Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Suiza-Guatemala


Fiscal suizo pide cadena perpetua para Sperisen




El señor Erwin Sperisen en la corte. (Keystone)

El señor Erwin Sperisen en la corte.

(Keystone)

¿Quién tenía el poder de decisión? Una de las preguntas clave del procurador Yves Bertossa para determinar la culpabilidad del acusado y solicitar a los miembros del jurado del Tribunal Criminal de Ginebra que se condene con la cárcel de por vida al ex jefe de la policía guatemalteca, por la muerte de diez reos en ese país centroamericano.

En Ginebra concluyó la segunda semana del proceso en contra del ex jefe de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala, el suizo-guatemalteco Erwin Sperisen. Luego de dos semanas de audiciones, tocó el turno al procurador ginebrino Yves Bertossa de argumentar razones, resumir testimonios y definir la pena que considera adecuada para el acusado, el sr. Sperisen, de 43 años de edad.

Bertossa, de 40 años, sacó todas las armas de la oratoria que tenía bajo el brazo para apoyar las pruebas que presenta en contra del señor Sperisen, recapitulando los testimonios de los testigos llamados durante estos últimos 15 días a presentarse a rendir testimonio en la corte criminal de Ginebra.

Esta vez no fue necesario mirar a la pantalla para analizar las pruebas en video de los hechos ocurridos en la Granja Modelo de Rehabilitación Pavón, el 26 de septiembre de 2006, pruebas que hoy son el material más fuerte de la acusación  en Suiza, y que, en su momento, sirvieron en Guatemala para demostrar una operación exitosa que sirvió para recuperar un reclusorio que tenía una década de haber quedado bajo el control de reclusos que formaban el autodenominado "Comité de Orden y Disciplina”.

El fiscal Bertossa mencionó una serie de pruebas que marcaron los hechos ese día en la operación Pavón, “la principal ese año en Guatemala”, y repitió una y otra vez que el amigo ginecólogo del que hoy está en la silla de los acusados en Ginebra, fue el hombre que también compartió las responsabilidades de las siete ejecuciones extrajudiciales allí realizadas, junto con Sperisen, Vielmann, y toda la comitiva de subalternos.

"Crímenes de Estado”

A Ginebra llegó también en días pasados el paquete de documentos del proceso austriaco que se realizó contra el brazo derecho de Sperisen, el subjefe de la PNC, Javier Figueroa, “el refugiado más famoso que tiene Austria”, mencionaría entonces la prensa del vecino país. Y es que Figueroa recibió asilo en ese país, aunque también debió pasar por el banquillo de los acusados en un tribunal local, sin ser inculpado. Un proceso sin mucho empeño, considera Bertossa.

También mencionó un vídeo que la familia Sperisen colocó en su página de FB, en el que aparece el ex presidente Oscar Berger, en el Ejecutivo guatemalteco de 2004 a 2008, en el que justifica la operación Pavón. Para el fiscal ginebrino, estas y otras declaraciones solo dejan claro que “estos asesinatos son crímenes de Estado, planificados, organizados y decididos por las más altas instancias” del otrora gobierno guatemalteco.

“Limpieza social”

La acusación del fiscal Bertossa reitera aquella de las voces de defensa de los derechos humanos en el país centroamericano: un plan de “limpieza social” bajo la dirección de Sperisen, y que fue el contexto de los hechos ocurridos en el salto a la prisión Pavón en 2006, con el saldo de siete muertos en el enfrentamiento y en el operativo en el penitenciario “El Infiernito”, en 2005, donde 3 prófugos murieron, también en enfrentamiento, según la versión oficial de estos sucesos, aunque informes al respecto, reiteró Bertossa, no existen en ningún sitio.

En definitiva, para el Ministerio público es sencillamente inaudito que en su función, el señalado no hubiese estado al corriente de los 10 asesinatos –porque Bertossa tiene claro con las pruebas que efectivamente fueron asesinatos despiadados, pues el 75% de los impactos de bala en los cuerpos fueron en el tórax y a corta distancia - y aún más, en el caso de una muerte se le acusa de autor directo.

El fiscal advirtió a los jueces del Tribunal Criminal de Ginebra que jamás tendrían tantos elementos de prueba como los que se han reunido con las fotos, los vídeos y los testimonios y apeló a su “buen sentido e íntima convicción” para juzgar el caso.

Y no faltó la ironía, ni la voz alta para señalar al suizo-guatemalteco, que sostiene su inocencia, bajo el argumento de la ignorancia de esas muertes.

En conclusión, Bertossa dijo que juzgar a los autores de estos hechos es importante para la democracia de Guatemala y reiteró: “cuando uno se comporta como un criminal, es un criminal”.

El proceso continúa el lunes próximo con el alegato de la querella y el martes con el de la defensa. El veredicto se espera el viernes 6 de junio.

De qué se le acusa

El Ministerio Público (MP) de Ginebra remitió el caso de Erwin Sperisen al Tribunal Criminal cantonal al considerar que había suficientes elementos para señalarlo como partícipe en el asesinato de diez reos durante sus funciones a la cabeza de la Policía Nacional Civil de Guatemala, de julio de 2004 a marzo de 2007.

El MP concretamente le reprocha haber dado la orden en 2005 de matar a tres detenidos que escaparon de la penitenciaria Infiernito y de haber maquillado uno de los escenarios del crimen para hacer creer que estas muertes se produjeron durante un tiroteo entre los reos y la policía.

También se le acusa por la ejecución de siete detenidos en la operación policial de 2006 para retomar el control de la cárcel de Pavón, en el marco de un operativo gubernamental en todos los centros penitenciarios guatemaltecos.

Seguimiento del proceso en español

Seguimiento diario para todos los medios en español y en especial para los medios de Guatemala, de dos periodistas latinoamericanos a través de una sección especial en la página de la Red Internacional de Derechos Humanos. enlace:  www.ridh.org/Cobertura_Sperisen/

swissinfo.ch



Enlaces

×