Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Suiza-Guatemala: Caso Sperisen


Javier Figueroa en el juicio en Ginebra




Le llamaban 'el vikingo', es Erwin Sperisen en sus tiempos de jefe de la PNC. (Keystone)

Le llamaban 'el vikingo', es Erwin Sperisen en sus tiempos de jefe de la PNC.

(Keystone)

Este martes fue la novena jornada de audiciones en el proceso del binacional Erwin Sperisen en el Tribunal Criminal de Ginebra. Un día en el que fue llamada a presentarse ante el tribunal otra figura señalada como responsable de ejecuciones extrajudiciales en Guatemala: Javier Figueroa, hoy refugiado en Austria.

Para los guatemaltecos resulta reprobable que en ese país europeo, vecino de Suiza, se haya librado de toda pena a Javier Figueroa, a falta de pruebas para condenarle.

Hoy, este hombre, ex subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), es decir, la mano derecha del director, Sperisen, ha hecho su aparición en Ginebra, Suiza, donde su amigo Erwin es juzgado por los mismos hechos que a él se le han señalado.

Se trató de un momento de singular interés, aunque a nadie sorprendió que defendiera a su otrora jefe y que repitiera los mismos argumentos que él ha pregonado en su defensa.

Figueroa fue llamado por el tribunal criminal de Ginebra como testigo en los hechos ocurridos en la cárcel de Pavón, el 25 de septiembre de 2006. Pero de su boca solo surgieron imprecisiones como respuestas a la presidenta del tribunal, Isabelle Cuendet.

Al menos, en algo todo el mundo estará de acuerdo con lo que dijo aquí Figueroa: “En Guatemala ha habido siempre ejecuciones extrajudiciales”.

Pero esa imprecisión no sirve a Cuendet ni al fiscal Yves Bertossa, que ha llevado a Erwin Sperisen a los tribunales. Estos días, definitivamente ambos han tenido que armarse de paciencia al escuchar incongruencias, desviaciones, falta de claridad en las respuestas, declaraciones vagas en un español que hay que traducir y ese repetido sentir por parte de la defensa y los testigos allegados a Sperisen de que ellos no comprenden que “en Guatemala todo es diferente”.

Seguimiento del proceso en español

Seguimiento diario para todos los medios en español y en especial para los medios de Guatemala, de dos periodistas latinoamericanos a través de una sección especial en la página de la Red Internacional de Derechos Humanos. enlace:  www.ridh.org/Cobertura_Sperisen/

Un operativo sin responsable

Tanto Figueroa, como los testigos de ayer, el exjefe de seguridad del sistema penitenciario, y el coronel a cargo del despliegue en el operativo de Pavón, estuvieron presentes en ese reclusorio el día del asesinato de siete reos, pero nunca se enteraron de cómo fueron sus muertes, o, incluso, declaró el militar, ni siquiera se enteró de esos fallecimientos.

Vaya, nunca hubo un responsable de la operación Pavo Real, el nombre que se le dio a este operativo del Gobierno del otrora presidente Óscar Berger Perdomo, aseguró por su parte, el exjefe de seguridad, que ya pasó por un proceso en 2010 en Guatemala. Y aprovechó el momento en Ginebra para criticar la labor de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), el órgano creado a petición del propio Estado guatemalteco.

Negada la existencia de la lista negra

Tampoco hubo la mentada lista de reclusos, dijo. De este modo rechazó los señalamientos de uno de sus subalternos, un funcionario militar penitenciario que también rindió testimonio en Ginebra hace unos días y aseguró que las ejecuciones extrajudiciales tuvieron lugar con el conocimiento de todos los implicados, y con base en esa lista.

Sí, Ginebra en estos días se ha acercado más que nunca al pequeño país centroamericano, a sus problemas de siempre, a ese poder invisible que lo ha marcado por años como uno de los países donde la impunidad es sistemática.

Pero en Guatemala hay esperanzas en el juicio en Ginebra a Erwin Sperrisen. “Mejor allí que en ningún sitio”, comenta a swissinfo.ch un abogado desde la capital de ese país, que prefiere guardar el anonimato.

“Este proceso significa que hay esperanza ante la impunidad que ha prevalecido en este caso en Guatemala. Esperamos que Suiza establezca un proceso adecuado, con todas las garantías procesales, protección de testigos y que logre justicia. Un modo de ayudar a Guatemala para que estos hechos no se repitan jamás”, indica, por su parte, Sandino Asturias, director del Centro de Estudios de Guatemala (CEG), una de las muchas instituciones que luchan por el ‘Nunca más’.

De qué se le acusa

El Ministerio Público (MP) de Ginebra remitió el caso de Erwin Sperisen al Tribunal Criminal cantonal al considerar que había suficientes elementos para señalarlo como partícipe en el asesinato de diez reos durante sus funciones a la cabeza de la Policía Nacional Civil de Guatemala, de julio de 2004 a marzo de 2007.

El MP concretamente le reprocha haber dado la orden en 2005 de matar a tres detenidos que escaparon de la penitenciaria Infiernito y de haber maquillado uno de los escenarios del crimen para hacer creer que estas muertes se produjeron durante un tiroteo entre los reos y la policía.

También se le acusa por la ejecución de siete detenidos en la operación policial de 2006 para retomar el control de la cárcel de Pavón, en el marco de un operativo gubernamental en todos los centros penitenciarios guatemaltecos.

swissinfo.ch



Enlaces

×