AFP internacional

Soldados ucranianos marchan durante un desfile militar en Kiev, el 24 de agosto de 2016, para celebrar el Día de la Independencia

(afp_tickers)

Ucrania celebró este miércoles los 25 años de su independencia con un gran desfile militar en Kiev, mientras el país sigue inmerso en un conflicto armado con los separatistas prorrusos en el este.

Miles de ucranianos (en su mayoría vestidos con la camisa bordada tradicional, la 'vyshyvanka') se congregaron en el centro de la ciudad para asistir al desfile, en el que, contrariamente al año pasado, hubo tanques y blindados.

Muchos espectadores agitaban la bandera azul y amarilla de Ucrania en la avenida principal de Kiev hasta la Plaza de la Independencia, más conocida como Maidán, símbolo de la revuelta proeuropea que desembocó en la caída del Gobierno prorruso del expresidente Viktor Yanukovich en 2014.

El desfile comenzó en torno a las 10H00 (07H00 GMT) con el himno ucraniano y en él participaron unas 4.000 personas.

"Después de más de dos años de guerra, se puede decir que el enemigo no ha logrado sus fines estratégicos. No ha puesto a Ucrania de rodillas", afirmó el presidente ucraniano Petro Poroshenko. "Con este desfile, nuestros socios occidentales reciben la señal de que Ucrania es capaz de defenderse sola, aunque pide todavía apoyo", añadió.

Después del desfile, se celebró la 'Marcha de los invictos' en la avenida principal de Kiev, con voluntarios, médicos y combatientes que participaron en el conflicto en el este. También desfilaron familiares de víctimas.

El presidente estadounidense, Barack Obama, quiso participar también en el aniversario ucraniano expresando su solidaridad con el país. "En los últimos años hemos recordado que el camino de Ucrania no siempre ha sido fácil", dijo Obama en un comunicado.

"Nosotros hoy reafirmamos que Estados Unidos continuará apoyando al pueblo ucraniano, protegiendo su soberanía y su integridad territorial", aseguró. A diferencia de sus dos predecesores, Obama no ha visitado Ucrania desde que llegó a la presidencia.

La Casa Blanca ha visto con frustración la incapacidad de Kiev para formar un Gobierno estable y acabar con la corrupción. Obama también destacó que Estados Unidos acompaña a los ucranianos en la "profundización de su compromiso con la democracia, contra la corrupción y con el respeto de los derechos humanos".

En 2014, Moscú ocupó la región ucraniana de Crimea. Un mes después milicianos prorrusos empezaron a tomar territorios en el este del país. Desde entonces Ucrania es escenario de un conflicto entre sus fuerzas armadas y los separatistas prorrusos que, según Kiev y los países occidentales, cuentan con apoyo militar de Rusia. Moscú lo desmiente.

Esta contienda ha causado más de 9.500 muertos, dos millones de personas han sido forzadas a dejar sus hogares y la economía ucraniana ha sufrido una fuerte caída. Pese a varias treguas, los enfrentamientos continúan.

Ucrania proclamó su independencia de la Unión Soviética en 1991 tras el golpe de Estado fallido de una facción del partido comunista soviético en Moscú.

afp_tickers

 AFP internacional