Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Tributación de multinacionales


Gobierno y cantones pagarán la factura de la reforma fiscal




 Otro idioma: 1  Idiomas: 1
La ministra de Finanzas, Eveline, Serge Gaillard (izqda) de la Administración Federal de Finanzas y Adrian Hug (dcha) de la Agencia Tributaria Federal, se dirigen a la conferencia de prensa. (Keystone)

La ministra de Finanzas, Eveline, Serge Gaillard (izqda) de la Administración Federal de Finanzas y Adrian Hug (dcha) de la Agencia Tributaria Federal, se dirigen a la conferencia de prensa.

(Keystone)

Para alinearse con los estándares fiscales internacionales, el Ministerio suizo de Finanzas acaba de presentar una ambiciosa propuesta de reforma fiscal empresarial. Los regímenes especiales para empresas extranjeras llegarán a su fin en 2019. La decisión alegra a Bruselas, pero tendrá un elevado costo para las arcas públicas.

“El 50% de la reforma fiscal (cuyo costo se estima en 2.300 millones de francos suizos) será financiado por los cantones y el resto, por la Confederación”, anunció el martes ante la prensa Serge Gaillard, director de la Administración Federal de Finanzas (AFF).

Según los cálculos de la AFF, abolir los regímenes especiales que benefician actualmente a muchas grandes empresas extranjeras con sede en Suiza implicará una pérdida de ingresos del orden de los 1.800 millones de francos para los cantones, y de 500 millones de francos adicionales para la Confederación Helvética.

Para que la distribución de los costos sea equitativa, el Gobierno ha accedido a compensar a los cantones con un monto de hasta 1.000 millones de francos anuales.

¿De dónde obtendrá los recursos? “Esperamos lograr un excedente estructural (de ingresos) de 1.000 millones anuales. No será fácil, pero es posible”, afirmó Serge Gaillard. Y explicó que adicionalmente se fortalecerá la fiscalización a través de la contratación de nuevos inspectores y de un potencial impuesto sobre las ganancias de capital.

¿El fin de los privilegios?

La ministra de Finanzas,  Eveline Widmer-Schlumpf, anunció el lunes una reforma fiscal corporativa conocida en el país bajo el nombre de RIE III. Estas nuevas disposiciones eran tan esperadas como temidas.

La propuesta gubernamental descansa en pilares como la eliminación de los beneficios fiscales para multinacionales, pero también en la reducción de la tasa general que pagan los corporativos locales.

Según estimaciones del Gobierno, la tasa promedio de imposición sobre el beneficio de todas las empresas se reduciría del 21,8 al 16%. Una baja que no restará a Suiza competitividad internacional en ese ámbito.

Widmer-Schlumpf reconoció que Suiza está frente a una reforma compleja, pero destacó que esto traerá nuevas oportunidades para el país.

“Es la ocasión de definir un nuevo paquete de regulaciones que sean aceptadas y que creen las condiciones preliminares para un sistema impositivo más competitivo en Suiza”, declaró ante la prensa.

Estas reformas, cuya gestación comenzó en 2008, responden a la creciente presión que han ejercido la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Unión Europea (UE) para eliminar todo privilegio fiscal para corporativos.

Alrededor de 25.000 firmas, entre ellas las sedes de muchos grupos extranjeros, compañías mixtas y sociedades de gestión, se benefician de esquemas diseñados por diversos cantones suizos para atraerlas a su territorio. Dichas firmas están exentas del pago de impuestos –o pagan tasas muy bajas– por todas las actividades que realizan fuera del territorio suizo.

‘Caja de patente’

Una de las principales novedades de la reforma es la introducción de las llamadas ‘cajas de patente’, un esquema fiscal que permite a las empresas distinguir entre los ingresos que obtienen por la comercialización de sus derechos de propiedad intelectual y los que ganan por otras vías. En el primer caso, el tratamiento fiscal será más favorecedor.

Se trata de un sistema que respaldan países europeos como Gran Bretaña, Luxemburgo o Bélgica, porque favorece la innovación en las empresas. Para Suiza aplicar esta ‘caja de patentes’ sería un camino para seguir siendo interesante para las multinacionales.

Pero es la OCDE la instancia que decidirá –a finales del año próximo– si las ‘cajas de patente’ son legales o no en el mundo, y existen múltiples voces que piden que no sean permitidas.

Según la ministra suiza de Finanzas, “la pregunta no es si las ‘cajas de patente’ seguirán existiendo o no en el mundo, sino cómo deben ser definidas”.

Widmer-Schlumpf destacó, por otra parte, que Suiza debe actuar hoy para garantizar la seguridad y un entorno atractivo para las empresas. De lo contrario, “muchas compañías internacionales abandonarían Suiza”, dijo.

Reacciones

Cantones, partidos políticos y otras organizaciones tienen hasta finales de enero de 2015 para responder a la propuesta del Gobierno durante el proceso de consultas que se ha anunciado.

Widmer-Schlumpf precisó que el Gobierno presentará un proyecto de ley formal el próximo verano y espera que los 12 meses posteriores el Parlamento trabaje intensamente en los contenidos de esta reforma.

La patronal economiesuisse saluda la propuesta al considerarla una señal de apoyo al fortalecimiento de las empresas locales y una forma de consolidar el sólido marco legal que ofrece Suiza a las empresas.

En contrapartida, la Unión Sindical Suiza critica el propósito de reducir los impuestos para los empleadores.

Para el Partido Demócrata Cristiano (PDC, centro derecha) es crucial limitar los alcances de la reforma para prevenir un éxodo de compañías internacionales de Suiza.

En tanto, el Partido Socialista considera positivo el anuncio. Está a favor de eliminar los privilegios fiscales, pero advierte que deben manejarse con cuidado la pérdida de ingresos que esto supondrá.

Y para la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora), esta reforma es prematura, ya que la comunidad internacional aún no se ha puesto de acuerdo sobre los términos y detalles del régimen para evitar que las empresas cambien se muden a otro país en busca de reglas fiscales menos estrictas.


Adaptación del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×