Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Túnez: Suiza no quiere ser resguardo de malversaciones




Suiza y otros países de Europa anuncian medidas para evitar guardar dinero desviado por el clan de Ben Ali. (Keystone)

Suiza y otros países de Europa anuncian medidas para evitar guardar dinero desviado por el clan de Ben Ali.

(Keystone)

Suiza decidió bloquear con efecto inmediato eventuales fondos en el país del ex presidente tunecino Ben Ali, anunció Micheline Calmy-Rey, al frente del gobierno helvético.

Las autoridades quieren evitar así todo riesgo de malversación de fondos públicos tunecinos en la plaza financiera suiza. Y la decisión también se ha dispuesto para el dirigente saliente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo. Señal de que Suiza no quiere dinero de dictadores.
























La decisión con efecto inmediato y en vigor durante los próximos tres años busca evitar que eventuales haberes en Suiza que pudieran haber sido obtenidos de forma ilícita de las arcas públicas de Túnez o de Costa de Marfil sean transferidos al extranjero, sin la oportunidad de ser reclamados por sendos Estados concernidos.

Estas decisiones se toman ante las sospechas de las autoridades helvéticas de que haya fondos dirigidos por el entorno de sendos políticos a bancos con sede en Suiza. “Hay indicios en los dos casos”, dijo la presidenta de Suiza, Micheline Calmy-Rey. “Es por ello que tomamos estas medidas de prevención y de precaución”.

Señal fuerte

Tras este anuncio, “Suiza da una señal fuerte y muestra que no quiere ser ya una caja fuerte para dictadores”, señaló Me Rhida Amji, abogado del Comité de Apoyo al Pueblo Tunecino, agrupación que había presentado una denuncia ante el Ministerio Público de la Confederación hace dos días, incitando a las autoridades helvéticas a congelar eventuales fondos del clan de Ben Ali. 

“Las autoridades tunecinas tienen la posibilidad de presentar una solicitud de ayuda judicial en materia penal a Suiza”, subraya  el gobierno helvético.

Y esa oportunidad parece que no será desaprovechada, al menos de palabra, pues para el ex dirigente tunecino la noticia de Suiza no llegó sola: desde el país que ha abandonado, las nuevas autoridades informaron también que abren un proceso en su contra para esclarecer si ha extraído haberes de las arcas públicas de Túnez.

Ben Ali, de 74 años, permaneció en el poder durante 23 años, tiempo en el que no se descarta que él o sus allegados hayan podido abrir cuentas o comprado inmuebles en el exterior, no obstante Túnez deberá estar en la posibilidad de comprobar que se trata de malversaciones de dinero público.

Colocar haberes en Suiza, “no muy inteligente”

 

En opinión del experto en corrupción internacional Mark Pieth, es  de dudar que Ben Ali y su clan hayan depositado grandes sumas en  Suiza, puesto que la imagen de Suiza como “refugio para el dinero de criminales, es claramente asunto del pasado”.

“Me sorprendería que haya habido o habría aún dinero de la familia Ben Ali en Suiza. Si yo fuese ellos, depositaría mi dinero en Francia o en los Emiratos Árabes,  pues hacerlo en la plaza financiera helvética no sería muy inteligente”, opina el presidente del Grupo de Trabajo sobre Corrupción en el marco de transacciones comerciales internacionales de la OCDE.

A Suiza, ¿solo le queda la fama de refugio de potentados?

“Suiza desde hace muchos años ha establecido y conoce las reglas contra el reciclaje, el blanqueo de dinero y el asunto de cuentas de gente políticamente expuesta. Estas regulaciones se aplican desde hace tiempo y son muy restringentes”, comenta por su parte la portavoz de la Asociación Suiza de Banqueros, Rebeca García.

Además, en caso de que una personalidad política hubiese abierto hace dos  décadas una cuenta, con estas regulaciones existe la obligación de realizar controles regulares para evaluar la procedencia y la situación de la persona concernida.

“Estas reglas las establecimos para hacerle ver al mundo que, justamente,  fueron hechas para que este tipo de casos no se sucedan más en nuestra plaza financiera”, concluye García al advertir que Suiza ya ha hecho prueba de varias restituciones, como ha sido el caso del clan Marcos, de Filipinas, o el caso Montesinos, de Perú.

Caso Haití y prevención con Costa de Marfil

Además Suiza se encuentra actualmente abriendo caminos para poder desbloquear la fortuna del ex dictador Jean Claude Duvalier y dirigirla al pueblo haitiano tras 24 años de haber congelado sus haberes, unos 6 millones de dólares.

Por otra parte, las autoridades helvéticas se centran en la prevención, también con el anuncio de hoy de bloquear eventuales cuentas del presidente saliente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, quien se niega a dejarle el poder al presidente electo el 28 de noviembre pasado, Alassane Ouattara.

De este modo, Suiza y sus bancos mantienen el dedo en el reglón para evitar escándalos de potentados, ante un agrio telón de fondo por la reciente crisis provocada por su principal institución financiera, el UBS, al haber promovido una red de evasión fiscal entre sus clientes estadounidenses.

Bienes de Ben Alí

Varias voces se expresaron en Suiza para reclamar a las autoridades que congelaran los eventuales haberes del ex presidente tunecino en fuga, Zine El Abidine Ben Alí.

Un abogado suizo de origen tunecino, Ridha Ajmi, que representa a unas treinta personas, informó haber presentado el lunes pasado una queja ante el Ministerio Público de la Confederación el reclamo de bloquear eventuales haberes del ex dirigente.

Fondos célebres en Suiza

Marcos, Filipinas (1986 – 2003): 684 millones de dólares restituidos al país.

Abacha, Nigeria (1999-2005): 700 millones de dólares restituidos al país..

Montesinos, Perú (2002-2006): 92 millones de dólares restituidos al país..

Angolagate, Angola (2000-2005): 21 millones de dólares restituidos al país.

Kazakstán (1999-2007): 84 millones de dólares restituidos al país.


Salinas, México (1996-2008): 74 millones de dólares restituidos al país.

Mobutu, Congo (1997-2009): 6.7 millones de dólares restituidos a los herederos de Mobutu.

Duvalier, Haití (1986-2010): 5,7 millones de dólares aún congelados en cuentas de Suiza.


(Colaboración de Luca Beti), swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×