Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Tecnología digital como arma contra la pobreza


Del 10 al 12 de febrero, la ciudad de Gijón (España) acoge un encuentro internacional sobre las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y su aplicación al desarrollo.

Congregará a expertos y organizaciones del mundo entero, entre ellas la agencia de cooperación suiza que ha incorporado la tecnología digital en sus proyectos de desarrollo.

"Las TIC son herramientas potencialmente útiles para mejorar la eficacia de nuestros proyectos y programas", señala a swissinfo Alexander Widmer, representante de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), uno de los exponentes en este encuentro.

"Las TIC pueden facilitar el acceso a informaciones, conocimientos y experiencias, dar una voz en los procesos de comunicación a los pobres y marginalizados, y poner en red a todos los actores en la lucha contra la pobreza".

En la educación, las TIC pueden servir para que los profesores tengan un acceso facilitado a la formación a distancia y a material didáctico actualizado a bajo costo, agrega.

Asimismo, mejoran la calidad de la educación si permiten a los estudiantes aprender más activamente y si facilitan la búsqueda de materiales para profundizar sus conocimientos.

Primero analizar cada contexto

"COSUDE colabora con 12 contrapartes en proyectos TIC en el mundo. En Bolivia, por ejemplo, apoyamos el trabajo de la iniciativa Global e-School, que analiza cómo integrar las TIC en la educación tomando en cuenta el contexto del país", informa Widmer.

Se refiere a países marcados por la pobreza, la falta de democracia y de buena gobernabilidad, que destinan pocos recursos a la educación, donde los costos de acceso a Internet equivalen al salario de un obrero y a veces se reparten computadoras en zonas que carecen de electricidad.

¿No es un contrasentido promover tecnologías caras como las TIC en contextos con tantas carencias y tal vez con otras prioridades? "La inversión en las TIC tiene que estar vinculada a una utilidad económica o social y no es un fin en sí misma", responde Widmer.

"La decisión sobre qué TIC se van a introducir y qué utilidad van a tener dependen justamente del contexto: los recursos disponibles en educación, las infraestructuras existentes, la preparación de los profesores para hacer buen uso de las TIC, si se trata de un proyecto de salud o de un programa de promoción económica o de educación...".

Reducir la brecha digital

Cada participante del encuentro de Gijón aporta 30 euros que serán destinados a una iniciativa solidaria para reducir la brecha digital en los países del sur.

Una brecha que, en opinión de Widmer, obedece a diferentes niveles de infraestructura (electricidad, cables, emisoras de radio o televisión, satélites); y escasa difusión de aparatos TIC (computadoras, teléfonos móviles, radios, televisores) dentro de un país y entre países.

Ante esta limitación, ¿son los telecentros - lugares de uso público y gratuito donde se utilizan las TIC - una solución?

Según Widmer, pueden ser muy útiles cuando el poder adquisitivo de los individuos o de la comunidad es restringido. Pero no son una solución milagrosa. Necesitan una gestión competente y profesional y deben servir múltiples actores y sectores.

"La rentabilidad de las inversiones en las TIC crece si múltiples actores y sectores utilizan la misma infraestructura y están involucrados en el proceso de toma de decisiones, de puesta en marcha y de mantenimiento".

Si quieren aumentar su utilidad para los más pobres y marginalizados (y geográficamente aislados) los telecentros pueden buscar alianzas con radios comunitarias locales e informaciones a través mensajes de texto de teléfonos móviles, aclara.

Contribuyen al desarrollo si difunden contenidos útiles

Independientemente de la limitada infraestructura, Widmer reconoce que la brecha digital también es consecuencia de la baja capacidad para utilizar las TIC de manera productiva. "Es mucho más fácil medir la brecha digital a nivel de infraestructura que a nivel de calidad de utilización".

En otras palabras, las TIC no benefician al desarrollo si son utilizadas para la comunicación privada o como juguetes electrónicos. Tampoco sirven canales de radio o televisión si ofrecen únicamente música o telenovelas y no programas con contenido social o económico útil.

En foros internacionales, concluye Widmer, la COSUDE contribuye al esfuerzo (bajo el liderazgo de la Oficina Federal de Comunicaciones, OFCOM) de que las empresas que reciben las concesiones públicas permitan el acceso a las TIC a un precio accesible también en zonas rurales y barrios pobres.

swissinfo, Rosa Amelia Fierro

COSUDE y la brecha digital

El enfoque principal es identificar en qué forma las TIC pueden ser usadas dentro de los programas para fortalecer las capacidades de sus contrapartes locales.

Las experiencias con las TIC se comparten en el seno de COSUDE con otros actores interesados a escala internacional y dentro del proceso de seguimiento de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información.

Como parte de esta política, apoya financieramente a telecentre.org, organización canadiense que suministra herramientas y dinero en 45 países para que los telecentros se conecten en redes regionales e intercambien experiencias.

En la planificación de actividades de promoción del uso de las TIC, tiene en cuenta la brecha digital, que es muy grande entre zonas rurales y urbanas de un mismo país, y entre países del norte y del sur.

Acceso de la población a Internet en América Latina: 15,2 % en 2005, 9,9% en Asia, 9,6% en Oriente Medio y 2,5% en África.

Suiza tiene 4.599.072 internautas, es decir, una penetración del 61,9%, menos que Suecia (76, 8%) y más que Alemania (54,9%).

Encuentro de Gijón

El objetivo del 'II Encuentro Internacional de las TIC para la Cooperación al Desarrollo, Cooperación 2.0' es comprender mejor cómo las TIC pueden mejorar la calidad de la cooperación dentro de los proyectos y programas de desarrollo.

La organizan la Fundación CTIC (Centro Tecnológico de la Información y de la Comunicación) y la subvencionan la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) y su homóloga asturiana.

En ella participan organismos como el Banco Mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones, Microsoft Research India, entre otros.



Enlaces

×