Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Embajada turca en Berna


Los seguidores de Gülen en Suiza bajo presión de Ankara




¿La embajada de Turquía mandará también a la cárcel a personas en Suiza que son miembros del movimiento Gülen? (Keystone)

¿La embajada de Turquía mandará también a la cárcel a personas en Suiza que son miembros del movimiento Gülen?

(Keystone)

Tras las informaciones de diversos medios suizos según las cuales la venganza del presidente turco Recep Tayyip Erdogan alcanzaría a presuntos enemigos en Suiza, la embajada turca en Berna lanzó este viernes una amenaza: aquellos que viven en la Confederación y apoyan al movimiento Gülen corren el riesgo de ser objeto de acciones legales.

“Desde el fallido golpe de Estado, Turquía tiene pruebas claras de que el movimiento Gülen es una organización terrorista”, indicó Volkan Karagöz, embajador interino de ese país durante una conferencia de prensa este viernes, en Berna.  

Fethullah Gülen, otrora considerado como alguien cercano al presidente Erdogán, cayó en desgracia tras acusaciones de corrupción y vive en el exilio en Estados Unidos. Desde la intentona golpista de este mes, fue considerado, más que nunca, el enemigo número uno del régimen turco, que lo acusa de ser autor el intelectual de la insurrección.

A la interrogante sobre si los partidarios del movimiento Gulën en Suiza serían considerados terroristas, Volkan Karagöz respondió: “Sabemos que hay miembros de ese movimiento en muchos países”, y agregó que si hay evidencias sólidas de que una persona o una institución está implicada, se hace culpable de complicidad.   

Suiza tiene una definición diferente de lo que es una organización terrorista. Turquía está en contacto con las autoridades helvéticas al respecto, agregó el diplomático, el cual no excluyó la posibilidad de una acción legal contra quienes apoyen al movimiento Gülen.

De optar por la vía judicial, Turquía debe solicitar asistencia jurídica, precisó por su parte la Oficina Federal de Justicia (OFJ), a la agencia suiza de prensa ATS. Y si un Estado quiere hacer arrestar a personas que se encuentran en Suiza, debe presentar una solicitud de extradición.

Sin embargo, debe cumplir con criterios específicos para la asistencia de Suiza, puntualizó la dependencia y señaló como ejemplo la obligatoriedad de que el delito sea punible en ambos países.

La Confederación no proporciona asistencia jurídica “si el objeto del procedimiento es un acto que bajo la consideración suiza tiene un carácter predominantemente política”, anotó la OFJ.

Hasta ahora, agregó la dependencia, Berna no ha recibido ninguna solicitud de asistencia jurídica por parte de Ankara en relación con el fallido golpe de Estado. 

Exhortos a denunciar

Medios suizos de prensa habían denunciado que el deseo de venganza del presidente turco contra sus enemigos potenciales parecía ampliarse a Suiza.

“Sus partidarios exhortan a informar sobre disidentes a través de Facebook y Whatsapp”, indicó ‘20 Minuten’. El periódico gratuito citó diversas publicaciones en las redes sociales que hacen pensar en una real cacería de brujas: “Juntos vamos a extirpar a los simpatizantes del putsch de sus cuevas. ¿Quién no querría denunciar a esos terroristas y a esos traidores a la patria?”, escribió uno de los simpatizantes del régimen.

En otro mensaje publicado en Facebook, otro partidario del AKP (en el poder) pidió el cierre de una escuela fundada en 2009, en Zúrich, por el Movimiento Gülen. 

La ruptura entre Gülen y Erdogán había dividido a la comunidad turca en Suiza hace tres años. De un día para otro, algunos amigos dejaron de hablarse, narró el historiador Cebrail Terlemez a la radio suiza de expresión alemana (SRF). “Los acontecimientos en Turquía afectan a los ciudadanos turcos en Suiza. Aun cuando todos están aliviados con la conclusión del intento de golpe, la polarización se intensifica”, agregó el también miembro del Movimiento Gülen.

Los numerosos kurdos que radican en Suiza, y que en diversas ocasiones se manifestaron Berna, temen también que los alcance el largo brazo de Erdogán. “Esta vez los kurdos son cautelosos”, afirmó la parlamentaria de Basel, de origen kurdo, Edibe Gölgeli, en entrevista con el ‘Basellandschaftliche Zeitung’. “Este no es el momento para ganar las calles y protestar contra la política de Erdogán”, añadió.

“Los kurdos condenan también el intento de golpe de Estado”, indica, pero subraya que “Erdogán debe ser expulsado del poder por la vía democrática”. Gölgeli no ocultó su temor de que estalle una guerra civil en Turquía y muchos ciudadanos abandonen el país.

Es realista prever un aumento de las solicitudes de asilo procedentes de Turquía, afirmó al respecto el diputado liberal radical Kurt Fluri en entrevista con ‘Der Bund’, el diario de Berna. Las solicitudes deben ser examinadas cuidadosamente “le guste o no a Erdogán”, anotó. En el mismo artículo, Andreas Glarner, de la Unión Democrática de Centro (UDC/derecha conservadora), conocido por sus posiciones radicales en la materia, estimó que no hay ninguna razón para conceder asilo a los golpistas. “Erdogán es un presidente elegido democráticamente”, subrayó.

El pasado fin de semana, centenares de manifestantes se reunieron frente al consulado de Turquía en Zúrich para expresar su alegría por el fracaso del intento de golpe. La parada, que se desarrolló de manera pacífica, de acuerdo con la policía, no tuvo mucho eco en la prensa suiza.

¿Qué opina usted del empleo de las redes sociales para fines semejantes?

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

×