrantes es conveniente el apoyo al proyecto por parte de una dependencia local del gobierno.

A guisa de ejemplo señala que “gente que vino aquí desde Turquía hace 40 años tiene una idea de un hogar de ancianos en Turquía en 1960 o 1970 - una habitación con una docena de personas en camas de hierro. Y piensan que un hogar de ancianos aquí, hoy, es igualmente terrible”. Sin información, no tienen ninguna posibilidad de cambiar su idea, agrega. “Es importante que puedan ver que en el siglo XXI la situación es diferente. En Suiza, y también en Turquía”.

Otro tema es la salud. Los inmigrantes tienden a ser menos saludables que los ciudadanos suizos, apunta Hunziker. Proporcionándoles información sobre nutrición y actividad física se puede mejorar su bienestar y evitar costos en el largo plazo.                                                                                           “Si no hacemos nada, el costo termina siendo mayor que si gastamos un poco”, anota, independientemente de que las personas sean suizas o extranjeras”.

Sin embargo, ha sido difícil establecer contacto con esos residentes. Muchos inmigrantes de edad son reticentes a confiar en el gobierno, dice Hunziker.

“Está claro que prefieren obtener información de sus contemporáneos - que hablan su idioma - que de una agencia oficial”.

Así nació el programa ‘Juntos hacia el futuro’.

Los moderadores

Catorce personas - dos hombres y 12 mujeres - se han registrado para la clase actual, que comenzó en octubre de 2015. Proceden de diversos países y cuentan con formaciones diferentes, desde traductores hasta educadores para adultos o enfermeros en Geriatría.

De treinta años, y procedente de Italia, Paola Oggiano trabaja para un sindicato de ese país y como voluntaria en la coordinación de actividades para los miembros mayores de su parroquia. Para ella, ‘Juntos hacia el futuro’ es la oportunidad de interactuar con la gente a un nivel personal más que profesional. Ser parte del grupo es una experiencia única, comenta. “Siempre me ha gustado estar con personas de diferentes culturas y diferentes lenguas”. 

Para Paola Oggiano el curso representa una forma de adquirir conocimientos que “pueden ayudarme a hacer mucho mejor mi trabajo voluntario”.

Además del conocimiento sobre dónde puede obtenerse la información, los estudiantes aprenden métodos para transmitir esa información a los miembros de su comunidad. ¿Cómo llevo una mesa redonda? ¿Dónde encuentro a los participantes? ¿Cómo ayudo a las personas a desarrollar la confianza para ir a una dependencia oficial?

Suela Kasmi, de origen albanés, trabaja en un centro que ofrece apoyo a las madres de niños pequeños, con un enfoque en programas para los inmigrantes. En 2014 participó en el programa piloto ‘Juntos hacia el futuro’. 

“Me preguntaron si me gustaría participar”, recuerda. “Yo estaba más interesada en las familias y los niños, pero soy bien conocida en mi comunidad. Tengo muchos contactos, desde niños hasta adultos. Es fácil para mí comunicarme, tanto con grupos como a nivel individual”.

Gente como Suela Kasmi se denominan en Berna ‘Schlüsselpersonen’, mediadores clave entre el gobierno local y las comunidades de inmigrantes.

“Para nosotros es importante un amplio apoyo”, subraya Hunziker. “Cuantas más personas conozcamos en los círculos de las diversas culturas, más información tenemos sobre lo que las personas de esas comunidades necesitan”.

Yolanda Gama, de México, representa a una serie de personas que viven en Suiza y hablan español.

Apoyo a los inmigrantes

Suiza es, al parecer, un buen lugar para envejecer, sin importar si se es suizo o extranjero. Este país obtuvo el primer lugar entre un total de 96 en el índice 2015 ‘Global AgeWatch’, que clasifica cada año a los países de acuerdo con el bienestar social y económico de sus residentes de edad avanzada.

“Con casi el 24% de su población por encima de los 60 años, Suiza tiene una serie de políticas y programas de actividades para personas mayores, promoción de sus capacidades, salud y entorno propicio”, anota el informe de ‘AgeWatch’. El país tiene una alta calificación en áreas como transporte público, esperanza de vida (83 años para los suizos, solamente un año menos que los japoneses, que son los más longevos), y apoyo de amigos y familiares.

Los inmigrantes no son las únicas personas mayores que necesitan apoyo. ¿Por qué, entonces, los organismos suizos y las oficinas del gobierno están tan interesados en ayudarlos?

“La declaración de la misión de Berna dice que queremos una alta calidad de vida para las personas mayores en la ciudad”, apunta Hunziker, “y que, naturalmente, los implicados sean informados acerca de los servicios disponibles”.

Según la coordinadora del curso, Sybille Vogt, “se trata de servicios a los que todo el mundo tiene derecho, pero muchos inmigrantes no sienten que tienen derecho a la información, al apoyo financiero. Esperamos ser capaces de convencerlos de que pueden exigir igualdad de oportunidades”. 

Hunziker está de acuerdo:

“Estamos aquí para todos, no solamente para los suizos”. 

 


Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×