Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Adiós a las latas de sardina ambulantes Suiza contribuye a modernizar transporte público en Bolivia

Los millares de taxis colectivos del transporte público convierten en virtuales estacionamientos muchas de las vialidades principales bolivianas.

(AFP)

Pequeños sistemas de transporte con decenas de miles de vehículos de distinto tamaño y tiempo de uso: minibuses, vagonetas y automóviles atoran las ciudades bolivianas escupiendo gases tóxicos y de efecto invernadero, obligando al usuario a viajar incómodo y, con frecuencia, a correr riesgos. 

“Una de las líneas de ‘Aire Limpio’Enlace externo es modernizar los sistemas de transporte público”, señala Freddy Koch, jefe del proyecto ejecutado por SwisscontactEnlace externo con apoyo financiero de la cooperación suiza.Enlace externo

La liberalización del transporte -dictada por los gobiernos de los años 90  para desinflar el desempleo- ha multiplicado el número de vehículos, colapsado el sistema y generado un sistema sindicalizado que suele ‘imponer sus reglas’ en detrimento del pasajero.

“Aire Limpio”

Es un proyecto ejecutado por Swisscontact con apoyo financiero de COSUDE para reducir la contaminación del aire en Bolivia al atacar las causas en su fuente: el parque automotor  (hoy cerca de 1,4 millones) y las fabricas artesanales de ladrillos, entre otros.

La cooperación suiza ha aportado cerca de 12 millones de francos suizos. El paso actual de Swisscontact es mantener la cooperación con las alcaldías para modernizar el transporte público.

Fin del recuadro

“Vehículos antiguos, de mala calidad, sucios y un sistema deficiente” que se agolpa en horas pico, descuida el resto del día e incrementa la contaminación atmosférica” es el cuadro que traza Koch de la situación.

A pesar del costo político, un proyecto piloto de autobuses gestionado por la Alcaldía de La PazEnlace externo aplica paradas establecidas, horario de trabajo de 24 horas en  los siete días de la semana para atender mejor las necesidades de la población y modernizar en unos años todo el sistema de transporte público.

“Ya no se prioriza las obras en las vías pro vehículo (actualmente cerca de 1,4 millones en el país), sino que se piensa en recuperar los espacios públicos para el peatón, para la bicicleta”, precisa el experto, refiriéndose al nuevo concepto de movilidad urbana sostenible en el que Swisscontat trabaja con los municipios de La Paz, El Alto, Cochabamba, Santa Cruz, Tarija, Sucre, Potosí, Oruro y Trinidad

Un servicio de calidad tiene costo

“El costo de un buen servicio de transporte suele ser más elevado que la tarifa cobrada y eso es común en América Latina y Europa. Por tanto, existe un subsidio público en los países de la región y  también en Suiza, precisa Koch.

El sistema piloto de buses Puma Katari atiende a entre 3 y 4% de la población paceña con 60 unidades que de momento no  circulan por rutas troncales. Gran parte de los usuarios emplean aún el transporte sindicalizado tradicional y el teleférico que une La Paz con El Alto.

A semejanza de otras ciudades avanzadas en la materia, el sistema de buses Puma Katari es un servicio sin afán de lucro, cómodo, limpio, con horario y promoción de la cultura ciudadana revalorizando los principios de respeto a los mayores y las normas de urbanidad.

 “Creo que el precio que en este momento está pagando la sociedad a través de sus impuestos, que se traduce en un subsidio al transporte público, está bien invertido”, constata el experto .

Si en vez de 20.000 minibuses en La Paz circularan 2.000 buses Puma Katari mejoraría la atención y disminuiría la contaminación. En esta perspectiva, el Gobierno edil paceño ampliará su flota y la ciudad de El Alto proyecta la compra de 60 unidades para un sistema similar al de La Paz. Cochabamba y las otras ciudades bolivianas abren esa puerta a pesar de la oposición inicial de los transportistas sindicalizados.

Proyecto Piloto Puma Katari

A pesar del peso político de los transportistas sindicalizados, la Alcaldía de La Paz gestiona un moderno sistema piloto de transporte público que recorre rutas alternativas con 60 autobuses denominados Puma Katari. Ya tiene en programa la compra de otras 40 unidades.

“El diseño de los autobuses es más boliviano que chino, con un 85% de tecnología de punta mundial: motor inglés, sistema de suspensión japonés, frenos belgas y otros elementos fabricados en otros países”, explica el ingeniero Roberto Custode. Cuesta 165.000 dólares.

Un promedio de 26.000 personas por día (cerca del 4% de los viajes que realiza) se movilizan diariamente en este medio. El resto sigue haciéndolo en el sistema obsoleto tradicional.

Ante la mejora sustancial del servicio otras ciudades capitales se aprestan a seguir ese paso. Tal como lo hizo para la construcción del teleférico en La Paz, Swisscontact presta asesoramiento técnico en la materia.

Fin del recuadro

Aliado estratégico

Swisscontact ha sido y es un aliado estratégico de los municipios. “Creo que los 10 años de inversión en el proyecto Aire Limpio está llegando a  su elemento cúspide con el apoyo y la asistencia técnica a la modernización del transporte en todos estos municipios”, señala Koch aludiendo a la contribución suiza en la planificación del teleférico y de los sistemas de transporte.

El reto siguiente es hacer comprender a los transportistas las ventajas de que -como ocurre en otros países-, se organicen en empresas de transporte público incorporadas en un marco donde ellos ponen sus autobuses y el municipio administra los recursos y el sistema.

Aire Limpio ha firmado, en este sentido, un convenio con un sector importante de los transportistas para ayudarles a formar la primera empresa privada del sector. Al convertirse en empresarios podrán optar a créditos de la banca, siempre y cuando tengan un contrato de al menos 10 años con el municipio.

El asunto a resolver es qué se hará con las movilidades descartadas. Lo ideal sería convertirlas en chatarra e indemnizar a sus dueños, pero no es posible por falta de fondos. Freddy Koch ve, por tanto, la posibilidad de venderlas en el mercado de ocasión para paliar los costos.

“El cambio ha llegado y se han dado cuenta de que si no se modernizan mueren”, concluye al tiempo de señalar que la inversión de unos 12 millones de francos de la cooperación suiza en Aire Limpio da réditos: la inversión pública de 264 millones en el teleférico, los 100 millones previstos para la modernización del transporte en el país, 20 millones en los Puma Katari y otros 10 millones para otros autobuses, demuestran el efecto multiplicador del proyecto medioambiental y social.

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes