Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Contra la discriminación La homofobia: un crimen en Suiza

Esta pareja se besa durante un acto parte de la campaña 'sí a la protección contra el odio homófobo', realizado en Zúrich a principios de año. Este 9 de febrero Suiza dijo sí a la extensión de la norma antirracista para que la homofobia pueda ser sancionada penalmente.

(Keystone / Walter Bieri)

La discriminación basada en la orientación sexual será sancionada en Suiza de la misma manera que el racismo. El electorado aceptó en las urnas, por 63% de votos a favor la inclusión de la homofobia en el Código Penal suizo.

Las casillas electorales cerraron a las doce del día y ya se puede afirmar que el pueblo aceptó la ampliación del artículo 261bisEnlace externo del Código Penal contra el racismo, para que también se castiguen los actos homofóbicos. No obstante, 4 de 10 electores activos votaron en contra de esta modificación a la norma antiracista suiza.  En este mapa puede ver los resultados definitivos y pulsar sobre cada cantón para conocer detalles de cómo se votó en su territorio:

Contenido externo

Resultado de la votación del 9 de febrero de 2020

¿Qué cambia exactamente?

El derecho penal prevé penas privativas de libertad y multas para las agresiones o la discriminación por motivos de afiliación racial, ética, religiosa y, a partir de ahora, también por discriminación debido a la orientación sexual. 

El Gobierno y el Parlamento decidieron completar el artículo del Código Penal contra el racismo añadiendo la discriminación basada en la homosexualidad, la heterosexualidad o la bisexualidad de una persona o un grupo de personas.

En su opinión, la ampliación del derecho penal era necesaria para reforzar la protección contra la homofobia, ya que la dignidad humana es un valor fundamental en la sociedad suiza y el comportamiento discriminatorio viola los principios garantizados por la Constitución Federal. 

Por consiguiente, la legislación suiza se ajusta a la de países como Francia, Austria, Dinamarca y los Países Bajos, que también han aprobado leyes que permiten castigar la homofobia en el derecho penal. 

¿Qué no se tolerará?

De este modo, en el futuro se prohibirán los actos o declaraciones públicas que atenten contra la dignidad humana de una persona o un grupo de personas en relación con su orientación sexual, creando un clima de odio y poniendo en peligro la coexistencia pacífica en la sociedad. 

También se castigará a aquel que se oponga a prestar un servicio al público, como la entrada a un restaurante o pernoctar en un hotel, debido a la orientación sexual del intereado o interesada.

En la actualidad, el autor de una infracción de la ley contra el racismo se arriesga a una pena de hasta tres años de prisión. Dado que este tipo de delito se persigue de oficio, las autoridades tendrán que intervenir cuando tengan conocimiento de actos de odio y discriminación por motivos de orientación sexual. Pero se niega a las asociaciones el derecho a ser parte en el procedimiento y a solicitar una reparación.

Sin embargo, el derecho penal no se aplica a las declaraciones o actos dentro del círculo de familiares o amigos. Tampoco se aplica a los debates objetivos en público, que siguen estando permitidos.

¿Por qué se votó hoy?

Al cambio de ley aprobado por el Parlamento se opuso un referéndum lanzado por la Unión Democrática Federal (UDF), un pequeño partido ultraconservador que afirma basar sus posiciones políticas en principios bíblicos. 

¿Qué es un referéndum?

video

El UDF, que ya había luchado, también si éxito, contra la unión civil de parejas homosexuales en 2004, logró reunir las 50 000 firmas necesarias para el referéndum. Por ello hoy el electorado trató el tema en este domingo de votaciones federales en Suiza, la primera cita del año, de cuatro en total.

Entre los principales partidos, sólo la Unión Democrática del Centro (UDC) se puso del lado de la UDF. Los dos grupos políticos de derecha lucharon contra lo que denominaron una "ley del bozal". 

Ataque a la libertad de expresión, dicen opositores

A juicio de estos grupos opositores, la extensión de la norma racista para sancionar la dicriminación homófoba es una censura a la libertad de expresión y de conciencia. A sus ojos, el Código Penal ya ofrece una sólida base jurídica para defender a cualquier ciudadano en caso de insultos, amenazas y calumnias.

Durante la campaña previa a la votación, dos comités tomaron el campo para luchar contra el nuevo artículo de la ley. El primero, compuesto principalmente por miembros de la UDF y la UDC. El segundo, formado por personas del colectivo LGBTIQ que argumentaron querer los mismos derechos que el resto de los ciudadanos, pero no un tratamiento especial.

Cabe señalar, sin embargo, que las organizaciones LGBTIQ apoyaron la propuesta de enmienda del Código Penal aprobada por el Parlamento. Sus miembros se reunieron en un comité que lucha por garantizar una mayor protección de las personas lesbianas, gays y bisexuales contra el odio, la denigración y la discriminación.

Reacciones, hoy

La ministra suiza Karin Keller-Sutter, encargada de las carteras de Justicia y Policía, advirtió que en el pasado se ha visto que "los tribunales eran reacios a aplicar la norma penal antirracista". En ese contexto, confía en que esto seguirá siendo así. Añadió, sin embargo, que "sigue siendo necesario el coraje civil de todos para garantizar que la dignidad humana siga siendo protegida".

"Este voto histórico va a permitir cambiar dos cosas esenciales: la primera, Suiza ha dicho no al odio, en razón de la orientación sexual y por otra parte, se podrá destacar el carácter homófobo en una denuncia de agresión", explica Caroline Dayer, especialista en cuestiones de género en la Universidad de Ginebra y quien respalda las demandas de los grupos LGTB+

"El odio y la discriminación no tienen lugar en nuestro país"

Mathias Reynard, diputado

Fin de la cita

Mathias Reynard, el diputado socialista que presentó la iniciativa parlamentaria para agregar la norma anti homófoba a la ley antirracista indicó que el resultado de hoy es "una señal magnífica" para todos los concernidos. "El odio y la discriminación no tienen lugar en nuestro país", subrayó a los micrófonos de la Radio Televisión Suiza en francés (RTS).

Para Marc Früh, representante de la Unión Democrática Federal (UDF, partido cristiano ultraconservador) y detrás del referéndum de hoy, el resultado es, pese a la derrota, "un gran éxito". Y el presidente del partido, Hans Moser advirtió: "Continuaremos representando los valores cristianos".  Sentenció que ahora su agrupación política se concentrará a su oposición al matrimonio para todos - mismo que respalda el Gobierno de Suiza-, y a la posibilidad de adopción para las parejas homosexuales. asunto que el Ejecutivo ha dejado para el debate futuro.

La norma penal antirracista 

El artículo 261 bis del Código Penal suizo, la llamada regla antirracista, entró en vigor el 1 de enero de 1995. Fue adoptada tras la adhesión de Suiza a la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, de 21 de diciembre de 1965.

Según este artículo, toda persona que discrimine o desacredite públicamente a una persona o grupo de personas por motivos de raza, etnia o religión será castigada con una pena de prisión de hasta tres años o una multa.

Esto también se aplica a quienes incitan públicamente al odio o propagan una ideología destinada a desacreditar o calumniar sistemáticamente a los miembros de una raza, etnia o religión. Y, del mismo modo, para cualquiera que ignore o busque justificar el genocidio u otros crímenes contra la humanidad.

Suiza agrega a esta norma, el castigo a la discriminación debido a la orientación sexual

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes