Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Risoterapia La risa, remedio infalible

Christina Fleur de Lys y Roland Schutzbach: ser feliz, una decisión personal.

(Christina Fleur de Lys y Roland Schutzbach)

Christina y Roland se definen como “embajadores de la risa y la alegría”. Desde hace cinco años, esta pareja suiza recorre el mundo enseñando los beneficios de la risoterapia, el yoga de la risa y la sanación cuántica.

“Hay que tomarse muy en serio el tema la felicidad”,  aseguran… Sin dejar de sonreír.

India, Nepal, Australia, Nueva Zelandia, Bali, Guatemala, Ecuador, Argentina y Chile son algunos de los países que Christina Fleur de Lys y Roland Schutzbach han visitado en los últimos años, impartiendo talleres cuyo tema central es la alegría, la risa y el arte de vivir.

Desde hace doce años se dedican a este tema en forma profesional, pero hace cinco decidieron ir un paso más allá y abandonar su ‘vida normal’ en Berna (ella como maestra, él como filósofo y profesor universitario) para convertirse en “trotamundos”.  

“Queríamos hacer un cambio, tomar más riesgos y vivir de una manera más ‘ligera’, en el buen sentido de la palabra. Dejamos nuestros trabajos, vendimos nuestra casa y optamos por este sistema de vida: cada año viajamos por el mundo durante 5 o 6 meses –de octubre a abril- y luego regresamos a Suiza, donde pasamos los otros seis meses”., explica Christina, en Chile, a swissinfo.

Fue en un viaje a la India donde conocieron la risa como terapia. “Para mí fue como una iluminación. Una solución para poder sortear los momentos difíciles y una vía para encontrar una dimensión más ligera de la vida, pero al mismo tiempo profunda. Entonces comencé a dedicarme a estas disciplinas en forma profesional, impartí cursos y me hice bastante conocido en Suiza”, cuenta Roland.

Cristina y Roland

Christina Fleur de Lys estudió pedagogía y se dedica desde hace más de veinte años a la mística cristiana, meditación, conocimiento curativo y las nuevas ciencias. Junto con dar talleres en sus viajes por el mundo, investiga otras culturas.

RolandSchutzbach ha escrito varios libros de contenido filosófico y da charlas sobre la filosofía de la alegría. Desde octubre de 2012 viajan por América del Sur; iniciaron su recorrido por Ecuador y luego hacia el sur a través de Perú, Bolivia, Argentina y Chile, su último destino antes de retornar a Suiza.

La Risoterapia es una terapia complementaria destinada a mejorar el estado físico y psicológico a través de la risa.

Fin del recuadro

Beneficios de la risa

El cuerpo es como una farmacia, dicen estos especialistas. Basta con sonreír para obtener beneficios: “el sistema inmunológico se hace más fuerte con la risa, se liberan endorfinas y serotoninas que fortalecen el cuerpo y dan sensación de bienestar, es  una terapia anti-estrés y anti-edad, que aumenta tu motivación y creatividad”.

Y para reír o estar alegre no es necesario tener razones, recalcan. “Hasta hace poco se pensaba que son las cosas buenas de la vida las que nos ponen felices, pero es al revés; es la felicidad la que provoca situaciones positivas. No tenemos que esperar a que nos vaya bien para estar contentos. Si decido estar ahora de buen humor, reír y estar más alegre, voy a atraer felicidad a mi vida. Pero si estamos esperando -y de mal humor- que lleguen cosas positivas, la alegría no va a venir por sí sola”, sostiene Christina.

En efecto -replica Roland- hay investigaciones que muestran que la felicidad depende solamente en un 10% de nuestras circunstancias. Es decir, si no tengo dinero, estoy enfermo o me ocurre algo negativo, eso influye solamente un 10% en mi felicidad.  El 40% de ella depende de mi actitud y habilidad para crear mi propia felicidad, y ése es nuestro campo de acción.

A juicio de ambos, sonreírle a la vida “es una decisión que pasa por cambiar nuestra manera de pensar. Y eso se puede lograr: a través del cuerpo podemos modificar el estado emocional. En un comienzo, el reírse a propósito (sin razón ni bromas de por medio) puede parecer un poco artificial. Pero luego cambia, sobre todo si estamos en un grupo, la risa se contagia”.

Naturalmente, es más fácil reírse en grupo- precisa Roland- pero si te acostumbras a hacerlo, puedes reírte en cualquier situación, simplemente tienes que decir jajaja y viene la risa. Puedes animarte con algo, pero es una risa más bien filosófica, una risa de sí mismo también. A veces tendemos a ponernos demasiado serios, pero en cuanto nos reímos de nosotros mismos, nos volvemos más ligeros. Es una liberación del ego.

swissinfo.ch: Sin embargo, existe cierto prejuicio en torno a estar feliz todo el tiempo. Incluso, está el dicho que reza “la risa abunda en la boca de los tontos”. ¿Qué opinan de esto?

Christina: “Me parece que es un dicho bastante intelectual y, en ese sentido, es verdad: cuando nos reímos no podemos pensar, la mente está un poco en pausa. Y sabemos que en muchas culturas -en la meditación, por ejemplo- lo que se busca es justamente esa brecha del vacío o de no pensar, porque en ese momento podemos recibir mucha más información que pensando. Ya lo dijo Einstein: no podemos solucionar los problemas con la misma mente que los ha creado.

swissinfo.ch: Han recorrido Sudamérica desde octubre del año pasado. ¿Cómo fue esta experiencia?

“Una experiencia única; hemos sido bienvenidos en todos lados. De nuestros viajes, nunca nos había pasado que la gente nos recibiera con tantas ansias, preguntan, comentan, se interesan mucho. También nos han recibido en sus casas, han sido muy hospitalarios”, comentan ambos.

Christina confiesa que, de Sudamérica, le gustó especialmente Chile. “Nos llamó la atención que aquí la gente sonríe mucho; en el bus, en los restaurantes, cuando conversan se sonríen mucho y están en contacto, las parejas se tratan en forma amable y afectuosa. ¡Eso me encanta. Y me hace feliz! jajaja.

-Así como ser feliz es una decisión personal, también un país podría ponerse como misión ser feliz. Y Chile nos parece un buen candidato, agrega Roland: “Un país con buenos índices económicos y grandes y modernos edificios… ¿Cómo sería construir una torre que, en vez de estar dedicada a los negocios, fuera exclusivamente para la risa, para ser feliz? Tal como en Francia está la Torre Eiffel, aquí existiría esta torre, como un símbolo de que la risa y la alegría son muy importantes para un país. Sería genial”.

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes