Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Polonia obtuvo archivo Esfuerzos desde Berna para salvar judíos

Entrada principal del antiguo campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau

Entrada principal del antiguo campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau en Polonia. La leyenda señala 'El trabajo hace libre'. (Fotografía de 2003)

(Keystone)

Polonia adquirió un archivo de la Segunda Guerra Mundial, el llamado ‘Eiss Archive’, que documenta los esfuerzos de diplomáticos polacos en Suiza para sacar a judíos de Europa mediante la emisión de pasaportes falsos de países latinoamericanos.

El Ministerio de Cultura de Polonia y el Museo Estatal Auschwitz-Birkenau anunciaron que Polonia logró obtener el archivo tras más de un año de negociaciones con un propietario privado en Israel.

Los documentos serán exhibidos durante varios meses Berna antes de ser integrados a la colección del museo de Auschwitz. La institución se encuentra en el antiguo campo de concentración nazi del mismo nombre y que también ha sido convertido en memorial: Más de un millón de personas, la mayoría judía, fueron exterminadas en ese lugar.  

El ministerio y el museo indicaron que 330 personas lograron sobrevivir al Holocausto gracias a los pasaportes falsificados; otras 387 fueron asesinados a pesar de los documentos, y se desconoce la suerte de otros 430 que también habrían recibido los papeles apócrifos.

Los esfuerzos para el rescate fueron dirigidos por el embajador polaco en Suiza, Aleksander Lados, quien contó con el apoyo de otros tres diplomáticos polacos y dos representantes de organizaciones judías. El archivo lleva el nombre de uno de los representantes judíos, el rabino Jaim Eiss, muerto de un ataque al corazón a fines de 1943.

Empresario en Zúrich, Eiss era jefe de la sucursal suiza del movimiento ortodoxo Agudath Israel, y miembro de la red en Berna, dirigida por Lados, que trabajó en la elaboración de los documentos. Eiss organizó el contrabando de los pasaportes a los polacos atrapados en Alemania.

'Prueba irrefutable'

La adquisición del archivo por parte de Polonia se produce en momentos en que Varsovia busca enfatizar la ayuda que algunos conciudadanos proporcionaron a los judíos durante la ocupación nazi.

El archivo proporciona “pruebas irrefutables de que los polacos, el Estado polaco y sus representantes estuvieron sistémica e institucionalmente involucrados en salvar judíos durante la Segunda Guerra Mundial”, subrayó el ministro de Cultura polaco Piotr Glinski.

La colección incluye ocho pasaportes paraguayos elaborados por los diplomáticos polacos, fotos de judíos en busca de los documentos y cartas entre diplomáticos polacos y organizaciones judías.

Polonia y la Segunda Guerra Mundial

El 27 de junio de 2018 el conservador Gobierno de Polonia, PiS, suavizó una legislación vinculada con Holocausto que había causado molestias en Estados Unidos e Israel. Eliminó la amenaza de cárcel para las personas que sugirieran que la nación fue cómplice de los crímenes nazis contra los judíos.

La ley, que entró en vigor en marzo, imponía penas de prisión de hasta tres años para cualquier persona que empleara la frase “campos polacos de exterminio” o sugiriera “públicamente y contra los hechos” que la nación o el Estado polaco fueron cómplices en los crímenes de la Alemania nazi.

Alrededor de tres millones de judíos que vivían en la Polonia de la preguerra fueron asesinados por los nazis, lo que representa aproximadamente la mitad de todos los judíos asesinados durante el Holocausto.

El gobierno de PiS dijo en marzo que la ley era necesaria para proteger la reputación de Polonia, pero Israel y su aliado, EE UU, dijeron que se trataba de un encubrimiento histórico.

El tema del comportamiento de los polacos durante la Segunda Guerra Mundial se ha convertido en tema central para el gobierno de PiS, que argumenta que los gobiernos liberales anteriores intentaron enseñar a los jóvenes polacos a avergonzarse, no a enorgullecerse, de su historia.

Miles de polacos arriesgaron su vida para proteger a los vecinos judíos durante la guerra. Pero la investigación publicada desde la caída del comunismo en 1989 mostró que miles también mataron judíos o denunciaron a quienes los escondieron de los ocupantes nazis, desafiando la narración nacional de que Polonia fue únicamente una víctima.

Judíos de todo el continente fueron enviados a morir en campos de exterminio construidos y operados por alemanes en la Polonia ocupada por los nazis, incluidos Auschwitz, Treblinka, Belzec y Sobibor. Polonia era el hogar de la mayor comunidad judía de Europa en ese entonces.

Fin del recuadro

AP/Reuters/ts

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes