Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza solidaria con los mapuches

Viola Antileo presidenta del Comité de apoyo a los pueblos originarios de Chile. (Foto Nadine Chuat).

Los indígenas mapuches de Chile son considerados con simpatía por diferentes ONG suizas que no dudan en dar apoyo solidario a sus diferentes organizaciones.

También existen asociaciones creadas por los mismos mapuches residentes en las principales ciudades suizas para informar y difundir la cultura de sus hermanos de la Araucanía.

La preocupación por los mapuches no es reciente. Comenzó al mismo tiempo que se desencadenó la solidaridad con el pueblo chileno después del golpe de Estado del general Pinochet en 1973.

Entre los presos, torturados y perseguidos que integraban los partidos de izquierda chilenos había muchos mapuches que encontraron asilo político en Suiza. De inmediato recibieron apoyo y protección de los partidos políticos y de organizaciones de solidaridad helvética.

Domingo Huenchullán, estudiante chileno que realizó un doctorado en Friburgo sobre las organizaciones de solidaridad suiza con los pueblos indígenas, recuerda que la primera institución en ocuparse específicamente de asistir a los mapuches fue la Obra de Ayuda Obrera, (OSEO) en Zúrich.

Después lo sería en Ginebra el Centro Social Protestante (CSP) y en Lausana, la Obra de Ayuda Protestante de Suiza, (EPER). La última en manifestarse ha sido en Berna la Sociedad para los Pueblos Amenazados (SPA) que en agosto de 2004 abrió una representación en Temuco.

Los comité mapuche

Pero fue al interior de las mismas asociaciones de chilenos que se organizó la solidaridad. En Ginebra se creó un Comité Mapuche cuyo principal dirigente sigue siendo Victor Molfilqueo. Un comité donde también participan suizos.

En la Universidad de Ginebra y el Instituto de Estudios Universitarios del Desarrollo (IUED) se creó en los años 80 una Asociación de Estudiantes de Solidaridad con los Pueblos Indígenas, que publicó investigaciones históricas sobre el pueblo mapuche.

Vendrían después los partidos políticos de chilenos en el exterior que crearon secciones de solidaridad con los indígenas. Pero en la medida que el movimiento se distanció de las instancias políticas clásicas, nacieron comités exclusivamente integrados por representantes de la etnia.

Miedo a la amalgama terrorista

En la actualidad existe en Ginebra el Comité de Defensa de los pueblos originarios, que funciona al interior de la Asociación de Chilenos Residentes. Su presidenta es Viola Antileo, septuagenaria, pero activa militante de la causa de su pueblo desde los años 80.

No es fácil conseguir una entrevista con sus miembros pues temen a que raíz de la aplicación de leyes anti-terroristas a los mapuches que luchan por sus derechos en Chile, se haga la misma amalgama con ellos.

Al respecto, el secretario general de la Sociedad para los Pueblos Amenazados en Berna, Hanspeter Bigler considera que la justicia chilena comete “un error al aplicar una ley anti-terrorista para un problema que se origina en los derechos económicos y sociales que establece la ONU”.

“Con esa amalgama, explica, las ONG que apoyan a los mapuches en la defensa de sus derechos pueden ser acusados de colaboración con organizaciones terroristas, lo que es una aberración”. No obstante, Viola Antileo explica a swissinfo cómo funciona y lo que hace el Comité:

“Nos guiamos por la democracia mapuche; es decir, nos alternamos en los puestos de la directiva. Nuestro trabajo es responder a los llamados que nos formulan las asociaciones desde Chile, es un trabajo esencialmente de solidaridad, en ningún caso intervenimos directamente”, explica.

El Comité organiza periódicamente fiestas de solidaridad para informar sobre las luchas del pueblo mapuche, y el dinero que se recolecta se envía para ayudar a las organizaciones en Chile.

Mapuches urbanos

Ayin-Ray Antileo es una joven que representa en Suiza a la organización Meli Witran mapu, (reunión de los 4 puntos de la tierra) una asociación cultural con sede en Santiago.

“Apoyamos económicamente desde Suiza los eventos que organizan, en particular una manifestación anual masiva cada 12 de octubre, fecha que marca el descubrimiento de América por Cristóbal común”, explica Ayin-Ray.

“Pero a lo largo del año aportamos nuestro apoyo para que esta organización se ocupe también de formar a los mapuches que viven en Santiago a que no pierdan su cultura y que la recuperen en los casos que la han perdido”, agrega.

Apoyo a los perseguidos

El movimiento mapuche siempre ha existido y no sólo desde 1983, como se dice en el documental ‘El despojo’, de Dauno Totoro, explica Ayin-Ray:

“Siempre hubo lucha mapuche, pero el movimiento ahora es más fuerte y por eso se le está atacando y aplicando la ley antiterrorista. Ahora hay más represión y nuestra ayuda va a esos hermanos que están sufriendo”, subraya.

“Al principio apoyábamos a una asociación de derechos humanos en el sur de Chile, en Temuco, pero esta oficina no pudo seguir, pues la mayoría de los que allí trabajaban eran perseguidos y debieron pasar a la clandestinidad y entonces se tuvo que cerrar la oficina”.

Ayin-Ray, explica su dedicación a la causa mapuche “porque llevamos el problema en nuestra sangre por el hecho de haber sufrido discriminación y racismo en Chile, algo que en Suiza no nos sucede”, concluye.

Este reportaje sigue en ‘Más sobre el tema’.

swissinfo, Alberto Dufey


Enlaces

×