Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Turismo a buen precio Cómo pasar vacaciones en Suiza sin arruinarse

Una familia en un campin, los padres hacen una barbacoa y el hijo se entretiene con un avión de juguete

Alojarse en un campin es una buena alternativa para cuidar el presupuesto familiar.

(Keystone)

Suiza es uno de los países más caros del mundo. Sin embargo, con algunos trucos y consejos el turismo en suelo helvético esté al alcance de todos los bolsillos.

Es una evidencia que Suiza es ‘‘un islote de precios elevados’. La fortaleza del franco suizo catapulta los precios que pagan los turistas extranjeros y muchos renuncian a pasar vacaciones aquí por el temor a embarcarse en un proyecto incosteable.

Pero, aunque el país es caro y esto no lo podemos cambiar, una suma de información y sabios consejos pueden ayudar a que una visita a Suiza no se convierta en un desastre económico.

La montaña a un precio asequible

Pedimos consejo a nuestros lectores y lectoras de las redes sociales. Estas son algunas de las ideas que nos dieron para una bella estancia en la montaña sin arruinar el bolsillo.

“Cerca de la ciudad y fácil: visitar Uetliberg, ¡con vista al lago de Zúrich!”

Melchsee Frutt, se puede llegar en coche”.

“Usar la telecabina de Raron en Unterbäch, cenar ahí y descender a pie. O viceversa. En Rarogne, visitar la hermosa iglesia del lugar y la tumba de Rilke”.

“Para las familias, entrada al museo de Ballenberg es ventajosa y como hay lugares para hacer barbacoas, no hay necesidad de ir al restaurante”

“Vayan al Toggenburg... es genial para el senderismo o solo por el placer de visitar este sitio”.

“La cumbre del Weissenstein (cantón Solothurn): Puede subir en telecabina y encontrará hermosas rutas de senderismo”.

Fin del recuadro

Elegir bien el lugar y la estación 

La mejor forma de no gastar mucho en Suiza es evitar los destinos más demandados y turísticos. Los paisajes alpinos son impresionantes, estamos de acuerdo e ello, pero los remontes de esquí y los restaurantes de montaña son muy onerosos. Una excursión al pico del Jungfrau o al monte Pilatus puede traducirse en el desembolso de varios centenares de francos, sobre todo si hay que sumar el coste de transporte aéreo y alimentos. Sin embargo, hay muchos lugares en el país de una belleza semejante que merecen ser descubiertos. Encontrará ofertas de Suiza TurismoEnlace externo a un precio razonable y si habla alemán, también podrá encontrar alternativas familiares en este enlaceEnlace externo o en este otroEnlace externo.

Si en lugar de en invierno, viaja en verano, las temperaturas benévolas se traducirán en ahorros en hospedaje y alimentación, ya que dormir en un pajar o comer en el exterior no son actividades viables cuando el termómetro marca cero grados centígrados o menos. Sin embargo, si lo que usted desea es venir a Suiza a practicar deportes de invierno, lo ideal es elegir estaciones de esquí más pequeñas y menos conocidas que Saint-Moritz, Zermatt o Davos. Y en lugar de arruinar sus finanzas pagando telesquíes, puede practicar el esquí de fondo en Jura.

Los Ferrocarriles Federales Suizos (FFS) tienen vigente una nueva gama de billetes consagrados exclusivamente a los turistas extranjeros. El Swiss Travel Pass está disponible en múltiples variantes y permite al turista circular libremente por el territorio suizo en tren, coche o barco. Por ejemplo, puede recorrer libremente todo el país durante tres días por 216 francos. Y la tarjeta de media tarifa (Swiss Half Fare Card), que cuesta 120 francos, le permite viajar con 50% de descuento en trenes, autobuses y barcos, y en la mayor parte de los trenes de montaña. Para las familias es bueno saber que los niños menores de seis años viajan totalmente gratis en Suiza. Y los que tienen entre 6 y 16 años pueden viajar gratuitamente con sus padres si estos solicitan previamente la llamada tarjeta familiar (Swiss Family Card) que, por cierto, es gratuita.

Desplazarse a pie es otra buena idea. Las ciudades suizas no son excesivamente grandes y podemos explorar sus centros históricos a pie. En algunas ciudades es posible, incluso, alquilar una bicicleta a precios simbólicos o recibirla en préstamo de forma gratuita.

Ahorre dinero: tarjetas de huéspedes

En numerosas regiones, al pernoctar en un hotel, usted recibe de forma gratuita –o puede comprar por un precio módico- una tarjeta de huésped para utilizar sin coste todo el transporte público y con descuento los remontes, barcos y otras atracciones. Algunos ejemplos: 

Lausana: Tarjeta de transporte de LausanaEnlace externo

Friburgo: FriPassEnlace externo

Valais: Easy Card ValaisEnlace externo

Tesino: Ticino TicketEnlace externo 

Oberland bernés: Regionalpass Berner OberlandEnlace externo

Suiza oriental/Liechtenstein: OskarEnlace externo

Grisones: Graubünden PassEnlace externo

Fin del recuadro

La gasolina es más barata en Suiza que en los países vecinos, pero las plazas para aparcar, en cambio, son mucho más caras, especialmente en las grandes ciudades. Sin embargo, algunas están realizando esfuerzos para facilitar la vida del turista. Ginebra ofrece una tarjeta especial con un valor de 20 francos que permite a los viajeros estacionarse durante un día completo en las llamadas zonas azules. En Zúrich, la misma prestación cuesta 15 francos. Según las ciudades, estas tarjetas se pueden solicitar en la policía municipal, los quioscos o directamente en las máquinas distribuidoras de billetes para el transporte público. En Ginebra, la tarjeta está en ventaEnlace externo en los aparcamientos. En Basilea, se puede solicitar vía internet  e imprimirla. Enlace externo Las zonas blancas, en donde uno podía aparcar sin restricciones, prácticamente han desaparecido en Suiza.

Dormir 

Los hoteles son realmente caros en Suiza. Es habitual desembolsar entre 80 y 200 francos por noche y por persona. Y si se desea mayor comodidad, entonces el precio promedio oscila entre 300 y 400 francos por persona y noche. Pero hay numerosos hoteles que ofrecen la ‘tarjeta de huésped’ (ver recuadro). Y muchos de ellos se han agrupado además en el portal Swiss Charme HotelsEnlace externo, donde el turista puede reservar de forma directa y encontrar habitaciones incluso por debajo de los 80 francos por noche. No obstante, si el viajero está dispuesto a hacer algunas concesiones en materia de comodidad, puede hallar alternativas mucho más baratas:

  • Campamentos: Acampar es la forma más barata de pasar una noche en Suiza, aunque los precios promedio superan los de países cercanos. Las tarifas se fijan en función del espacio utilizado, el número de personas que pernoctan, el impuesto de estancia que debe pagarse y los suplementos correspondientes cuando se requiere un sitio para aparcar o cuando se viaja con mascotas. La diferencia de precios entre un sitio y otro puede ser importante, por ello merece la pena verificarlos con antelación y comparar en InternetEnlace externo. El campin de Eichholz, en Wabern, cerca de Berna, es un buen ejemplo de un hospedaje a buen precio: una familia de cuatro personas alojada en una sola tienda de campaña pagará 36.50 francos por noche. Solo el llamado campin silvestre resulta más barato. Para quienes estén interesados, este último no está prohibido en Suiza, excepto en las reservas naturales. Pero es fundamental respetar siempre todas las pancartas y señalizaciones de prohibición que encuentren a su paso. También es posible solicitar a los agricultores un espacio para montar una tienda de campaña en sus campos. Otra posibilidad son las áreas de servicio de las autopistas, en donde los viajeros tienen derecho a pasar una noche en su casa rodante o en su automóvil.
Vier nackte Füsse ragen aus einem Strohballen hervor.

Una noche durmiendo en un pajar permite ahorrar mucho dinero, pero no es la mejor opción para alérgicos.

(strohadel.ch)
  • Elegir un pajar: ¡Duerma en una granja! Es mucho más barato que un hotel y le dará una clara perspectiva de la vida campesina suiza. Frecuentemente, el desayuno está incluido y comprende productos locales. En general, el aparcamiento del automóvil es gratuito. Algunos agricultores ofrecen además servicios como la venta de cestas de alimentos, wifi gratuito o aceptan ir a buscarle a la estación si viaja en tren. Una noche en una granja cuesta entre 25 y 30 francos por persona. Pero aquellos que son proclives a las alergias deben abstenerse y optar por los hoteles. A continuación un portal para comparar ofertas.Enlace externo
  • Con suizos: Los hospedajes privados estilo Bed & Breakfast (cama y desayuno)Enlace externo, airbnb ou couchsurfingEnlace externo se han multiplicado en Suiza durante los últimos años. En la actualidad, usted tiene acceso a ventajosas oportunidades para pasar la noche sin estar obligado a tomar las tradicionales ofertas de hospedaje de lujo. La ventaja de dormir en casa de alguien es que convivirá con otras personas y descubrirá mejor el país que en el anonimato característico de los hoteles.
  • Amantes de la naturaleza: Para quien disfruta de las cosas simples y prefiere relajarse en la naturaleza está el portal Amigos de la naturalezaEnlace externo. Se trata de casas que operan como hostales y que están situadas cerca de lugares atractivos como bosques, montañas, estaciones de esquí, zonas de senderismo, ríos y lagos. Una noche en estos dormitorios de amigos de la madre naturaleza cuesta entre 10 y 30 francos suizos por persona. El portal en línea antes citado permite hacer una selección de habitaciones en función de la zona de Suiza o actividad que desea realizar el turista (si prefiere practicar excursionismo, esquí, natación, senderismo con raquetas, etc).
Eine Hütte steht einsam vor einem Berg.

Las cabañas de montaña ofrecen comodidad limitada, pero son una experiencia única.

(Keystone)
  • Cabañas en los Alpes: Las 152 cabañas del Club Alpino SuizoEnlace externo ofrecen un hospedaje simple y eficaz. Un adulto paga entre 20 y 40 francos por noche.
  • Albergues para jóvenes: Una noche en una habitación compartida con otras personas en los albergues juvenilesEnlace externo cuesta alrededor de 40 francos. Pero muchos de ellos tienen ofertas especiales. Por ejemplo, quien elija Crans-Montana recibirá gratis una tarjeta para el uso de los teleféricos. En Baden, los jóvenes reciben el billete Cityticket Enlace externoque les permite utilizar gratuitamente el sistema de transporte público en la ciudad, además de acceder a la piscina, el museo y el casino.

SAC Berghütten

Sobrevolando tres cabañas del Club Alpino Suizo

Vuelo sobre tres cabañas del Club Alpino Suizo (SRF, 12.09.2011)

Comidas 

Comer en los restaurantes suizos puede resultar costoso. Le sugerimos una alternativa: ¡Haga un pícnic en el parque! En los supermercados encontrará todo tipo de alimentos, incluidos manjares típicamente suizos cuyo consumo no requiere de vajilla. Por ejemplo, la carne seca (fiambre), algunos tipos de pasta ya preparada, la trenza de pan a la mantequilla, ensaladas y las tradicionales salchichas cervelas cuyo embalaje incluye incluso un tenedor. Otra opción: antes de la hora de cierre, muchos supermercados liquidan a mitad de precio los productos frescos a punto de caducar. Y las principales cadenas tienen marcas blancas (o del distribuidor): la de Coop se llama ‘Prix Garantie’ y la de Migros, ‘M Budget’. Aldi y Lidl ofrecen precios muy competitivos también, pero no suelen estar en el centro de una ciudad.

Corazón aventurero

Los más valientes pueden aventurarse en el teleférico del cantón de UriEnlace externo. Las cabinas son abiertas y las vistas desde lo alto, espectaculares. No fueron pensadas para turistas. Originalmente se construyeron para aprovechar los pastos de las montañas. Sin embargo, dan acceso a puntos de partida ideales para el senderismo de montaña y para la escalada.

Fin del recuadro

En Friburgo, Berna y otras ciudades suizas de habla alemana, existen también los Äss-barEnlace externo, comercios que luchan contra el desperdicio de alimentos y propone productos del día anterior, preponderantemente de las panaderías, a muy buen precio. Hay otro proyecto semejante, ‘las neveras de restosEnlace externo’, que quieren evitar que la comida en perfecto estado termine en la basura. Las familias y las empresas suizas dejan los alimentos que ya no van a consumir en un sitio destinado para ello y cualquiera puede tomarlos de forma gratuita. Pero por ahora estas neveras solo existen en la Suiza de habla alemana.

Si después de todo lo dicho usted insiste en ir a un restaurante, entonces elija siempre el almuerzo. Los alimentos que se sirven durante el día son siempre más baratos que se ofrecen a la cena. O acuda a los restaurantes de autoservicio de Migros, Coop y Manora que suelen ser un poco más baratos que los convencionales. En ciudades como Basilea, Berna Lucerna y Zúrich, existen talonarios con descuentos que usted encontrará bajo el nombre de ‘ProzentbuchEnlace externo’: Cuesta 45 francos y contiene 90 bonos para restaurantes, atracciones y actividades relacionadas con la vida nocturna de las ciudades. Muchos de estos talones permiten pagar bajo la fórmula del 2 x 1 el consumo de hamburguesas, bebidas, platos principales y billetes de entrada.

Sobre el consumo de agua, en Suiza es perfectamente potable la del grifo, así que no es necesario comprar agua mineral. Puede rellenar sus botellas en las fuentes que encontrará en todo el país con la confianza de que su calidad es extraordinaria. Pero le contamos una anécdota: en sitios como Scuol, Bad Ragaz, Yverdon-les-Bains y Schinznach, reputados por sus aguas minerales, las fuentes gratuitas que abastecen a los habitantes y viajeros suministran exactamente la misma agua que suele ser embotellada y comercializada.

Ballenberg

Video sobre el museo al aire libre de Ballenberg

El museo al aire libre de Ballenberg parece caro a primera vista, pero ofrece paquetes interesantes. Por ejemplo, una noche con desayuno incluido y una entrada al museo cuestan 74 francos.

Museos

Es difícil creerlo, pero algunos museos en Suiza son gratuitos. Eche un vistazo a este listado:

Video Schweizer Parlament

Vídeo sobre el Parlamento suizo (en inglés)

El Parlamento suizo

Cosas que ver y hacer gratis en Zúrich

Züri rollEnlace externo presta bicicletas a los turistas, lo que le permitirá ahorrarse el coste del transporte público, que suele ser elevado en Suiza. La única excepción en materia de precios es el funicular de la nostalgia de Zúrich, conocido como PolybähnliEnlace externo: cuesta solo 1,20 francos por trayecto y los niños lo adoran. Su punto de partida es la Estación Central y desde ahí asciende hasta el barrio de la universidad, donde el paseante tiene una vista magnífica de la ciudad desde la terraza de la Escuela Politécnica Federal. Y si el ciclismo no es lo suyo, tampoco hay problema, siempre podrá adquirir la tarjeta de transporte ZürichCardEnlace externo.

Aventuras en familia

A través de las redes sociales hemos pedido a nuestros lectores que nos hicierans propuestas. ¡Helas aquí!

“Todos los años visitamos la fábrica de vidrio enHergiswil… la entrada es gratis y hay muchas cosas interesantes que ver”.

“Creo que el Lötschentales bastante barato. Después de pernoctar en este valle del cantón del Valais se puede alcanzar Kandersteg a pie a través del Gasterntal. Es una excursión que hicimos en familia y fue una experiencia muy bonita”.

Beatenberg, en el Oberland Bernés: espléndido, a buen precio y con múltiples opciones para actividades al aire libre, como excusiones, descenso en monopatín, vista a una quesería y muchas cosas más”.

Fin del recuadro

Si habla alemán, puede participar en las visitas Enlace externoguiadas gratuitasEnlace externo que organiza el Departamento de Construcciones en el centro y otras zonas de la ciudad. La asociación Free Walk ZürichEnlace externo propone, a su vez, visitas guiadas a pie que se desarrollan en distintas lenguas. Y también es posible participar gratuitamente (o por un precio simbólico) en alguno de los numerosos eventos y conferenciasEnlace externo que organiza la Universidad de Zúrich (preponderantemente en inglés y alemán). 

La entrada a las iglesias casi siempre es gratuita en Suiza, excepto en el caso del célebre vitral de Chagall en la iglesia Fraumünster (Zúrich). Pero usted puede olvidarse de esta antigua abadía y dirigirse al Grossmünster, la iglesia ubicada del otro lado del puente que atraviesa el río Limmat. Si sube a su torreEnlace externo, gastará poco y tendrá una visión interesante de la famosa Fraumünster.

Además, en las riberas del lago de Zúrich hay numerosas calas donde uno puede bañarse. La entrada a las piscinas de Unterer LettenEnlace externo y Oberer LettenEnlace externo es gratuita y también lo es para el MännerbadEnlace externo que, como su nombre lo indica, es solo para hombres.

¡Vaya también a la colina de Lindenhof! Este jardín público, pletórico de historia, ofrece una hermosa vista sobre los techos del casco antiguo, el río Limmat y la colina de la universidad. Ahí, usted podrá relejarse observando las partidas de petanca que se celebran.

La entrada al Jardín Botánico de la Universidad de ZúrichEnlace externo también es gratuita. Podrá encontrar más de 9 000 plantas en una superficie de 53 000 m2. Un gran vegetal, un estanque y una cafetería le invitan a disfrutar. Su ancestro, el antiguo jardín botánico de ZúrichEnlace externo también es gratuito, pero está tan escondido en la parte antigua de la ciudad que solo lo conocen los iniciados. Es un extraordinario jardín de plantas aromáticas medievales.

¿Tiene otras ideas de cómo pasar vacaciones baratas en Suiza? ¡Compártalas con nosotros!


Traducción del francés: Andrea Ornelas


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×