Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Cuentas secretas de Marcos


Suiza marca la pauta en la restitución de activos




El presidente filipino Ferdinand Marcos, derrocado en 1986 tras veinte años de dictadura, murió en el exilio en Hawai, en 1989. (AFP)

El presidente filipino Ferdinand Marcos, derrocado en 1986 tras veinte años de dictadura, murió en el exilio en Hawai, en 1989.

(AFP)

Las víctimas de la ley marcial bajo el régimen de Ferdinand Marcos están a punto de ser indemnizadas con fondos de la fortuna que el dictador resguardó en Suiza. Es el resultado de un proceso largo y complejo, pero que sirve de modelo internacional para la restitución de activos de los potentados.

Hasta ahora se han presentado unas 47 000 reclamaciones de víctimas – más del doble de lo previsto – y se espera que sigan llegando solicitudes antes del 30 de mayo. De acuerdo con lo previsto, los pagos se realizarán el año próximo, justo tres décadas después de que las autoridades suizas congelaran los fondos ocultos de Marcos.

Una larga espera que ha supuesto muchos problemas, según los testimonios que publica en Facebook el Consejo de Reclamaciones de las Víctimas de los Derechos Humanos de Filipinas.

Marlette Marasigan, una de las afectadas, asegura que es difícil reponerse de las experiencias de abuso vividas y aún más tener que revivirlas una y otra vez para cumplir con todos los detalles técnicos que exige el protocolo de recuperación de activos. “Es muy frustrante, ya somos víctimas de lo sucedido y ahora lo somos también de este proceso”, refiere.

En prácticamente todos los casos el proceso de recuperación de fondos ha sido largo y tedioso, pero actualmente se basa en un método consensuado entre Suiza y Filipinas tras una larga serie de negociaciones.

Suiza es pionera en la devolución de fondos saqueados por gobernantes. Hasta la fecha ha devuelto activos por el equivalente a 1 800 millones de dólares (1 700 millones de francos suizos) a varios países, entre ellos Filipinas. Es decir, ha restituido un tercio de los 5 000 millones de dólares que se han devuelto a escala global, según estimaciones del Banco Mundial.

Cronología: Las fortunas de los déspotas en cajas fuertes suizas

Estas cifras ponen en evidencia el desinterés que hay en muchos gobiernos por la rendición de cuentas y la transparencia, prácticas que ayudan en gran medida a restituir activos derivados de la lucha contra la corrupción, afirma Gretta Fenner, directora del Instituto de Gobernanza de Basilea.

“Suiza es una especie de alma solitaria y no puede librar esta batalla sola”, declara a swissinfo.ch.

Suiza marca tendencias

Pese a la larga tradición de secretismo que ha caracterizado durante décadas a Suiza y sus banqueros, en los últimos 20 años el sector financiero helvético ha trabajado intensamente para sacudirse la reputación de ‘lavador’ de dinero sucio del mundo.

Una transparencia que también ha sido alentada por la presión de Estados Unidos y de otros países para terminar con la evasión fiscal y los delitos de ‘cuello blanco’.

En 1986, al congelar los haberes de Ferdinand Marcos en la banca helvética, Suiza sentó un precedente: Fue la primera vez en su historia que se dispuso a devolver fondos controvertidos a sus legítimos propietarios.

"A partir del caso Marcos, Suiza empezó realmente a desarrollar una política de recuperación de activos”, explica Fenner.

"No sé si Suiza lo hizo exclusivamente para mejorar su imagen o porque adquirió un verdadero sentido de la responsabilidad sobre el papel que juega en la lucha contra la corrupción, pero se confirmó como un país preocupado por la restitución de activos”, añade.

El caso de Marcos también contó con la voluntad política de los dos países y una historia de cooperación estrecha entre Suiza y Filipinas que suma más de 150 años.

Los 685 millones de dólares de las cuentas de Marcos que bloqueó el Gobierno suizo representan “uno de los montos más altos jamás devueltos por un gobierno a un país víctima de un régimen cleptocrático”, señala a swissinfo.ch Stefan von Below, portavoz del Ministerio helvético de Exteriores.

"Esto marcó el inicio de una agenda global en materia recuperación de activos y estableció nuevos estándares para las futuras restituciones y el uso potencial que debe darse a los fondos obtenidos de manera ilegal. Asimismo, tuvo un impacto directo en las negociaciones y el contenido de la Convención de la ONU contra la Corrupción (CNUCC), que dedica un capítulo íntegro a la recuperación de activos”.

El dinero devuelto permite a Filipinas clausurar una época difícil. Y fortalece la posición de Suiza como nación que se toma en serio la lucha contra los dictadores y los regímenes autocráticos que abusan y sustraen fondos para ocultarlos en los principales centros financieros.

Pero la devolución de estos activos es un proceso complejo y puede durar años. Todo depende de la agilidad del intercambio de información y de la cooperación entre los países involucrados, ya que se requieren voluntad política, así como trabajo legal y financiero.

La legislación suiza en la materia busca justamente acelerar este tipo de procesos. La restitución es un tema prioritario para la política exterior de Suiza.

"Suiza se ha convertido en líder mundial en este ámbito”, subraya von Below.

Un cambio de actitud

Tomó años de negociaciones y fallos judiciales que Filipinas pudiera hacer uso de los 685 millones de dólares que Suiza le restituyó. La distribución pactada fue la siguiente: dos tercios financiarán reformas agrícolas en beneficio de los campesinos sin tierra, en congruencia con los principios marcados por la Constitución de 1987. Y el tercio restante irá a compensar a las víctimas.

El presidente Benigno Aquino III creó el Consejo de Reclamaciones en febrero de 2014 para compensar a las víctimas y las familias de quienes sufrieron abusos como la tortura, las ejecuciones sumarias y desapariciones durante los 20 años del gobierno autocrático de Marcos.

Desde entonces, Suiza ofrece asistencia técnica a la junta, autentificando las solicitudes antes desembolsar el dinero.

El gobierno de Aquino espera distribuir los fondos antes de que finalice su mandato en junio de 2016, dice Andrés Bautista, un abogado formado en Harvard que Aquino nombró presidente de la Comisión Presidencial de Buen Gobierno, que se encarga de la recuperación de la riqueza ilícita de Marcos.

Para memoria, la madre de Aquino, Corazón Aquino, constituyó el llamado buen gobierno el mismo año que derrocó a Marcos y que Suiza congeló los depósitos del finado político.

Marcos, quien impusiera la ley marcial en su patria entre 1972 y 1981, murió exiliado en Hawái, en 1989, sin admitir delito alguno.

El Gobierno filipino ha recuperado cerca de 4 000 millones de dólares, gran parte saqueados a la industria del coco, pero se cree que puede haber otros 6 000 millones ocultos en el mundo.

Y la experiencia ha evidenciado que, efectivamente, aún hay más tesoros perdidos por rastrear. Por ejemplo, el año pasado un antiguo asesor de la exprimera dama de Filipinas fue encarcelado por conspirar para vender un lienzo de Claude Monet por 32 millones de dólares a un suizo.

"Por esa razón seguimos buscando dinero en Suiza y otros países europeos", expresa Bautista, aunque deja claro también que las autoridades suizas han declarado que no hay más fondos ocultos de Marcos en su plaza financiera.

Esta divergencia de opiniones se repite en otros ámbitos. Otro de los temas que ha generado inquietud con respecto a la restitución de fondos a Filipinas es que un país rico, como Suiza, pudiera interferir en la soberanía del país asiático.

“No vemos ninguna injerencia por parte del Gobierno suizo en expresar su preferencia por que el dinero vaya a las víctimas. No lo consideramos una injerencia porque es algo de lo que estamos plenamente convencidos”.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch



Enlaces

×