Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Suizos en el exterior


Los suizos emigran sobre todo a Francia y Alemania


Por Kai Reusser y Luigi Jorio


La diáspora helvética en el mundo es cada vez más numerosa. Más de uno de cada diez suizos vive en el extranjero. La mayoría reside en Europa, especialmente en Francia y Alemania.

A finales de 2015, eran más de 760 000 los suizos que residían fuera del país, una cifra que equivale a la población del cantón de Vaud. La diáspora helvética en el mundo se ha duplicado desde 1980. Con una colonia de casi 200 000 personas, Francia es el país que más expatriados helvéticos acoge. Y 3 982 suizos se mudaron 3 982 suizos se mudaron en 2014 al país vecino en 2014, según las cifras más recientes de la Oficina Federal de Estadística. En segundo lugar se sitúa Alemania, con 86 774 expatriados suizos a finales de 2015. Unos 2 667 dejaron la Confederación en 2014 para establecerse en suelo alemán.

chart

Hoy, la gente se desplaza mucho por diferentes motivos: turismo, familia, trabajo o estudios, explicó Gianni D’Amato, director del Foro Suizo para el Estudio de la Migración y la Población, durante el reciente Congreso de los Suizos en el Extranjero en Berna. 

La mayoría de los suizos que deciden emigrar son jóvenes: la edad promedio es de 33 años en el caso de las mujeres y de 35 en el de los hombres, precisó D’Amato. El profesor de la Universidad de Neuchâtel anotó, no obstante, que los jubilados constituyen el 7% de las personas que abandonan Suiza.

Un estudio de Philippe Wanner, profesor del Instituto de Democracia y Socioeconomía de la Universidad de Ginebra, revela que buena parte de los emigrantes suizos proviene de regiones urbanas de Ginebra, Zúrich, Lausana, Berna y Basilea.

¿Ha dejado Suiza para establecerse en un país europeo o del resto del mundo? Comparta con nosotros los motivos que le llevaron a salir del país y envíenos un comentario.


Traducción del italiano: Belén Couceiro, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×