Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza 10 pros y contras del voto electrónico

hombre con computadora

Aunque parece práctico, el voto electrónico en Suiza, donde todavía no es una realidad generalizada, tiene sus detractores.

(Keystone)

Voto electrónico, oportunidad o riesgo para la democracia suiza? Las opiniones están hoy divididas en Suiza, donde hoy todavía no es una realidad generalizada. He aquí los diez argumentos más importantes que marcan el debate: cinco a favor y cinco en contra.

No hay otro país en el mundo donde la gente acuda a las urnas tan a menudo, un promedio de cuatro veces al año. ¿No sería conveniente en estas condiciones poder votar con unos pocos clics del ratón?

Suizos en el extranjero: podio sobre el voto electrónico

Desde hace años, el voto electrónico ocupa un lugar destacado en la agenda de la Organización de Suizos en el Extranjero. Su "parlamento", el Consejo de Suizos en el Extranjero, se reúne este sábado en Berna. Franz Grüter, Consejero Nacional de la Unión Democrática de Centro (UDC) y Claudia Pletscher, responsable de desarrollo e innovación de Correos de Suiza, debatirá este tema en una mesa redonda sobre 'Votación electrónica: oportunidades y riesgos'. 

Fin del recuadro

"Sí", dicen las autoridades federales suizas. Para 2019, debería ser posible votar electrónicamente en dos tercios de los cantones helvéticos. Pero la resistencia está creciendo: los especialistas en TI y los defensores de la protección de datos advierten contra los peligros del voto electrónico. Incluso podría lanzarse una iniciativa popular para prohibirlo.

Estos son los argumentos más destacados a favor:

1. Más fácil, votar

Con la votación electrónica, es posible votar cómodamente desde casa o donde uno se encuentre, sin necesidad de acudir al colegio electoral o al buzón postal para ejercer este derecho  ciudadano.

2. Los suizos en el mundo no se verían en desventaja

Debido a los problemas de distribución, los suizos residentes en el extranjero suelen recibir sus materiales de voto demasiado tarde para participar en las citas en las urnas. El e-voto sería un gran paso para ellos.

3. Aumento de la participación

Es probable que más ciudadanos participen en las citas en las urnas. Los jóvenes en particular, para los que la participación es inferior a la media, tienen más probabilidades de decidir participar en las decisiones ciudadanas, gracias al voto electrónico. Una mayor participación y una mejor representación de todos los segmentos de la población es bienvenida desde un punto de vista democrático.

4: Menos votos inválidos

Los electores suizos con frecuencia cometen errores al llenar sus boletas. En las últimas elecciones municipales de Zúrich, por ejemplo, el 26% de los votos emitidos fueron nulos. En un municipio, esta tasa llegó incluso al 41%. Con el voto electrónico no habría errores de forma (como el olvido de firma)

5: Ningún sistema es 100% seguro, incluso el postal

Los partidarios del voto electrónico, ante los argumentos en contra de la falta de seguridad digital, defienden que, en todo caso, ningún sistema en función actualmente es completamente seguro. Suiza ya se ha enfrentado en el pasado a varios casos de fraude electoral. Esto sucede, por ejemplo, cuando el material de votación enviado por correo es robado y devuelto con una firma falsa a nombre de la persona que está siendo corrompida.

Estos son los argumentos más destacados en contra:

1. No hay garantía del secreto de voto

Según los defensores de la protección de datos, el voto electrónico no garantiza el secreto del voto porque los votantes no son capaces de comprender todas las etapas del proceso. Los sistemas actualmente disponibles no protegen la privacidad en el entorno del usuario, por lo que un ordenador infectado podría violar la confidencialidad del voto.

2: El voto puede manipularse

Según voces críticas, el mayor problema del voto electrónico radica en los riesgos de seguridad: ataques en línea, compra de votos y otras manipulaciones. Por ejemplo, mediante la inoculación de un virus en las computadoras de los votantes, podrían modificarse los resultados. Si las elecciones o los referendos fuesen manipulados, esto significa el fin de la democracia, dicen los críticos.

3: Reconteo de votos, imposible

A diferencia de las boletas físicas, los votos electrónicos no se pueden contar manualmente. Con el voto electrónico, tampoco hay observadores que actúen como grupo y se controlen entre sí para garantizar que el proceso de votación transcurra sin contratiempos. Los ciudadanos deben confiar ciegamente en el sistema electrónico.

4: El voto electrónico es caro

Según sus críticos, el voto electrónico costaría una enorme cantidad de dinero: se necesitarían al menos 700 millones de francos suizos para generalizarlo en todo el país. Así pues, una votación electrónica costaría mucho más que una votación por escrito.

5: La introducción del voto electrónico es antidemocrática

Según los planes, dos tercios de los cantones deberían poder votar electrónicamente para 2019. Sin embargo, el fundamento jurídico para su introducción sigue faltando: debe crearse en 2020 o 2021. Sólo entonces el Parlamento podrá decidir sobre esta cuestión y, finalmente, el pueblo podrá decidir si se celebra un referéndum contra la medida. Por lo tanto, los que se oponen al e-voto se quejan de que éste se introduciría prematuramente y sin una decisión democrática.


(Traducción: Patricia Islas)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes