Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Teleféricos urbanos Evitar los embotellamientos viajando por el cielo

teleférico urbano en La Paz

La Paz posee una de las redes de teleféricos urbanos más grandes del mundo.

(swissinfo.ch)

Los habitantes de las ciudades conocen bien este problema: en las horas punta, viajar en transporte público puede ser una verdadera pesadilla. ¿Por qué no desplazarse de forma aérea? Suiza se inspira en el ejemplo de La Paz (Bolivia) para ponderar si construir teleféricos urbanos.

Rebasar a todos los vehículos que están en un embotellamiento sin infringir ningún precepto del Reglamento General de Circulación, al tiempo que se avanza y admira tranquilamente el panorama. En Londres, Brest (Francia), Ankara, Berlín, Singapur, Cali y Medellín (Colombia), Caracas, Río de Janeiro y Hong Kong, por citar solo algunos ejemplos, los desplazamientos por vía aérea son una alternativa eficaz a los viajes por la vía terrestre. Una opción interesante para los turistas pero, sobre todo, para los residentes.

En La Paz, la red de teleféricos urbanos Mi TeleféricoEnlace externo ha ganado su sitio como el transporte público más rápido y eficaz. Permite evitar los embotellamientos que paralizan cotidianamente a diversos barrios de la ciudad. Inaugurada en 2014, se convirtió en la red de teleféricos urbanos más grande del mundo –ocho líneas y un recorrido de más de 30 kilómetros– que pueden transportar hasta 290 000 pasajeros por día.

“Los teleféricos urbanos son un mercado en plena expansión. En algunas ciudades pueden ser la solución a problemas como la elevada densidad habitacional, los congestionamientos de tránsito o los terrenos irregulares”, afirma Christoph Grob, responsable de ventas de CWAEnlace externo. Esta empresa suiza, que pertenece al grupo austriaco DoppelmayrEnlace externo, figura entre los líderes mundiales en la construcción de cabinas para teleféricos y funiculares. Doppelmayr trabaja de la mano con la también helvética Garaventa (perteneciente a otro grupo austriaco), especializada en la fabricación de instalaciones para transportes de cable y una de las firmas que colaboró más estrechamente en la creación de Mi Teleférico, en La Paz.

Pero hacer realidad este tipo de estructuras de transporte en un contexto urbano supone múltiples desafíos, confirma Grob. “Al pasar por encima de las propiedades privadas hay que obtener la autorización de los propietarios. Y debe considerarse que habrá quien no acepte e interponga recursos [legales], aunque siempre existen soluciones tecnológicas que permiten garantizar la esfera privada. Por ejemplo, colocando vidrios oscuros en las cabinas”, detalla.

“Cuando faltan el espacio, el dinero y el tiempo para extender una red de transporte público, los teleféricos son una solución”

Kurt Metz, experto en movilidad

Fin de la cita

Una opción para Suiza

Claudio BüchelEnlace externo, experto en transporte público y planificación regional de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Rapperswil (HSR), considera que los teleféricos urbanos también pueden ser una opción para Suiza, un país con paisajes escarpados y topografía desigual. "Ciudades como San Galo, Lausana o Lucerna se caracterizan por presentar diversos obstáculos topográficos: laderas y colinas, lagos, ríos. Y en este tipo de contextos, el transporte por cable ofrece grandes ventajas y puede enlazar áreas en donde los autobuses o tranvías experimentarían muchos más problemas", dice Büchel.

Entre sus principales ventajas está la capacidad de transportación que tienen los teleféricos: un instalación permite desplazar hasta 5 000 personas por hora y por dirección, frente las 2 500 personas de una línea de tranvía considerando una cadencia de un viaje cada cinco minutos, explicó Büchel durante un congresoEnlace externo organizado a finales de abril en el Museo del Transporte de Lucerna.

De instalación mucho más veloz, ya que no es necesario construir puentes o perforar túneles, una línea de teleférico también resulta más económica. Con un promedio de 15 millones de francos suizos por kilómetro, es 10 veces menos costosa que una línea de metro y tres veces más barata que una línea de tranvía.

El periodista y consejero Kurt MetzEnlace externo, especialista en movilidad y logística, destaca que en numerosas ciudades el desarrollo de nuevas infraestructuras de transporte está llegando a su límite. “Cuando faltan el espacio, el dinero y el tiempo para extender una red de transporte público, los teleféricos son una solución”, escribió en un artículo en el que puntualiza que transportarse por la vía aérea es además más seguro.

Autorizaciones e incendios

Aunque el aspecto técnico no constituya un problema mayor, la construcción de una línea de teleférico podría ser complicada en Suiza, observa Claudio Büchel, de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Rapperswil. “Y la dificultad reside en las autorizaciones: se requieren permisos especiales para sobrevolar el aire en territorio habitado, zonas históricas y monumentos, dado el potencial riesgo de incendio que existe”. Por lo tanto, quien presente un proyecto para teleférico, dice el experto, deberá pues ofrecer argumentos sólidos para sustentarlo.

Fin del recuadro

Las instalaciones de teleféricos (telesillas, telecabinas, teleféricos, funiculares, etc.) tienen una larga tradición en Suiza. Según HeimatschutzEnlace externo Suiza, organismo dedicado a proteger la cultura arquitectónica, forman parte de "la identidad cultural suiza por excelencia". Actualmente, alrededor de 1 800 instalaciones de este tipo funcionan en territorio helvético, según datos de la Oficina Federal de TransportesEnlace externo.

Sin embargo, se encuentran casi exclusivamente en los Alpes; no hay teleféricos en las ciudades. Pero existen diversos proyectos, más o menos avanzados, y más o menos realistas, para avanzar en este sentido. En Ginebra,Enlace externo el gobierno cantonal desea analizar la viabilidad de un teleférico entre el aeropuerto y algunos barrios en pleno desarrollo. En FriburgoEnlace externo, el parlamento cantonal aprobó una iniciativa en 2016 que pide al gobierno evaluar los intereses y costo de enlazar de forma aérea la estación de tren, el hospital cantonal y la salida a la autopista.  Nuevamente en la Suiza francófona, los municipios de la Región de MorgesEnlace externo (Vaud) han instalado el teleférico en su estrategia de desarrollo urbano 2030, aunque el proyecto esté congelado por el momento.

En BasileaEnlace externo, hay una solicitud para restablecer un teleférico que en el verano de 1992 unía las dos riberas del Rin. Una idea que la comisión competente del parlamento cantonal de Basilea Ciudad juzga “original, pero sin sentido”. Para celebrar los 150 años de su fundación, el Banco Cantonal de Zúrich desearía construir una línea de 1 300 metros entre las dos orillas del lago. Con ello, en 2020, ZúrichEnlace externo podría recuperar el teleférico urbano del que ya se benefició cuando fue sede de la Exposición Nacional de 1939 y la Exposición Suiza de Horticultura (1959).

immagine in bianco e nero di una cabina di una teleferica

En 1939, Zúrich tuvo un teleférico que unía a las dos orillas del lago. Se creó expresamente para la Exposición Nacional de ese año.

(Keystone)

Llegar a donde no llega el tranvía

Más económicos, eficaces y ecológicos -en términos de emisión de gases de efecto invernadero- comparados con cualquier medio de transporte terrestre, ¿son los teleféricos o funiculares una solución real para el futuro de las ciudades?

Ante todo, son capaces de contribuir a solucionar el problema de la movilidad urbana, dice Claudio Büchel. “Pero no es suficiente con construirlos a lo largo de los ejes más frecuentados. Para que los teleféricos representen una verdadera oportunidad deben transportar a la gente cerca de su destino final u ofrecer enlaces que otros medios de transporte no son capaces de ofrecer”, precisa el experto en una entrevistaEnlace externo concedida al diario ‘Neue Luzerner Zeitung’.

Según sus palabras, los teleféricos deben ser considerados en el marco de la planificación territorial, por ejemplo, para crear enlaces con zonas urbanas que están en expansión y deben se integrados en la red de transporte público ya existente.

Claudio Büchel también es escéptico con respecto a la idea de atravesar el lago de Zúrich en teleférico, ya que las estaciones terminales del mismo estarían muy lejos de las paradas de autobús y tranvía. En contrapartida, considera interesante el proyecto Kreuzlingen/Constanza, en la frontera entre Suiza y Alemania. “Ahí, un teleférico se perfila como una alternativa a la red ferroviaria regional. Y así es como hay que actuar en el futuro, considerándole una de las opciones viables”.


Traducción del francés: Andrea Ornelas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes